MÉXICO

Un nuevo crimen contra la prensa: asesinan a locutor en Morelos

Filiberto Álvarez Landeros fue muerto a tiros al salir de su programa de radio en Tlaquiltenango.

03/05/2017 10:11 AM CDT | Actualizado 21/05/2017 2:24 AM CDT

El periodista mexicano Filiberto Álvarez Landeros fue asesinado a balazos el 29 de abril en Tlaquiltenango, en el central estado de Morelos, en el trayecto a su casa después de participar en su programa de radio, informaron este martes las autoridades estatales.

Álvarez, conductor del programa de radio Poemas y Cantares en la emisora La señal de Jojutla, volvía a su casa cuando fue atacado por desconocidos que lo hirieron en tres ocasiones y murió cuando era llevado al hospital, indicaron las autoridades.


En el lugar del ataque, los peritos de la Fiscalía estatal aseguraron el vehículo del periodista varios casquillos de bala, al parecer de calibre 9 mm, de acuerdo con fuentes citadas por la prensa mexicana.

La Fiscalía precisó en un comunicado de prensa que las primeras investigaciones "permiten establecer que la agresión no está relacionada con la actividad profesional de la víctima", aunque se mantienen las reservas del caso.

¿Libertad de prensa? ¡Cuál! Registra su peor nivel en 13 años

El gobierno del estado de Morelos reiteró su absoluto respeto a la libertad de expresión y como prueba del mismo subrayó que en poco más de cuatro años de la actual administración "no se han registrado agresiones contra comunicadores".

Con el asesinato de Filiberto Álvarez, el total de periodistas asesinados en México del año 2000 a la fecha es de 125, cuatro de ellos desde marzo pasado.

En marzo fueron asesinados Cecilio Pineda, en el estado sureño de Guerrero; Ricardo Monlui, en el oriental estado de Sinaloa; Miroslava Breach en el norteño estado de Chihuahua y Máximo Rodríguez, en el noroccidental estado de Baja California Sur.

También te puede interesar:

- Los peores países en materia de libertad de prensa

- Corral y su deuda con los periodistas

- Viva la impunidad: el Estado perpetra más de la mitad de las agresiones a periodistas