ENTRETENIMIENTO

Por supuesto que hay una relación entre “House of Cards” y Trump

El productor ejecutivo de la serie de Netflix se pregunta: ¿Cómo una elección presidencial real se puede convertir en un programa de TV?

31/05/2017 11:41 AM CDT | Actualizado 31/05/2017 11:41 AM CDT
Kevin Spacey et Robin Wright dans la saison 3 d'"House of cards"

Después de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, una cuestión que se plantea es la frontera entre la realidad y la ficción. El teatro que se desarrolla en este momento en la política estadounidense podría vencer la trama de un escritor por sorprendente que la pudiera plantear. Matt Stone y Trey Parker, los creadores de "South Park", de plano anunciaron el 3 de febrero que no intentarían más parodiar a Trump porque ya no eran capaces de seguirlo.

"Esto realmente nos deja con un palmo de narices porque de alguna manera la sátira se ha convertido en la realidad", dijo Trey Parker.

Este problema afecta a todas las series que tienen que ver con la política de EU. Sobre todo, los que la abordan de manera ácida. Como dijo el 17 de mayo Robin Wright, quien interpreta a Claire Underwood, la primera dama de "House of Cards" en torno a lo difícil que se los puso las extravagancias del (real) presidente de Estados Unidos. Desde la elección, Donald Trump "nos ha reventado todas nuestras ideas" para el resto de "House of Cards", dijo bromeando en una conferencia sobre el papel de la mujer en el cine en Cannes.

El fotógrafo de Obama y su seguimiento al "presidente" Underwood

Tras la elección de Donald Trump, el HuffPost entrevistó a Frank Pugliese, el realizador y productor ejecutivo de la serie, el personaje con la posición más adecuada para afrontar los retos que el guion pudiera tener de cara a los acontecimientos políticos de estos meses.

Aquí te presentamos la entrevista con Pugliese justo ahora, que "House of Cards", temporada 5 ya corre en Netflix.

HuffPost: ¿La elección de Donald Trump hace que la ficción supere a la realidad?

Frank Pugliese: Claro que hay una competencia entre la realidad y la ficción. Y la competencia no empezó con Trump, sino que comenzó hace años porque de alguna manera muchos de los que operan la política en EU se han acercado a los programas de televisión. Y podemos decir que Trump es el resultado final de esto. En cierto sentido, es la versión más avanzada de un programa de televisión que ya existía.

¿Su elección no cambia nada?

Lo que es interesante con Trump es que nos ayuda por su casi extrema relación con los medios de comunicación. Nos puede ayudar a pensar en la política porque revela las cosas que siempre han existido.

La política muy presente en la televisión. Hay programas que tienen que ver con la política las 24 horas y hay personas que viven las 24 horas como si fuera una serie. Este fue el caso de Obama, quien fue la estrella de su propia serie. Y ahora tenemos una nueva estrella en una nueva serie llamada Donald Trump.

La cosa es que, con Trump, todo esto es aún más evidente, más visible. Y esto está mal, porque de repente podría ser positivo para EU y para nosotros el permitirnos tomar distancia de este espectáculo permanente e hiperrealista en que se ha convertido la política en la televisión. Entonces podemos tratar de buscar el consenso, para hacer las cosas, que es quizás una visión ideal de lo que debería ser la política.

Frank Unbderwood opina sobre el despido en la vida real del jefe del FBI

Las series de televisión son algo extraordinario. Cada episodio lo debo de llenar con eventos que te dejen con hambre para que así quieras seguir viendo. Si aplicamos este modelo a la política, entonces se convierte en algo enfermizo. Cuando la política se convierte en una serie de televisión, pasa que nos deja satisfechos todo el tiempo... y decepcionados ya que no nos queda nada por cumplir. El único resultado es que esta enorme serie de televisión, que es la política, sigue existiendo.

Nuestros políticos han sido siempre presentados, de manera parcial, como actores. Y detrás de eso, no era lo que realmente estaba pasando detrás de las escenas. Pero el propio Trump no es sino una representación de sí mismo. Y, como es evidente, nos dimos cuenta de que esta representación estaba a la mano todo este tiempo.

¿Visto de esta forma, queda en desventaja la representación de Frank Underwood?

No puedo hablar demasiado acerca de la nueva temporada de "House of Cards", pero, en general, en todas las series políticas, desde "The West Wing" a todo lo que existe ahora, mostramos una cierta distancia entre la parte de la "representación" que todos nuestros políticos están obligados a cumplir, y lo que sucede detrás de las escenas. Y todas las series de televisión política lo están utilizando.

Pensemos en el caso de Kennedy. Él era una figura pública que mostró apertura, por lo que todo mundo se preguntó qué es lo que ocurría en realidad detrás de escena. Así que la diferencia entre lo que mostró públicamente y lo que estaba haciendo en privado detonaba la enorme curiosidad de la gente. Esto siempre ha sido así, y todos los programas de televisión que hablan de política usan este recurso.

Básicamente, el discurso es: "Te voy a hablar acerca de un mundo que necesariamente conoces, pero no a la perfección. Te voy a mostrar los secretos de Washington, de la vida política estadounidense, de Frank Underwood". Y funciona. Cada vez que parece haber una separación entre el sector público y privado es donde se desliza una serie de televisión. Frank Underwood siempre invita al público a esta zona de penumbra. Lo mismo que el presidente en "The West Wing", y el presidente de "Veep" también te invita a descubrir estos secretos.

Epirgmenio Ibarra, Kate del Castillo, Netflix... ¿qué puede salir mal?

Desde Trump se convirtió en presidente, la prensa se ha vuelto loca, frenética, porque lo que queremos saber es exactamente lo que está sucediendo en la realidad. La administración de Donald Trump sigue dando forma a su imagen pública, pero no todos los fracasos en su tiempo. Así que la gente quiere saber qué pasa y se vuelve muy dramática. Una vez más, este es un claro ejemplo de cómo funciona todo.

¿Usted piensa que los televidentes podrán ver "House of Cards" de la misma manera ahora que Donald Trump es presidente?

Creo que la gente mira "House of Cards" de muchas maneras. Por lo tanto, no se puede decir si va a buscar verla ahora "de la misma manera". Pero lo que es seguro es que van a ver la serie de manera diferente. A medida que la habrían mirado diferente si Hillary Clinton había sido elegida. No importa el ganador. La serie se habría visto de manera diferente debido a que se tiene una relación diferente con los nuevos líderes. Tendrían muchísimas diferencias encontradas [entre el espectáculo y la realidad], pero también similitudes y aspectos a comparar...

que es fascinante es lo que "House of Cards" logra cada vez: la serie consigue trazar un futuro posible. Hacemos esto porque trabajamos con numerosos expertos para ayudarnos a entender lo que podría suceder".

¿Usted percibe similitudes entre Frank Underwood y Donald Trump?

No lo sé. Creo que va a ser el público el que se forme una opinión y sopese los pros y los contras. Esto ya es lo que hicieron los espectadores cuando lo compararon (a Frank Underwood) con Bill Clinton, o a otros. Este es el mismo caso para cada comparación. En lo personal, no sé. Pasé tanto tiempo trabajando en la serie que no he tenido tiempo para comparar.

¿Ha habido algún cambio en el guion debido a las noticias en los Estados Unidos?

No, porque nuestros scripts ya estaban prácticamente listos cuando el fenómeno comenzó Trump. Pero lo que es fascinante es lo que "House of Cards" logra cada vez: la serie consigue trazar un futuro posible. Hacemos esto porque trabajamos con numerosos expertos para ayudarnos a entender lo que podría suceder. Y esta es una parte importante de nuestra serie para mí, que me deja entender lo que está sucediendo.

¿A fin de cuentas, no teme acercarse demasiado a la realidad, o que esta le llegue a decepcionar?

Creo que no hay un vínculo directo entre la noticia y "House of Cards". Esta situación es sobre todo una oportunidad para que nos preguntemos: "¿Cuándo es que la política se convirtió en una serie de televisión?" No a la inversa. Para mí, el período es interesante porque uno puede preguntarse cómo la elección presidencial se ha convertido en una telenovela, y esto es tan evidente que la gente llegó a elegir a la estrella de televisión. Para mí, es sobre todo un momento interesante, y un problema interesante, para estudiar desde un punto de vista académico la política... En pocas palabras, para entender cómo fue elegido Trump.

¿Qué es lo que este periodo dice de Estados Unidos?

Creo que Estados Unidos tiene una relación muy especial con la televisión, la cual sin duda es nuestra plataforma principal. No es por nada que los debates están tan hechos para la televisión, con un tratamiento al momento de darse, y otro en seguimiento. Así que es una cuestión cultural. Los estadounidenses comparten por medio de la televisión, por lo que no es sorprendente que los políticos estadounidenses vean ahí que es lo que viene. Este ha sido el caso por lo menos desde hace 20 o 30 años.

todo el mundo sabe que los políticos están operando y tienen una vida secreta. Y eso es lo que nos gusta trabajar, esto es lo que siempre establece la política, más allá de cómo funcione".

Pero si has visto la televisión desde la elección, tendrías que darte cuenta de que los estadounidenses están empezando a preguntarse en torno a su relación en la televisión. También se preguntan lo que quieren en la política. Eso ya es un avance.

¿No te da miedo haber predicho en un guion algo que luego llegó a pasar?

Como autor, y tomando en cuanto a los autores con los que trabajo, no hay miedo. Acabamos de intentar escribir la mejor historia. Y es una larga historia ... Ahora se encuentra en su quinta temporada, tiene sus propias exigencias, su propia verdad. Y la misión ahora es mantener esta verdad, buscar las cosas de las que va a hablar la gente, una especie de universalidad. Los autores viven en su tiempo en este mundo, por lo que su forma de interactuar con el mundo ya se está desarrollando así.

¿Cuáles son los retos para las próximas temporadas de "House of Cards"?

Para volver a lo que estaba diciendo sobre el lado teatral de la política; que sin importar lo que suceda en la política, tiene que ser algo genial. Por ahora, todo el mundo sabe que los políticos están operando y tienen una vida secreta. Y eso es lo que nos gusta trabajar, esto es lo que siempre establece la política, más allá de cómo funcione.

¿Quieren enfatizar este aspecto secreto de la vida?

Sí, eso es lo que quieren todas las series políticas. Si hiciéramos una serie sobre la política francesa, nos gustaría saber lo que le pasa al presidente a las 3 de la madrugada. Aquí es donde se da la intriga, sin importar el país y cualquiera que sea la personalidad de la que hablamos. Esto es lo que funciona y esto es lo que ha funcionado durante muchos años. Siempre ha sido así. Fuimos al teatro para averiguar a quien se parece realmente el rey.

Tal vez te interese:

- Mira Netflix sin internet

- ¿De verdad la humanidad mira tanto a Adam Sandler en Netflix?

- La rebatiña por las series gachupinas entre Netflix y Blim