UN MUNDO MEJOR

Mira las emotivas imágenes del acto final del Ringling Bros

146 años después, el circo bajó el telón.

23/05/2017 12:32 PM CDT | Actualizado 23/05/2017 12:37 PM CDT

Bruce Bennett via Getty Images
Jonathan Lee Iverson presenta el último show del Ringling Bros Barnum & Bailey Circus, que se realizó el 21 de mayo de 2017 en Uniondale, Nueva York.

"El más grande show sobre la tierra" ofreció su última actuación este fin de semana en Nueva York. Payasos, entrenadores y acróbatas se reunieron en el escenario para despedirse del público después de 146 años de existencia.

En enero pasado, Feld Entertainment anunció que cerraría Ringling Bros Barnum & Bailey Circus ya no podía sostenerse debido a la baja audiencia y los altos costos operativos.

Johnathan Lee Iverson, maestro de ceremonias desde 1999, pidió a los asistentes mantener viva la tradición circense.

La última ceremonia se realizó en el Coliseo en Memoria de los Veteranos de Nassau, en Uniondale, Nueva York, y duró aproximadamente dos horas y media.

De acuerdo con AP, en el escenario se reunieron artistas circenses de segunda, tercera e incluso cuarta generación.

TIMOTHY A. CLARY via Getty Images

Los entrenadores Katie Azzario-Lacey y Alexander Lacey participaron en el acto final del Ringling Bros Barnum and Bailey Circus. Ella realizó su intervención acompañada de sus perros y Alexander hizo lo propio con sus tigres y leones. No pudo pasar inadvertido el beso que le dio a uno de los felinos.

Este último show también estuvo rodeado de activistas, que desde hace algunos años denunciaron que incorporar animales a su show y llevarlos como parte de su gira era una forma de maltrato de animales de parte del circo.

AFP/Getty Images

AFP/Getty Images

AFP/Getty Images

AFP/Getty Images

Getty Images

TIMOTHY A. CLARY via Getty Images

Bruce Bennett via Getty Images

AFP/Getty Images

También te puede interesar:

- Paulina Rubio le cambió el nombre a Ariana Grande en Twitter

- Así se verá el iPhone 8

- Si los mexicanos hiciéramos estas 7 cosas dejaríamos de ser el segundo país más gordo del mundo