ENTRETENIMIENTO

Jennifer Lawrence se niega a disculparse por "pasarlo bien" en un club de 'striptease'

¿Por qué tendría que hacerlo?

18/05/2017 9:05 AM CDT | Actualizado 18/05/2017 9:13 AM CDT

No hace mucho que los medios solían cubrir por todo lo alto cada metedura de pata de los famosos, sin importar cuán insignificante fuera. Cada noche de farra y borrachera, cada vestido traicionero que enseñaba de más, cada hackeo de fotos privadas.

Hoy en día, este tipo de historias son terreno exclusivo de publicaciones como RadarOnline. El martes, este medio trató de avergonzar a la actriz Jennifer Lawrence por divertirse en un club de striptease en Australia.

La web publicó un vídeo de la estrella de cine bailando en el escenario sola, con un amigo, cayéndose un par de veces y arrastrándose por el suelo. Describió el comportamiento de la actriz en su noche de juerga como "desmelenándose como una gogó barata en un club de striptease para la alta sociedad: bailando en la barra de stripper, azotándose con billetes de dólar y mucho más".

Pero sus intentos de humillar a Lawrence no han funcionado. Este miércoles, la actriz ha explicado que estaba celebrando el cumpleaños de uno de sus mejores amigos y se ha negado a disculparse por pasarlo bien. Además, ha aclarado a RadarOnline que no se quedó en sujetador, como decían.

A ver:

A nadie le gusta que Internet le recuerde que trató de bailar en una barra de 'stripper'. Era el cumpleaños de uno de mis mejores amigos y rebajé mi nivel de alerta paranoica por un segundo para pasarlo bien. No voy a pedir perdón, me lo pasé BOMBA esa noche.

PS. Lo que llevo no es un sujetador sino un top de Alexander Wang; y no voy a mentir, creo que bailé bastante bien. Incluso sin tener fuerza abdominal.

También te puede interesar:

- La campaña fallida de Televisa sobre el 'sexteo'

- Por última vez, Jennifer Aniston no es una persona 'triste sin hijos'

- Al hacker de Jennifer Lawrence le dan 18 meses de cárcel... eso no es nada

Este artículo fue publicado originalmente en HuffPost y ha sido traducido del inglés por María de Sancha.