INTERNACIONAL

Trump quiere que los inmigrantes ardan en el infierno de sus cárceles

El presidente de EU pretende desmantelar décadas de trabajos realizados para volver los centros de detención más humanos.

25/04/2017 10:05 AM CDT | Actualizado 25/04/2017 1:22 PM CDT
John Moore via Getty Images

WASHINGTON-. Los defensores de los derechos humanos han pasado décadas luchando por las más mínimas mejoras al sistema que detiene a hombres, mujeres y niños a la espera de ser reportados o liberarlos en Estados Unidos. Ahora, temen que todo el progreso logrado pudiera desaparecer bajo el presidente Donald Trump, quien ha prometido tratar con mayor dureza a los inmigrantes indocumentados.

"Esta administración está lista para empeorar las condiciones en los centros de detención de inmigrantes, lo cual, dado que para algunas personas han probado ser mortales, es algo aterrador", dijo Mary Small, director de políticas públicas del grupo activista Detention Watch Network (Red de Vigilancia de Detenciones).

De acuerdo con una nota reciente del New York Times, el Departamento de Seguridad Interior de EU (DHS) considera una flexibilización en las reglas de los nuevos contratos con las cárceles para detener inmigrantes en su proceso de deportación. Esa medida podría dar pie a que las cárceles traten a inmigrantes detenidos por faltas civiles de la misma forma en que tratan a personas acusadas por delitos.

El DHS también pretende eliminar un área del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que se dedica a mejorar el sistema de detenciones y los procesos de deportación.

Los simpatizantes de Trump consideran que estas medidas son positivas. A principios de abril, los presentadores del programa "Fox & Friends" se regodearon al afirmar que "terminó la fiesta" en los centros de detención de inmigrantes, refunfuñando en el sentido de que a los detenidos se les proporcionan sábanas limpias y se les concede tiempo de solaz en áreas abiertas.

Pero la realidad es que los centros de detención de inmigrantes—algunos de los cuales se encuentran dentro de instalaciones carcelarias o en antiguas prisiones— son lugares sombríos. Los detenidos reportan que se les ha negado cuidados médicos, se les mantiene en confinamiento, se les dan alimentos incomibles y otros maltratos. Esto se suma a la penuria de estar encerrados, a menudo lejos de sus familias o sin auxilio legal.

Las retornadas que no se conforman y trabajan para regresar a EU

Siembre está la disyuntiva entre: '¿Quitamos la jaula o hacemos una mejor jaula?' Ruthie Epstein, ex miembro de Human Rights First

Se supone que las instalaciones deben servir para detenciones civiles, no criminales como las prisiones puesto que estar en el país sin autorización no es un crimen en sí mismo. A los activistas les preocupa que la propuesta de la administración de Trump, de nuevos contratos para que las cárceles contengan inmigrantes, demuestre que los funcionarios buscan esquivar la aplicación de estándares para que la detención de los inmigrantes sea menos punitiva.

Chris Daley, un abogado en Just Detention International (Solo Detenciones Internacional), dijo que su grupo "está muy temeroso" de que esos estándares no se van a aplicar y que "se va a perder la noción de que esa gente no está ahí por cargos criminales".

Bajo la administración de Barack Obama tampoco se resolvieron estos problemas y durante su primera gestión se realizaron deportaciones récord, además de que se expandió con profusión el uso de detenciones de familias inmigrantes. Sin embargo, los defensores tuvieron algunas victorias durante su presidencia, como una mayor supervisión, políticas que limitaban el confinamiento en solitario, la transferencia de detenidos, así como una nueva Oficina de Políticas de Detención y Planeación para dar seguimiento a las reformas.

En 2009, el primer año de Obama en la Casa Blanca, el ICE nombró a la experta en detenciones Dora Schriro como la primera directora de la Oficina de Políticas de Detención y Planeación, a quien le encargó poner a punto el sistema de detención de inmigrantes. Ella presentó recomendaciones para mejorar la supervisión y las condiciones de las detenciones y consiguió que funcionarios del ICE se reunieran con organizaciones de la sociedad civil para discutir de manera frecuente temas relacionados. La mayoría de los defensores quería que se redujera la detención de inmigrantes más que mejorar el sistema, dijo Ruth Epstein, quien entonces trabajaba en el diseño de políticas de detención para el grupo Human Rights First.

"Siembre está la disyuntiva entre: '¿Quitamos la jaula o hacemos una mejor jaula?'", dijo Epstein, quien ahora trabaja para la Unión de Libertades Civiles de Nueva York. "Siempre ha existido esa tensión en los movimientos para la reforma de las detenciones y el de las cárceles. En retrospectiva, veo con mayor claridad que lo que los funcionarios con los que nos reuníamos querían era cómo mejorar las jaulas".

El ICE acometió cambios pequeños pero muy significativos durante la administración de Obama. En 2009, emitió una nueva política para reportar los decesos de personas detenidas. En 2010, creó un sistema de localización de detenidos en línea para que sus familias y sus abogados pudieran saber en dónde los tenían. En 2011, el ICE presentó una lista nueva de estándares para la detención de inmigrantes que incluía servicios médicos mejorados, mayor tiempo de solaz, así como incrementos en el auxilio idiomático. En 2012, emitió una directiva en la transferencia de los detenidos con la intención de atajar reportes de abusos en los traspasos con el fin de separarlos del auxilio legal. En 2013, luego de los informes de que a ciertos inmigrantes se les detenía en confinamiento solitario por varias semanas consecutivas, el ICE emitió una orden que regulaba el uso de tales segregaciones. En 2014, como parte del Acta para la Eliminación de las Violaciones en Prisión, el ICE culminó sus protocolos para prevenir el abuso sexual en los centros de detención.

Descartar cualquiera de estas mejoras representaría consecuencias desastrosas, dicen los defensores.

"Si el ICE deja de dar seguimiento al uso del confinamiento en solitario o si deja de requerir que las personas que tengan alguna crisis de salud mental sean monitoreadas cada 15 minutos... podrían haber muertos", dijo Carl Takei, un abogado del Proyecto Nacional de Prisiones de la Unión por las Libertades Civiles.

Sería complicado que el ICE elimine los protocolos del Acta para la Eliminación de las Violaciones en Prisión puesto que son normas en vigor. Sin embargo, debilitar otros estándares podrían minar su efectividad, dijo Daley.

Si el ICE deja de dar seguimiento al uso del confinamiento en solitario o si deja de requerir que las personas que tengan alguna crisis de salud mental sean monitoreadas cada 15 minutos... podrían haber muertosCarl Takei, Proyecto Nacional de Prisiones

"No puede haber programas de prevención del abuso sexual si hay personas que no tengan acceso a los materiales apropiados en el idioma correcto; personas que pueden comunicar sus preocupaciones sobre amenazas de violencia; personas que las confinan en solitario por cualquier razón o quienes se les trata de forma degradante de tal manera que se compromete su dignidad", afirmó.

El ICE no ha aplicado ningún cambio relevante a la fecha más que eliminar su Oficina de Políticas de Detención y Planeación. El equipo y la misión de esta área serán delegados a otras partes de la agencia, dijo su vocera Sarah Rodríguez.

Los funcionarios "examinan varios modelos de detención para determinar cuáles cumplen con las necesidades anticipadas" como parte de las órdenes ejecutivas de Trump sobre inmigración, dijo Rodríguez. "En tanto se revisan las nuevas opciones, el compromiso del ICE de mantener instalaciones de excelencia y proveer servicios médicos de primera a los detenidos permanecen sin cambios".

Los nuevos contratos podrían ser revisados con base a una lista de requerimientos del Servicio de Marshals de EU, reportó el New York Times hace unos días. Pero esa lista es "ridícula por su falta de detalles", dijo Takei. Los contratos no especifican qué tipo de políticas deberían mantener las prisiones con inmigrantes detenidos en áreas como atención médica, prevención del suicidio o confinamiento en solitario, más allá de mencionar que se necesitan algunas medidas, de acuerdo con el Times.

Así, los defensores se preparan para lo peor.

"Hemos visto un cambio gradual pero muy importante, por lo que ver cambios que esperamos por mucho tiempo—y con todo que hay huecos a pesar de que se dieron pasos a una mayor rendición de cuentas y en pro de mejores condiciones en esas instalaciones— y que ahora estén bajo amenaza... eso es muy perturbador", dijo Katharina Obser, funcionaria de alto rango en Women's Refugee Comission.

Ellos se dedicarán a seguir con cuidado los casos de violaciones a los derechos humanos, desde fallas en el debido proceso de los detenidos, a las condiciones de precariedad y al incremento de decesos en los centros de detención.

"Estas políticas preludian una catástrofe en la detención de inmigrantes", dijo Takei. "Estamos preparados para presentar demandas tan pronto veamos que esta catástrofe de los derechos humanos se detone".

Quizá te interese:

- Un nuevo sheriff clausura las infames carpas Joe Arpaio

- CDMX se vuelve en imán para deportados

- Trump presiona para que le den dinero para su muro