ESTILO DE VIDA

Lo que los amantes del café no quieren que sepas sobre cómo te hace daño esta bebida

Sí, aunque lo defiendan hasta la muerte.

21/05/2017 12:58 PM CDT | Actualizado 21/05/2017 2:04 PM CDT
Peopleimages via Getty Images

El consejo de hoy para mejorar tu desempeño es uno de los más sencillos que he dado hasta ahora. Para mucha gente, este consejo tiene el potencial de impactar más que cualquier otra acción. ¿El truco? Tienes que reducir tu consumo de cafeína, y como cualquier bebedor de cafeína puede confirmar, es más fácil decirlo que hacerlo.

Para aquellos que no lo sabían, la habilidad de controlar tus emociones y mantenerte calmado bajo presión se relaciona directamente con tu desempeño. TalentSmart ha conducido investigaciones con más de un millón de personas, y ha encontrado que el 90% de los participantes con mejor desempeño tienen niveles altos de inteligencia emocional. Estos individuos son hábiles para manejar sus emociones (incluso en momentos de mucho estrés) y mantener la calma y el control.

El bueno: no es muy bueno

La mayoría de la gente comienza a beber cafeína porque los hace sentir más alerta y mejora su estado de ánimo. Muchos estudios sugieren que la cafeína mejora el desempeño en tareas cognitivas (memoria, atención, etc.) a corto plazo. Desafortunadamente, estos estudios no toman en cuenta los hábitos de cafeína de los participantes. Una nueva investigación de la escuela de medicina de Johns Hopkins muestra que los aumentos en el desempeño debido al consumo de cafeína son resultado de los consumidores experimentando una inversión de abstinencia de cafeína a corto plazo. Al controlar el consumo de cafeína de los participantes, los investigadores de Johns Hopkins encontraron que el mejoramiento del desempeño relacionado con la cafeína es inexistente sin la abstinencia. Básicamente, dejar la cafeína reduce tu desempeño cognitivo y tiene un efecto negativo en tu estado de ánimo. La única manera de regresar a la normalidad es tomando cafeína, y cuando la tomas sientes que estás alcanzando nuevas alturas. Lo que en realidad sucede es que la cafeína hace que recuperes tu normalidad por un corto tiempo.

El malo: adrenalina

Tomar cafeína dispara la producción de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la reacción "pelea o huye", un mecanismo de supervivencia que te obliga a prepararte para pelear o correr cuando se presenta una amenaza. El mecanismo de correr o pelear hace a un lado el pensamiento racional con el objetivo de conseguir una respuesta más rápida. Esto es muy bueno cuando te persigue un oso, pero no cuando estás respondiendo un Email molesto. Cuando la cafeína mantiene a tu cuerpo en este estado de hiperalerta tus emociones son más fuertes que tu comportamiento.

La irritabilidad y la ansiedad son unos de los efectos más comunes de la cafeína, pero la cafeína hace que tus emociones dominen.

Los efectos negativos de la adrenalina generada por la cafeína no sólo son en el comportamiento. Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon descubrieron que la cafeína en grandes dosis eleva la presión arterial, estimula el corazón, y provoca una respiración agitada que los lectores de Emotional Intelligence 2.0 saben que roba el oxígeno que el cerebro necesita para mantener el pensamiento calmado y racional.

El feo: sueño

Tu autocontrol, enfoque, memoria y velocidad en el procesamiento de información se reducen cuando no duermes lo suficiente o de la manera correcta. Tu cerebro es muy quisquilloso en lo que respecta al sueño. Para sentir que descansaste cuando despiertas tu cerebro necesita haber pasado por una elaborada serie de ciclos. Tú puedes ayudar en este proceso y mejorar la calidad de tu sueño cuando reduces la cantidad de cafeína que ingieres.

He aquí más razones para hacerlo: la vida media de la cafeína es de seis horas, lo que significa que tarda 24 horas en eliminarse. Toma una taza de café a las 8 a.m. y todavía tendrás 25% de la cafeína en tu cuerpo a las 8 p.m. Cualquier cosa que tomes después de medio día todavía tendrá el 50% de su fuerza a la hora de dormir. La cafeína en el torrente sanguíneo, cuyos efectos negativos aumentan con la dosis, hace más difícil quedarse dormido.

Cuando finalmente logras dormir, lo peor todavía falta por venir. La cafeína altera la calidad de tu sueño porque reduce el REM, que es el sueño profundo durante el cual tu cuerpo se recupera. Cuando la cafeína afecta tu sueño, despiertas muy cansado al día siguiente. Obviamente vas a querer tomar una taza de café o de cualquier bebida estimulante para sentirte mejor. La cafeína produce golpes de adrenalina que alteran tus emociones. La falta de adrenalina y de sueño te hacen sentir cansado en la tarde, así es que tomas más cafeína que permanece en tu flujo sanguíneo a la hora de ir a dormir. La cafeína crea un círculo vicioso muy rápido.

Otros efectos secundarios de la cafeína:

Irritabilidad

Ansiedad

Inquietud

Mixmike via Getty Images

Confusión

Delirio

Dolor de cabeza

Insomnio

milos-kreckovic via Getty Images

Falta de sueño

Visual

Flashes de luz

La piel muestra mayor sensibilidad al tacto o al dolor

WIN-Initiative via Getty Images

Muscular

Temblores

Calambres

nixoncreative via Getty Images

Respiratorio

Respiración rápida

Urinaria

Orina frecuente

MilanMarkovic via Getty Images

Gástrica

Dolor abdominal

Nausea

Como cualquier otro estimulante, la cafeína es adictiva tanto fisiológica como psicológicamente. Si decides reducir tu ingestión de cafeína, tienes que hacerlo con cuidado y bajo la guía de un médico. Investigadores de Johns Hopkins descubrieron que la abstinencia de cafeína produce dolor de cabeza, fatiga, sueño y dificultad para concentrarse. Algunas personas reportan sentir síntomas de resfriado, depresión y ansiedad cuando reducen su ingesta aunque sea por algo tan poco como una taza. Si se reducen lentamente la dosis todos los días los síntomas de abstinencia son mucho menores.

También te puede interesar:

-La verdad sobre cuánta cafeína tiene tu decaf

-Este café es atendido completamente por gente sorda

-Antes de tomar la bebida de unicornio de Starbucks, lee esto