MÉXICO

No ganará "la desolación ni la desesperanza", el mensaje tras la muerte de Javier Valdez

Cientos de periodistas marcharon en diversas ciudades del país para protestar por la muerte del periodista.

17/05/2017 11:54 AM CDT | Actualizado 21/05/2017 2:18 AM CDT
Eythel Aracil (Instagram: @earacil)

Con velas y fotos de periodistas fallecidos, algunas personas iluminaban la noche y la oscura impunidad que cubre las agresiones a los periodistas en México.

Javier Valdez, fundador del semanario sinaloense Río Doce, fue asesinado el lunes a plena luz del día en las calles del centro de Culiacán, Sinaloa. Con él, suman 105 periodistas que han sido asesinados desde el año 2000, de acuerdo con datos de la organización Artículo 19.

Ante la infame cifra, cientos de periodistas marcharon en diversas ciudades del país como Chilpancingo, Culiacán, Guadalajara, Mexicali y Ciudad de México bajo un mismo reclamo #NosEstánMatando.

En el Ángel de la Independencia se podía ver desde el aire la frase "En México nos están matando". Era decenas de periodistas que protestaban en ese punto de Ciudad de México por el asesinato de sus colegas.

Más tarde, a las 19:30 horas, más de un centenar de periodistas vestidos de negro se reunieron afuera de la Secretaría de Gobernación.

Lydia Cacho fue una de las oradoras que recordó las palabras de Javier: "También podría pensarse para qué escribir, para qué salir a buscar la nota, a exponer la vida, si todos tenemos familias, hijos, padres".

El también colaborador de La Jornada tenía familia y conocía los riesgos que enfrentaba, pero aún así no renunció a seguir buscando la nota. Él creía que valía la pena "salir al terror, a tomar la foto incómoda y avanzar con la denuncia y aferrarse de un pellejo de esperanza...para crear un poco de conciencia".

La voz de Lydia se escuchaba fuerte, molesta, harta. Ella, que en 2012 tuvo que huir del país por miedo a ser asesinada, sabe lo que es vivir con miedo.

Javier Valdez también lo sabía, pero él quería dar voz a sus compañeros periodistas, "mujeres y hombres con dolor y pasión, a quienes guardan silencio y a los que silenciaron ya, a quienes quemaron la esperanza".

Después de todo el dolor, el martes si algo faltó durante la protesta por Javier fue silencio. Entre gritos de "¡Justicia!", cientos de colegas pidieron justicia para Miroslava, Regina, Sofía, Max Rodríguez, para los periodistas y para México.

A María Herrera, madre de cuatro jóvenes desaparecidos, le costaba trabajo hablar y contener las lágrimas. Algunos aplausos intentaron animarla. Ella continuó, a pesar de su dolor, y pidió luchar con la frente en alto, "aunque esta sangre nos está salpicando a todos".

"Javier fue el ser humano que estuvo con nosotros en medio del dolor, que entendió al 100 esta lucha. Al llevárselo se llevan parte de nuestro ser, pero la lucha de Javier va a seguir junto a nosotros", advirtió María a quienes quieren silenciar.

"Sigamos adelante, no tengamos miedo, no nos amedrentemos", pidió la activista. Difícil no tener miedo ni amedrentarse frente a las condiciones de inseguridad con las que tienen que vivir tantos periodistas día con día.

Actualmente, 23 periodistas permanecen desaparecidos en México desde 2003, de acuerdo con Artículo 19. La organización ha registrado un periodista desaparecido en Sinaloa, la tierra de Javier.

La libertad de expresión, el derecho a informarse y la propia democracia están en juego. Por eso ayer, afuera de la Secretaría de Gobernación, resonaba la frase: "Hoy nos ponemos de pie, hoy levantamos la voz para exigir justicia, hoy exigimos democracia, hoy estamos construyendo un espacio para que esto no siga pasando".

José Beltrán

Le debemos a Javier y a Cecilia Pineda, a Ricardo Monlui, a Miroslava Breach, a Maximino Rodríguez, a Filiberto Álvarez y a tantos otros, no quemar nuestra esperanza de que esto no volverá a pasar, de que ahora sí las autoridades harán su trabajo y los periodistas no estarán en riesgo, conviviendo con la angustia de que no les hagan nada a sus familias, con el terror de dejar huérfanos a sus hijos.

Oscurecía y no se podía caminar con facilidad afuera de la Segob cuando la periodista Carmen Aristegui tomó la palabra: "Hoy, los periodistas estamos aquí para decirle al gobierno mexicano que basta, que basta ya. El asesinato de un hombre como Javier Valdez nos ha cimbrado a todos", dijo con esa voz que caracteriza a la locutora y escritora.

Para Aristegui, Javier fue esa persona que le dio nombre y rostro a las víctimas de la batalla del crimen organizado y de esta tragedia que se llama México.

¡No al silencio! !No al silencio!

El periodista sinaloense siempre fue claro de que no se callaría a pesar de las amenazas. "Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio", dijo Javier.

A Javier Valdez quisieron silenciarlo, pero de todos nosotros depende que sus asesinos no cumplan su objetivo.

Sus colegas marcharon para no olvidar, para decir NO al silencio, para dejar claro que aunque en muchas regiones del país se quiera callar a los periodistas, ellos no claudicarán.

José Beltrán

En 2011, el Comité para la Protección a los Periodistas de Nueva York le otorgó a Javier Valdez el premio internacional a la libertad de prensa. Al final de la protesta, sobre el muro de la Segob se proyectó el discurso de Javier Valdez al recibir el premio, así como otras imágenes y textos para recordarlo.

José Beltrán
Protesta por la muerte de Javier Valdez, afuera de la Secretaría de Gobernación, el martes 16 de mayo de 2017.

Abajo de las imágenes proyectadas, decenas de personas con velas y retratos de Javier iluminaban la noche.

Témoris Grecko leyó una petición que inició en Change dirigida al presidente Enrique Peña Nieto para poner fin a los asesinatos de periodistas. Frente al reclamo de todo un gremio, y ojalá que pronto de la sociedad en su conjunto, Peña Nieto anunció que el miércoles se reunirá con el gabinete de Seguridad, los gobernadores y el Jefe de Gobierno, para anunciar las acciones que tomarán para la protección de los periodistas y defensores de derechos humanos.

Para Artículo 19, "la situación de descomposición que vive la libertad de prensa en México se debe en gran medida a la falta de una política pública integral que considere la garantía de acceso a la justicia como parte de la protección a las y los periodistas".

La organización ha atestiguado que las medidas adoptadas por el gobierno federal y algunos estados de la República son meros paliativos y discursos que no se materializan en acciones efectivas a favor del libre ejercicio periodístico.

Las cifras de agresiones a periodistas son demoledoras, pero no son nuevas. El gremio lleva años exigiendo justicia para los periodistas asesinados y espera que ahora sí el gobierno cumpla con garantizar mejores condiciones para poder realizar su trabajo.

Las personas comenzaron a retirarse cerca de las 9 de la noche, mientras quedaban encendidas algunas velas que dieron luz en medio de tanta oscuridad. Ojalá que mañana recuerden las palabras de Javier.

"Que no nos gane la desolación ni la desesperanza", decía. "Que no nos gane la desolación ni la desesperanza".

También te puede interesar:

'Que nos maten a todos por reportear este infierno': ejercer el periodismo en México en tiempos de exterminio

Por Javier Valdez, #NoAlSilencio y #NiUnoMás

Asesinan a un periodista más, ahora en Culiacán

Patrocinado por Corona