UN MUNDO MEJOR

Una petición contra una página de maltrato perruno encontró en Pérez Reverte un nuevo portavoz

Denuncia la incitación al odio contra estos animales, aunque se trata de grupos con escaso seguimiento.

04/05/2017 9:44 AM CDT | Actualizado 04/05/2017 10:44 AM CDT
CRISTINA QUICLER via Getty Images
TO GO TO AFP STORY BY ELISA SANTAFE [Arturo P�ez-Reverte muestra los escenarios de su nueva novela, 'El asedio'] Spanish writer Arturo Perez-Reverte poses at 'La Caleta' beach in Cadiz during the presentation of his new book 'El Asedio' in Spain, on March 4, 2010. Napoleon's invasion of Spain, the first Spanish Constitution of 1812 and the independance of the spanish colonies of America are the back drop for his new suspense novel. (Photo credit should read CRISTINA QUICLER/AFP/Getty Images)

El pasado mes de diciembre, la internauta Raquel Quintas (de Usúrbil, Guipúzcoa) subió a la plataforma Change.org una propuesta para cerrar una página de Facebook llamada "Yo también odio a los perros". Quería llegar a las 75.000 firmas para bloquear un foro que "es extremadamente peligroso e incita a la violencia hacia los animales", señala en su argumentario.

Ahora, dicha petición ha cobrado nueva vida gracias a un apoyo de los importantes, el del escritor y académico Arturo Pérez-Reverte, quien ha compartido la iniciativa en su popular cuenta de Twitter. El antiguo reportero es un militante defensor de los perros, los únicos inocentes que quedan, que se salvan, junto con los niños, como suele repetir.

Su legión de seguidores se ha animado rápido a compartir y a firmar la propuesta y a dejar constancia de ello en Twitter, con comentarios de condena a quienes alientan el maltrato animal. Sin embargo, hay cierta confusión sobre si la página en cuestión está ya cerrada -toda vez que no aparece ahora con ese nombre en la red social- o ha sido sustituida por otra de contenido similar. Las páginas de nombre parecido ahora tienen un escasísimo seguimiento.

Algunos tuiteros sostienen que sí han podido acceder a dicha página y que su contenido fomenta el maltrato. Más de 65.000 personas han apoyado por el momento la propuesta de Raquel Quintas.

En cualquier caso, el mensaje está claro: ninguna red social debería dar cobijo a quien haga apología del maltrato animal.

Solo necesitan un abrazo