POLÍTICA

Elecciones exhiben endeble blindaje a candidatos cuestionados

Para Insight Crime, las  elecciones del 4 de junio demuestran, de nueva cuenta, que el sistema político mexicano es incapaz de dejar fuera a candidatos con pasados cuestionables.

09/06/2017 4:21 PM CDT | Actualizado 09/06/2017 5:37 PM CDT
Cuartoscuro
Policías de Acolman localizaron una manta y una corona floral junto a un carro quemado contra Andrés Manuel López Obrador y la candidata de Morena, Delfina Gómez, durante una gira electoral.

En tiempos de campañas electorales, es común que los contendientes exhiban los trapitos sucios de sus adversarios con un claro fin: el desprestigio o, al menos, la siembra de dudas.

Ahí están los recientes casos de Nayarit y Estado de México.

En el primer caso, a tres candidatos a la gubernatura se les vinculó con el fiscal de Nayarit, Édgar Veytia, quien está detenido en Estados Unidos, debido a una acusación formal por narcotráfico en la ciudad de Nueva York.

La red de poder que llevó a 'el Diablo' a controlar toda la policía de Nayarit

En el Estado de México los señalamientos recayeron básicamente en la morenista Delfina Gómez y el priista Alfredo del Mazo.

Para el centro de análisis Insight Crime, las elecciones del 4 de junio pasado demuestran, de nueva cuenta, que el sistema político mexicano es incapaz de dejar fuera de la contienda electoral o la vida política a candidatos con pasados cuestionables.

"Hay denuncias de que en el Estado de México y Nayarit, los candidatos con más opciones tenían nexos creíbles y largamente documentados con escándalos de corrupción, incluyendo los relacionados con el crimen organizado. Esto refleja un desglose casi total de los procesos mediante los cuales debería penalizarse a los políticos corruptos y las partes burocráticas fallidas. En lugar de eso, se los ha recompensado en las urnas", señala el centro de investigación del crimen organizado en su reporte.

Un caso emblemático, señala Insight Crime, fue cuando Rubén Moreira ganó la gubernatura de Coahuila en 2011 pese a la evidencia contundente de que Humberto Moreira —su hermano y predecesor en el cargo— había hecho tratos con los Zetas, había sacado las arcas públicas y, así –además— en el pasado proceso electoral buscaba una diputación por el Partido Joven.

LAS DUDAS EN EL ESTADO DE MÉXICO

Alfredo del Mazo, a quien el conteo total de los distritos electorales da por ganador de la gubernatura, arrastró durante toda la campaña con denuncias por haber permitido la operación del cártel de los Beltrán Leyva cuando se desempeñó como alcalde de Huixquilucán, entre 2009 y 2012.

Además de que su administración coincidió con un pronunciado incremento de la violencia. En 2008, el año anterior a la elección de Del Mazo en la alcaldía, la demarcación registró 12 homicidios; tres años después, subió al triple.

La morenista Delfina Gómez fue señalada porque durante su administración como alcaldesa de Texcoco, se habrían desviado millones de pesos de un fondo de pensiones para empleados públicos al hermano del tesorero del municipio. La firma de Gómez aparece en los documentos que supuestamente autorizan las transferencias.

La candidata aclaró después que al menos 200 trabajadores solicitaron el descuento vía nómina, porque debían cubrir algunos pagos y que todo había sido legal.

Que sí hubo descuentos salariales, pero fueron voluntarios, dice Delfina

Gómez también fue objeto de denuncias no probadas de nexos con el narcotráfico, las cuales – en parte-- fueron motivadas por mantas colgadas en Texcoco, donde se le hacían los señalamientos.

FALLAS EN LA CLASE POLÍTICA

Para Insight Crime, estos casos sólo alimentan la desconfianza generalizada en el sistema político mexicano, lo cual se ve reflejado en las urnas.

"Las tasas de abstencionismo electoral en México —más del 50 por ciento en muchas elecciones— también reflejan la desconexión entre las necesidades de los votantes y lo que ofrecen los partidos políticos", refiere el análisis.

La credibilidad del sistema político mexicano también se ve erosionada por la incapacidad de imponer una norma que impida la candidatura a altos cargos a quienes hayan tenido asociaciones previas con escándalos de ese tipo.

"Este vacío, en esencia, permite cierto grado de asociación entre políticos y elementos criminales, lo que erosiona aún más la credibilidad del sistema político", señala el centro de análisis.

También te puede interesar:

65% de cárceles estatales son controladas por el crimen organizado

Cuando el crimen organizado se infiltra en la policía de Zihuatanejo

Aumenta la violencia mientras el gobierno mantiene intactas las estructuras financieras del crimen organizado