ENTRETENIMIENTO

Esta vez Kathy Griffin se equivocó y Trump tiene razón

"La imagen es muy perturbadora. Entiendo por qué ofende a la gente. Les ruego que me perdonen", ha dicho en Twitter.

31/05/2017 8:25 AM CDT | Actualizado 31/05/2017 9:03 AM CDT
Getty Images,

La humorista Kathy Griffin ha tenido que rectificar. A través de su cuenta de Twitter, una de las estrellas del programa norteamericano Saturday Night Live se ha disculpado públicamente por una imagen en la que aparece con una cabeza ensangrentada y decapitada que simula ser la del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Esta es la imagen:

La instantánea forma parte de una sesión de posado realizada por el fotógrafo Tyler Shields, difundida por el portal TMZ. En las redes sociales comenzaron a pedir el encarcelamiento de la cómica y varios personajes públicos se pronunciaron en contra de lo que consideran más una amenaza que una broma.

Y entonces llegó el tuit de la disculpa:

Su imagen, más allá de los usuarios anónimos de Twitter, ha sido censurada por el propio Trump, que ha lanzado un mensaje que dice: "Kathy Griffin debería estar avergonzada de ella misma. Mis hijos, especialmente Barron, mi hijo de 11 años, están teniendo un difícil momento con esto. Morboso". El pequeño Barron, según se ha publicado en diversos medios, podría tener algún trastorno del espectro autista.

Entre las personas que arroparon a Trump por la foto estaba Donald Trump Jr., el hijo del magnate republicano:

"Asqueado, pero no sorprendido. Esta es la izquierda actual. Ellos lo consideran aceptable. ¿Se imaginan a un conservador haciendo esto a Obama como presidente?", dice su tuit.

Chelsea Clinton, la hija de Bill Clinton y Hillary Clinton, en el otro extremo del ideario político, también defendió en este caso a Trump:

"Esto es vil y erróneo. Nunca es divertido bromear sobre matar a un presidente", señala.

Griffin, inicialmente, había calificado su proyecto como una "declaración pseudoartística", aclarando antes del revuelo que "no soporta" hacer daño a los demás. Pero visto el revuelo suscitado, ha preferido dejar las cosas claras. "Me disculpo sinceramente. Soy humorista, pero me pasé de la raya. Fui demasiado lejos -reconoce-. La imagen es muy perturbadora. Entiendo por qué ofende a la gente. No fue gracioso, lo entiendo. He cometido errores en mi carrera y lo seguiré haciendo, pero pido que me disculpen. Les ruego que me perdonen, fui demasiado lejos y me comporté erróneamente".

No obstante, parece claro que se temía esta oleada de críticas, porque inicialmente había bromeado con el fotógrafo al respecto. "Nos iremos a México hoy, puede que vayamos a una prisión federal... No sobreviviremos a esto, ¿verdad?", se oye en uno de los vídeos que recogen la sesión de fotos.

Hasta Shields recogió el guante en Twitter:

¿Estrategia para lograr fama y promocionar las fotos? ¿Mera broma que acaba mal? ¿Humor irreverente o de mal gusto? Por ahora en las redes gana el rechazo.

También te puede interesar:

- 'Cien años de soledad' en 10 preguntas solo para expertos

- La cara del papa en la reunión con Trump tiene enloquecidos a los tuiteros

- Un extrañísimo tuit de Trump enloquece Twitter

Este artículo se publicó originalmente en El HuffPost