UN MUNDO MEJOR

Los autorretratos de esta mujer revelan lo complejo que es elevar la autoestima

25/05/2017 10:55 AM CDT | Actualizado 25/05/2017 12:34 PM CDT
Photographer Caroline Fahey has documented her self-love journey.
Caroline Fahey

"Dos de cada tres de mis amigos tienen issues con su imagen personal", le dijo la fotógrafa Caroline Fahey al HuffPost. "La mayoría son chicas que conozco".

En su serie "Silver Lining", la fotógrafa de 22 años de edad revela frente de la cámara la complicada relación que tiene con su cuerpo. Sus autorretratos, tomados en dormitorios, baños, patios y habitaciones de hotel, rechazan cualquier idea simplista de la aceptación del cuerpo, una que implica un hashtag aquí o selfie allá y que remite a generar amor a ti mismo de manera continua.

Más bien, Fahey invita a los espectadores a deleitarse con sus momentos de intimidad, con el autodesprecio y con la ambigüedad, sin privilegiar uno sobre los otros.

En una imagen, Fahey puede ser observada por el espectador al interior de la ducha, el vidrio empañado oscurece los bordes de su figura. Una pequeña área de la puerta limpia revela una abstracción que en realidad es un área del cuerpo de Caroline. En otra, Fahey se baña al aire libre, mientras que las gotas de agua rebotan en su cuerpo cubierto por un traje de baño. Ella es la "Venus" de Boticelli en bikini, ambas son indolentes y sensuales al mirar fijamente hacia otro lado que no es la cámara.

Caroline Fahey

Fahey, quien empezó a interesarse en la fotografía después de haber creado una cámara oscura en su primer año de secundaria, comenzó tomándose autorretratos mientras estudiaba en la Universidad de Nueva York. Su primera serie fue sobre ser una mujer con sobrepeso y las emociones que su físico y su estatura le inspiraban. Como Fahey lo dijo: "¿Qué se siente ser más grande que el resto?"

Pronto se dio cuenta de que el tema el tema provocó reacciones bastante torpes en sus compañeros.

"Es realmente incómodo lo que significa para la gente ser una mujer blanca con sobrepeso", dijo Fahey. "La gente realmente no quiere hablar del tema o dice cosas como: 'No estás gorda'. Era realmente importante para mí desafiarlos, hacerlos hablar del tema".

En 2013, la relación de Fahey con su cuerpo se transformó radicalmente cuando se le diagnosticó un un coágulo de sangre en su cerebro, resultado de cambiar medicamentos anticonceptivos combinados con su obesidad. "Fue extremadamente doloroso, tanto física como emocionalmente," dijo.

Caroline Fahey

Entonces, la estudiante de segundo año en la universidad dejó la escuela durante ocho meses para recuperarse. "Me dolían los ojos, no podía escuchar bien, era muy sensible a la luz y al sonido", dijo Fahey. La madre de esta artista atenuaría su frustración con un mantra edificante, recordándole que la pena por la que estaba atravesaba tenía un resquicio de esperanza; aunque por un tiempo, Fahey no era consciente de cuál sería.

"A medida que pasaba el tiempo, empecé a darme cuenta de lo que era esa esperanza", dijo Fahey.

"Aprendí que mi salud debía ser mi principal prioridad. Mantenerme saludable no significa perder peso o ser una flacucha blanca. Significa ser consciente de lo que estás haciendo con tu cuerpo".

A menudo la narrativa referente a la aceptación del cuerpo y a "estar saludable" no coinciden. Después de su experiencia cercana a la muerte, Fahey se mantuvo en una estricta dieta y en un constante régimen de ejercicio, intentando amar y aceptar su cuerpo mientras lo hacía. No hubo un solo objetivo, ni una sola respuesta.

Este es el viaje que documenta en su serie "Silver Lining", un retrato matizado de lo que significa tratar de mejorar y aceptarse a uno mismo al mismo tiempo.

Caroline Fahey

"Mi proyecto se convirtió en algo sobre el amor a mi cuerpo mientras luchaba con las emociones de ser gorda", dijo. "Es más complejo que solo pensar '¡Me encanta mi cuerpo!'. Algunos días se van a sentir realmente mierda sobre sí mismos, y es realmente significativo para mí que mis fotografías reflejen eso. A veces me siento sexy, otras me siento horrible. Está bien si algunos días no se sienten bien".

Desde la publicación de la serie, la cual fue también su tesis en línea, Fahey ha contado con el apoyo de otras mujeres, muchas de las cuales le escriben anónimamente, que también tienen una difícil relación con sus cuerpos. Fahey explicó que esta experiencia le ha ayudado a sentirse más confiada a la hora de discutir con sus emociones y en luchas más grandes, incluso si esto hace que algunas personas se sientan incómodas.

"Al principio yo era muy tímida", dijo. "Hubiera sido muy aterrador para mí hablar sobre esto. Pero haber mostrado mi trabajo ayudó a que me soltara y a que fuera más fácil. Uno no espera que la gente esté pasando por problemas similares a los tuyos, pero sí sucede".

Caroline Fahey
Caroline Fahey
Caroline Fahey
Caroline Fahey
Caroline Fahey

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.

También te puede interesar:

- La foto que provoca a los complejos mexicanos

- De contingencias, incompetencias y muchas incongruencias

- La reunión de Trump con el papa Francisco tuvo varios momentos incómodos