ESTILO DE VIDA

Ahora resulta que tu perro miente para obtener recompensas

Esos ojitos de cachorro son una fachada.

02/05/2017 4:01 PM CDT | Actualizado 07/05/2017 1:15 PM CDT
Getty Images
Stylish brunette working from home in her home office and holding her dog in her lap.

Ya seas amante de los perros o de los gatos, seguramente estás sintonizado (tal vez sin quererlo) con los grandes beneficios de tener un perro (disculpen amantes de gatos).

No sólo te mantienen en forma y activos, detectan la baja de azúcar y mejoran tu vida social, son honestos, leales y obedientes; pero eso no es todo. Un estudio reciente demostró que tu tesoro es más que capaz de engañarte cuando ve que hay una recompensa lista.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Zurich en Suiza se puso a estudiar las profundidades de los perros y la decepción con acciones de tres opciones para ver si los perros eran capaces de engañar a los humanos.

Un grupo de 27 perros de diferentes razas recibieron entrenamiento para jugar con dos tipos de personas: las "cooperativas" que siempre dan comida, y las "competitivas" que se guardan la comida.

Después de conocer a las personas "cooperativas" y "competitivas", los perros tenían que llevar a las personas a alguno de los tres sitios con comida, una caja tenía una salchicha, otra una croqueta, y la tercera, nada

"Demostraron una flexibilidad impresionante en su comportamiento... están pensando en las diferentes opciones que tienen".

La persona cooperativa compartía los contenidos de la caja con el perro, mientras que la competitiva que quedaba con el contenido. Adivina hacia dónde llevaba el perro a la persona competitiva

"Al comparar el comportamiento de los perros en la presencia de los cooperativos y los competitivos, descubrimos una interacción entre el día de la prueba, y el rol del compañero al guiarlos a la caja que contenía la comida preferida", explicaron a Vice los autores del estudio.

"En ambos días de prueba, los perros tendían a guiar a las personas cooperativas a la caja con la comida favorita que a las competitivas, y este efecto fue más evidente el segundo día que el primero".

Básicamente, conforme avanzaba el tiempo, los perros aprendieron a distinguir qué personas los llevarían más cerca de su objetivo. Se volvieron tácticos.

Según la directora de la investigación, Marianne Heberlein, los ajustes no demoraron. "Aprendieron muy rápido a diferenciar entre los dos tipos de personas. No fue necesario ningún paso adicional de entrenamiento", dijo Heberlein.

Por último, narró que "Demostraron una flexibilidad impresionante en su comportamiento... están pensando en las opciones que tienen".

También te puede interesar:

-Si amas a tu mascota, no la registres como si fuera equipaje en el avión

-Antes de poner a dormir a tu mascota debes saber esto

¿Esterilización? Aplicarla hará que tu mascota y tú sean unos ganadores