ESTILO DE VIDA

Esta es la relación entre los hábitos de dormir de los mejores líderes del mundo y su éxito

Si eres de los padres que deja desvelar a sus hijos, los estás perjudicando más de lo que te imaginas.

26/05/2017 6:03 AM CDT
PavelKriuchkov

Casi todo mundo estará de acuerdo: no todos dormimos bien. De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud de EU, entre 50 y millones de personas en este país sufren de trastornos crónicos del sueño, así como problemas intermitentes para dormir que les mina de manera importante su salud, así como su estado de alerta y su seguridad. Por eso es importante hablar sobre la trifecta de la salud óptima: sueño, nutrición y ejercicio/meditación.

Muchos otros profesionales también se suman a esta llamada de atención a la epidemia de la falta de sueño. Arianna Huffington, la cofundadora y editora en jefe del Huffington Post y una de las mujeres más influyentes del mundo, recientemente dijo que estamos en medio de una crisis de falta del sueño, lo cual impacta profundamente en nuestra salud, nuestro desempeño en el trabajo, nuestras relaciones y nuestra felicidad. Por su fuerte interés sobre la magnitud de este tema, Huffington, autor se varios bestsellers, escribió "La revolución del sueño: cómo transformar tu vida, una noche a la vez".

En un sondeo con más de 180 líderes de negocios, Harvard Business Review encontró que 4 de cada 10 (43%) de ellos dice que no duerme bien unas cuatro noches a la semana, lo cual puede afectar sus habilidades de liderazgo. Arianna también relaciona un proceso de sueño adecuado con el liderazgo efectivo. Cuando los ejecutivos se sienten agotados, dijo, no toman las mejores decisiones. Desgraciadamente estos adultos pudieran sentirse exhaustos debido a que no aprendieron a dormir bien cuando eran niños. Al enseñarle a los niños a ser buenos dormilones, no sólo serán más felices, sanos y productivos hoy, sino que tendrán los fundamentos para convertirse en excelentes líderes en el futuro.

Se ha demostrado que al funcionamiento básico de las personas le afecta la falta de sueño. Por un lado, las habilidades visuales y motoras se deterioran, pero es mucho más el daño que sufren las habilidades mentales de orden superior. Los neurocientíficos saben que, aunque otras áreas del cerebro lidian relativamente bien con poco sueño, la corteza prefrontal no tiene esa facultad. Esto es relevante porque la corteza prefrontal dirige todo el proceso cognitivo superior, como la resolución de problemas, el razonamiento, la organización, la inhibición, la planeación y la ejecución de planes.

Algunas investigaciones prueban que luego de 17 o 19 horas de desvelo, el desempeño individual en muchas tareas es equivalente al de una persona con un nivel de alcohol de .05%. Eso equivale al límite de consumo de alcohol en varios países. Luego de 20 horas de desvelo, el rendimiento de una persona equivale al de alguien con un nivel de alcohol de 0.1%, con el cual se define como legalmente ebrio en EU. Todos conocemos profesionales dedicados que no piensan que está mal trabajar toda la noche para terminar un proyecto. Desafortunadamente, muchos padres dejan que sus niños duerman poco, por lo que ponen en peligro a sus familias y las vidas de los demás.

Por lo tanto, dormir lo suficiente es una responsabilidad, no una elección, y los padres deberían inculcar en los niños la importancia de dormir desde que son pequeños. Los adultos tienen que poner ejemplos a sus hijos como el desconectarse de sus dispositivos electrónicos por lo menos una hora antes de la cama, así como mantener horarios regulares que les ayuden a nutrir sus mentes y cuerpos.

Hay varias estrategias que los padres pueden aplicar para alentar los buenos hábitos para dormir.

Establece una rutina de sueño y aférrate a ella, inclusive los fines de semana. Comienza con poner cortinas oscuras en tus recámaras y mantenlas frescas y cómodas. La mejor temperatura para dormir va de los 19 a los 22 grados.

Considera estas estrategias sencillas pero comprobadas para una rutina del sueño de los niños. A la hora de acostarse:

· Pon las cortinas de noche.

· Remueve o apaga todos los electrónicos de la habitación de tus hijos por lo menos una hora antes de acostarse.

· Baña a tu pequeño para que se relaje.

· Si se trata de un bebé, aliméntalo y ponlo a eructar; cambia su pañal, y envuélvelo bien (lo cual se recomienda hacer hasta que aprenda a rodar por sí solo).

· Léeles un libro.

· Abrázalos, bésalos y apaga la luz.

Además de una buena noche de sueño, las siestas son muy importantes para el descanso de los niños. Marc Weissbluth, un médico especializado, afirma: "Dos siestas más largas (una en la mañana y otra en la tarde) tienen propiedades renovadoras... muy diferentes entre sí, pero ambas muy importantes. La siesta matutina renueva mentalmente y la de la tarde físicamente. Ninguna siesta reemplaza a la otra, así como tampoco pueden reemplazar o ser reemplazadas por el sueño nocturno".

Y como dijo Arianna Huffington: es hora de una "revolución del sueño". Es tiempo para un nuevo orden social en el que dormir sea una prioridad. Enseña a tus niños a ser unos buenos dormilones y cuida su futuro como grandes líderes.

También te puede interesar:

-Estos son los efectos secundarios que sufre tu cuerpo cuando no duermes bien

-3 gadgets para mejorar tu sueño que puedes adquirir en México

-Lo que los amantes del café no quieren que sepas sobre cómo te hace daño esta bebida