ESTILO DE VIDA

¿Qué sucede primero: la obesidad o la depresión?

El riesgo de padecer depresión es un 55% mayor en las personas obesas, mientras que el riesgo de obesidad aumenta en un 58% entre quienes tienen depresión.

02/05/2017 7:14 PM CDT | Actualizado 02/05/2017 8:15 PM CDT
Juanmonino via Getty Images
Mature couple sitting, she is feeling really bad

"De acuerdo al IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) nuestro país vive una epidemia de obesidad. El 32% de la población adulta en México tiene obesidad, de las cuales 7.3% tienen obesidad grado II, y 3.0% grado III o mórbida, lo que equivale a más de 2 millones de adultos con obesidad mórbida".

La obesidad es una enfermedad que va más allá de tener unos kilos de más. Para desarrollar esta afección se necesita de la conjunción de diversos factores como la genética, el metabolismo, la psicología y el entorno de cada persona.

Uno de los elementos psicológicos relacionados con la obesidad es la depresión. De acuerdo con Los archivos generales de Psiquiatría El riesgo de padecer depresión es un 55% mayor en las personas obesas, mientras que el riesgo de obesidad aumenta en un 58% entre quienes tienen depresión.

Parte por parte, ahora definamos qué la depresión. Según Mental Health America, la depresión clínica es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente. También puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela; puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que existen más de 300 millones de personas en el mundo que padecen este trastorno psíquico.

Sufrir depresión puede provocar cambios en los hábitos alimenticios y éstos, a su vez, derivar en un problema de sobrepeso u obesidad.

¿Entonces qué fue primero: el huevo o la gallina?

La Maestra en Psicología Mary Ann Mosti M., del Centro De Nutrición & Obesidad ABC del Centro Médico ABC asegura que se ha detectado que entre el 20 y 60% de los pacientes bariátricos (que presentan obesidad) manifiestan algún tipo de trastorno psicológico

"El 40% de los pacientes con obesidad presentan depresión", argumentó la Maestra Mosti, por eso la obesidad no debe combatirse únicamente con la ayuda de nutriólogos, sino que la ayuda debe ser abordada desde distintos frentes que también abarquen a psicólogos.

El tratamiento quirúrgico del paciente adulto con obesidad mórbida que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) abunda en que se ha demostrado que tratar la obesidad ayuda a reducir los sentimientos de depresión: a mayor depresión, menor bienestar físico e insatisfacción con la imagen corporal. Éste, por supuesto, es una alternativa efectiva y se recomienda a adultos de 18 a 65 años con un índice de masa corporal mayor a 35 kg/m² y menor a 40 kg/m²

"Hemos observado que los pacientes con obesidad mórbida que presentan un cuadro depresivo y que se someten a una cirugía bariátrica, conforme van perdiendo peso (kgs) van incrementando su autoestima y por lo tanto el estado depresivo también va desapareciendo", comentó la Endocrinóloga, la Dra. Ruth Cruz.