NEGOCIOS

Clausuran planta de Lala en Guanajuato por contaminar río Temascatío

Y la empresa respondió esto sobre la clausura de Profepa.

06/06/2017 12:48 PM CDT | Actualizado 06/06/2017 2:55 PM CDT
Profepa

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró la planta de Grupo Lala en Irapuato, Guanajuato, por descargar 22 mil 842 toneladas de sustancias contaminantes al Río Temascatío.

Luego de varias visitas de inspección a la planta, la Profepa determinó que la empresa no cumplió con los límites máximos de descargas de varias sustancias establecidos por la Comisión Nacional del Agua (CNA).

Profepa

La empresa presentó los resultados de los análisis que realizó a sus aguas residuales del 2012 al 2016, con los cuales la Profepa determinó que los límites permitidos de descargas se rebasaron en 216 ocasiones durante ese periodo.

El huchicoleo también destruye el medioambiente

"De los resultados proporcionados por la empresa se desprende que para el período comprendido del 7 de julio de 2013 al 31 de diciembre de 2016 se descargaron de manera excedente 22,842.55 toneladas de carga contaminante al Río Temascatío, ubicado en el Municipio de Irapuato, Guanajuato", informó la dependencia en un comunicado.

El 5 de junio, la Profepa clausuró como medida de seguridad la planta y ordenó medidas técnicas correctivas por los contaminantes descargados, así como reparar el daño ocasionado al Río Temascatío.

La clausura a la planta permanecerá hasta el cumplimiento las medidas que dictó a grupo Lala, que son independientes "de las sanciones que se deriven, conforme a la ley".

Profepa

El planeta necesita que caminemos más

En respuesta, la empresa emitió un comunicado en el que dijo que ya trabaja con las autoridades gubernamentales para ejecutar las acciones necesarias en el caso.

"Lala informa que seguirá colaborando con las autoridades involucradas para instrumentar las acciones de mantenimiento necesarias", informó la empresa.

También te puede interesar:

Estos tres grandes están comprometidos con reducir la contaminación vehicular

Necesitamos segundos pisos... pero de jardines