ESTILO DE VIDA

Tu condición física puede determinar qué tanto sudas

La gente en excelente forma puede sudar mucho más.

02/06/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 04/06/2017 6:09 PM CDT
ElNariz via Getty Images

Si alguna vez te has preguntado por qué siempre estás empapada en sudor después de tu clase de boot camp y tu amiga apenas reluce, no te preocupes. Tanto sudor puede ser una señal de que estás en buena forma.

Algunos estudios demuestran que los individuos que están en buena forma física, especialmente los que entrenan para resistencia como correr o ciclismo, sudan antes y en mayor cantidad que los que raramente se mueven.

El propósito principal del sudor es enfriar la superficie de la piel que ayuda a regular la temperatura corporal, explica la doctora Carolyn Dean de Nutritional Magnesium Association.

"El sudor es una forma de prevenir que la temperatura del centro de tu cuerpo llegue a niveles peligrosos o dañinos".

El proceso funciona así: si tu temperatura está muy elevada el cuerpo envía una señal a las glándulas sudoríparas para que empiecen a producir sudor en la superficie de la piel. Las gotas de sudor se calientan y algunas se evaporan y disipan el calor y permiten que permanezca el sudor líquido.

Mientras nos movemos, el aire a nuestro alrededor hace que se enfríe el agua que queda en nuestra piel.

"Cuando estás en forma, puedes trabajar más, generar más fuerza, y hacer que esa fuerza se utilice por períodos más largos de tiempo", dijo la doctora Dean. "La mayor parte de esta fuerza genera calor, lo que significa que se puede producir mucho calor en un período muy corto de tiempo y mantenerlo por un buen rato".

En otras palabras, la gente en buena condición suda antes y más porque desarrolla una respuesta más rápida que reduce la temperatura del centro de su cuerpo, señala el fisioterapeuta y entrenador de fuerza William P. Kelley.

"Tu cuerpo se entrena para reaccionar al aumento en la temperatura y de esta forma te enfría antes y con mayor eficiencia, para mantener una carga más grande de trabajo por un mayor período de tiempo", señala.

Las personas que tienen un nivel de condición física bajo pueden mantenerse más secos que la gente que tiene mejor condición porque no han entrenado a sus cuerpos para que reconozcan que se está generando mucha energía y empiecen a generar la respuesta de enfriamiento adecuada.

Sin embargo, esto tampoco es una regla establecida: la cantidad de sudor que generas durante un entrenamiento depende de la cantidad de energía que estás ejerciendo.

Independientemente de tu nivel de condición, si estás haciendo ejercicio a un nivel que te lleva cerca de tu VO2 max (o máximo consumo de oxígeno), "crearás más calor y sudarás más", explica Dean.

Por lo tanto, alguien con menor condición puede a empezar a sudar antes que un atleta entrenado si hacen el mismo entrenamiento el mismo ritmo (como correr 20 minutos a 5 minutos por km). De hecho, la persona con menor condición hace un mayor esfuerzo que un atleta entrenado haciendo el mismo ejercicio, y por tanto llegaría a su VO2 max mucho antes y empezaría a sudar primero.

Si una persona con buena condición y una con mala condición están entrenando a su VO2 max individual (digamos 4.5 minutos por km para la persona en buena condición y 6 minutos por km para la de menor condición), la lógica indica que la persona con buena condición sudará antes porque su cuerpo es más eficiente para bajar la temperatura del centro de su cuerpo.

Otro factor que influye en el sudor es la masa corporal. Alguien que tiene una mayor masa tiene que trabajar más fuerte para desarrollar el mismo trabajo que alguien con menor masa corporal, explica Kelley. Si se utiliza una mayor cantidad de energía la temperatura del cuerpo de una persona sube y la hace sudar más.

Dean explica también que las personas con sobrepeso pueden producir mucho sudor con actividades de baja intensidad como subir un piso de escaleras o caminar un poco.

"La temperatura del centro del cuerpo de una persona obesa es mayor porque la grasa actúa como aislante, así es que sudan más para tratar de enfriarse", señala.

Algunos factores ambientales también contribuyen a tu nivel de sudor, cualquiera que haya salido a correr en un lugar con clima húmedo puede atestiguarlo.

"Mientras mayor humedad, la densidad de vapor de agua en el aire es también mayor, por lo que se necesita el sudor para obtener la cantidad adecuada de evaporación para enfriar el cuerpo, dice Kelley.

Las temperaturas altas también contribuyen al problema, añade, porque el aire caliente no puede enfriar el sudor de tu cuerpo tan rápido como el aire frío.

Una reducción de los niveles de azúcar en la sangre también puede conducir a mayores niveles de sudor, de acuerdo con Dean.

"Cuando los niveles de azúcar en la sangre son más bajos de lo normal, tu adrenalina y norepinefrina surten efecto (respuesta de pelea), lo que provoca sudoración durante el ejercicio o el reposo," dice.

Dejando de lado la condición física, tipo de cuerpo, y elementos ambientales, hay un sinfín de factores que controlan los niveles de sudor. Dean dice que sudar puede ser una reacción a beber alcohol o café, usar ropa sintética restrictiva, o tomar ciertos medicamentos que afectan tu habilidad de tolerar el calor. Otros factores pueden incluir deshidratación, bochornos menopáusicos, tiroides hiperactiva, genética, problemas nerviosos, y enfermedades de la piel.

"(Cuanto sudas) es una característica importante de conocer sobre ti mismo para optimizar el desempeño físico y prevenir enfermedades por el calor," dice el Dr. Robert Sallis, co director del Kaiser Permanente Sports Medicine Fellowship Program del Fontana Medical Center.

¿Lo que importa recordar? Reemplaza el sudor con agua y electrolitos.

Puedes calcular un aproximado de tus índices de sudor al pesarte antes y después de tu rutinas de ejercicio (de 30 minutos a una hora de ejercicio intenso). Una regla general es ingerir 16 onzas (unos 470 mililitros) de agua por cada hora de ejercicio si perdiste una libra (alrededor de medio kilogramo) después de una sesión en el gym.

Si planeas ejercitarte en condiciones húmedas o calientes, dice Sallis, necesitas saber cuánta agua debes beber para evitar la deshidratación. Si es posible, divide el consumo en pequeños segmentos (100 mililitros cada 15 minutos) para mantenerte hidratado desde el principio, aconseja Sallis.

También te puede interesar:

-5 señales de que tu entrenamiento está funcionando

-Slow Training: el entrenamiento que tu cuerpo pide a gritos

-Esta gurú del 'fitness' demuestra lo engañoso que puede ser Instagram