MÉXICO

#MarchForScienceMx: la ciencia mexicana sí merece riqueza

24/04/2017 8:04 AM CDT | Actualizado 24/04/2017 8:21 AM CDT
Cuartoscuro
FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM

Bajo del sol de abril, cientos de estudiantes e investigadores de numerosas instituciones de investigación en el país se reunieron en el Ángel de la Independencia en la Ciudad de México como parte del movimiento March for Science para protestar y marchar hacia el Zócalo de la ciudad en protesta por las políticas de la administración de Donald Trump al despreciar la ciencia y recortar los recursos que se le destinan en el país del norte, aunque la comunidad científica nacional también tiene preocupaciones propias.

Leo Peralta

La queja más frecuente fue la disminución en recursos destinados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) hacia proyectos científicos. Raúl Maqueda, joven investigador del Cinvestav, uno de los institutos científicos más importantes del país lo han padecido en persona, "mis investigaciones sobre proteínas y cáncer dependen de la adquisición de químicos especializados que ya no se compran con la frecuencia necesaria debido a los recortes presupuestales".

Así marcharon los científicos por el mundo

El problema es que Conacyt fue uno de los organismos más afectados por los recortes presupuestales del año pasado. De recibir alrededor de 34 mil millones de pesos en 2016, para este año la institución recibió casi 27 mil millones de pesos; una reducción de aproximadamente el 21%. Esto ha impactado el trabajo en otras instituciones según Marlene Ortiz, investigadora y estudiante de doctorado en el Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, "hemos sabido de compañeros que están haciendo estancias de investigación en el extranjero y se les han suspendido los recursos provenientes del Conacyt por lo que se han quedado, literalmente en el aire".

La inestabilidad presupuestal de los últimos años ha impactado en la cantidad de científicos que laboran en México. En 2009 había casi 43 mil científicos investigadores de tiempo completo en el país y para 2013, último año con datos disponibles, la cifra había bajado hasta casi 30 mil según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El problema se agrava porque el Estado sostiene la mayor parte de la investigación científica en el país; la OCDE señala que para este siglo, el sector público ha financiado en promedio alrededor del 64% de la investigación científica en el país.

La administración de Donald Trump, con su visión por momentos hostil ante los científicos, podría dañar también la ciencia mexicana de acuerdo con Denise Costich, investigadora del CIMMYT, uno de los centros de investigación agrícola más importantes del mundo, con sede en México, "al tener un presidente estadounidense todo tipo de relaciones con México se verán cuando algunos de los retos científicos más importantes dependen de colaboración binacional como el cambio climático o el combate a plagas". La intención de la administración Trump para restringir el otorgamiento de visas especializadas H-1B afectará a los mexicanos altamente especializados en áreas como ingeniería, ciencias y medicina que buscan viajar hacia ese país.

Leo Peralta

Trump aparte, la administración de Enrique Peña podría terminar no sólo con la prolongación de los actuales recortes, pero además con el incumplimiento por segundo sexenio, de uno de los compromisos más importantes del Estado mexicano hacia la ciencia: que el 1% del Producto Interno Bruto del país se destine a la investigación científica. De acuerdo con la OCDE, el país invirtió en 2015 el 0.55%, uno de los niveles más bajos entre los países que forman parte de la organización.

Esto te podría interesar:

- La ciencia explica la adicción a esta red social

- Estudiar en maya estuvo en ruso para este científico

- Todavía podemos frenar este proceso de extinción