EL BLOG

¿Por qué dejé de tomar fotos de niños en Asia?

Su derecho a la privacidad es más valioso e importante que los 'likes' en nuestras redes sociales.

22/04/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 22/04/2017 12:49 PM CDT
Evie Farrell
Esta es mi hija y una amiga fotografiadas de forma que no puedan ser identificadas.

Últimamente revisando mis fotos me siento culpable cuando veo alguna de las fotos ocasionales que tomamos en nuestros viajes. Fotos inocentes de niños jugando bajo los rayos del sol, en ríos, sembradíos de arroz y en la playa. Es una bella expresión de la niñez en Asia y un reflejo de la alegría que se encuentra en la simplicidad de la vida en este lugar.

Ahora me doy cuenta de que hice mal cuando tomé estas fotografías.

Las fotos de los niños son hermosas, sí. Y en Asia podemos tomar hermosas fotos de niños de cabello rizado y piel dorada con pequeñas caras amigables, amplias sonrisas y dientes relucientes de blanco.

Pero la pregunta es ¿debemos?

Ahora siento que es malo tomar fotos de niños en nuestros viajes y compartirlas, especialmente si estamos compartiendo en medios sociales. Y cuando veo las fotos de niños de otros viajeros en los medios sociales me siento muy incómoda.

Creo que tiene mucho que ver con el hecho de que los niños no pueden dar un consentimiento informado de las fotos que se les toman. Y nos engañamos cuando les preguntamos que si está bien que les tomemos una foto y tomamos su aprobación, o falta de objeción, como consentimiento.

"Al tomar o compartir fotos de niños los estamos explotando para nuestro disfrute y nuestra necesidad de likes o comentarios en Instagram o Facebook."

"Al tomar o compartir fotos de niños los estamos explotando para nuestro disfrute y nuestra necesidad de likes o comentarios en Instagram o Facebook".

Para ser honestos, al tomar o compartir fotos de niños los estamos explotando para nuestro disfrute y nuestra necesidad de likes o comentarios en Instagram o Facebook.

Simplemente, nos estamos aprovechando

Tengo unas fotos verdaderamente hermosas de niños gitanos del mar de Bajau Laut que juegan en el agua con los peces, que corren por la playa o que son hermosos niños felices en la isla Mabul en Sabah en el Borneo Malayo.

Y cuando estuve allí hace algunos meses compartí estas fotos en mi cuenta de Instagram para mostrar la belleza de lo que yo estaba viviendo y para ilustrar la historia de Bajau.

Pero lo que yo hacía estaba mal. Estos niños viven en medio de la pobreza en chozas construídas sobre pilares de madera en algunas de las playas más hermosas del mundo, y pues sí, las fotos son increíbles, pero no estuvo bien que yo tomara esas fotos o las subiera a las redes sociales. Tenía que haber disfrutado el momento para interactuar con ellos en lugar de haberlos acechado tras un lente.

Poblado en Bajau Laut en la isla de Mabul , Sabah, Borneo Malayo

Poblado en Bajau Laut en la isla de Mabul , Sabah, Borneo Malayo

Se trata de fotos realmente hermosas y sí cuentan una historia y podrían usarse para hacer conciencia de la situación de las tribus gitanas del mar.

Pero no necesito estas fotos de niños pequeños para hacerlo, ¿ o sí? Y sí, los fotógrafos profesionales toman fotos de los niños de Bajau y de otras partes del mundo, pero son fotógrafos y fotoperiodistas que han dedicado mucho tiempo para acercarse a las tribus y a las comunidades para construir confianza y buenas relaciones, no son turistas que pasan por allí y toman fotos para las redes sociales para obtener likes o popularidad.

Además, y de ello me avergüenzo, le pagué a dos niñas pequeñas que usaban trajes tradicionales para tomarles una foto en la escalinata del templo de Chiang Mai con el pretexto de que con eso ayudaban financieramente a su familia. Pero estas niñas deberían estar en la escuela, no ganando el pan para su familia, sin que los turistas las explotaran. Esto estuvo muy mal.

He aquí mis razones para dejar de tomar fotos de niños y por las cuales pienso que todos deberíamos dejar de hacerlo.

No son lo suficientemente grandes para dar su consentimiento.

Un niño de tres o cuatro años no tiene la capacidad de dar permiso para que le tomemos una foto y la subamos a internet, y tampoco la tienen niños más grandes. Creo que cualquier niño de menos de 16 años no puede dar un consentimiento informado y existen varias razones por las cuales podrían decir que sí:

  • No saben lo que se les pide.

  • No saben para qué se va a usar su foto.

  • Pueden aceptar si se sienten presionados o intimidados.

  • Buscan dinero para ayudar a sus familias empobrecidas.

Nadie tiene el derecho de tomar o compartir fotos de los hijos de otras personas.

Podemos decidir si tomamos o compartimos fotos de nuestros propios hijos pero nunca debemos tomar o compartir fotos de los hijos de otras personas.

Si preguntamos o conseguimos su permiso el acuerdo que conseguimos es falso porque en nuestros corazones sabemos que estos niños no pueden dar su consentimiento. Y pensar que la conformidad es un acuerdo es todavía peor. Queremos sentirnos bien porque pensamos que aceptaron que se les tomara la foto, o al menos no se negaron, así es que parece estar bien. Pero eso no es suficiente.

Privilegiados vs. pobreza.

Tampoco es justo preguntarle a los padres (ni a los adultos que los acompañan cuando venden mercancías o están usando algún traje especial, puede que ni siquiera sean sus padres). Incluso si sus padres dicen que sí, se trata de un permiso que no se dió en igualdad de condiciones. Nuestra posición privilegiada nos da el poder cuando solicitamos tomar una foto y no es justo siquiera que pidamos permiso. Son pobres, los turistas tienen dinero y poder, es una discusión injusta. Tal vez se sienten obligados a aceptar, o consideren las fotos de sus hijos una oportunidad para ganar dinero.

Los pone en riesgo.

El fotografiar niños los expone a un mayor riesgo de que sus imágenes se exploten en las redes sociales. También aumenta las probabilidades de que los niños y sus familias vean las fotos de los turistas como una oportunidad de ganar dinero para su familia y para la comunidad. No asistirán a la escuela (como me pareció en Chiang Mai) y trabajarán para ganar dinero con las fotos. Con esto se les roba la oportunidad de estudiar para mejorar sus vidas y salir del círculo de la pobreza.

Su privacidad vale más que nuestra popularidad en las redes sociales.

¿Le ayudan estas fotos a los niños? En realidad no. Pero los likes en la red podrían ser muchos. ¿Es esa una buena razón para tomar fotos de niños? Tenemos que dejar de considerar que los niños son oportunidades de foto y tratar de entender verdaderamente la situación en la que viven. ¡Guarde sus cámaras!

Tenemos que proteger a los niños, no explotarlos.

Si tomo y comparto fotos de niños como los de Bajau, es posible que otros quieran tomar las mismas fotos y el ciclo de la fotografía turística, con una linda foto para Instagram o Facebook, continúa y no ayuda a la gente a la que se le toman las fotos. Si yo no comparto, los otros tampoco, y si no tomamos fotos de niños entonces se protegerà a los niños y a sus comunidades. Podemos crear conciencia sin tomar las fotos. Dejemos las cámaras en la bolsa para proteger la privacidad de estos niños.

No dejarías que le hicieran eso a tus hijos.

Como viajo con Emmie mucha gente quiere tomarse fotos con ella, y muchos se ocultan para hacerlo. ¡Odio eso!

Si algún extraño se acercara y me pidiera tomarle una foto, y ella aceptara (aunque ya no lo hace)y se tomara esto como un acuerdo y luego subiera su foto a todos lados yo estaría muy enojada, En ocasiones acepta tomarse una foto, como con unas niñas chinas en Disneylandia, lo cual es lindo y divertido. Y eso está bien. Pero ella no vive en condiciones de pobreza extrema con turistas que le tomen fotos todo el tiempo.

¿Cuándo está bien?

Las únicas fotos que pienso que pueden estar bien son cuando se establece una relación de largo plazo con una famiiia, o las fotos en las que no se identifique a los niños, como en una silueta. No pienso que existan otras.

Yo así pienso y así lo haré y me siento muy a gusto con mi postura.

Deberíamos empezar a medir la integridad y la de una cuenta de las redes sociales mediante la falta de fotos de niños.

¿Qué opinan?

Siluetas en la puesta del sol

Encontré un buen folleto informativo en el aeropuerto de Siem Reap de una organización llamada Child Safe Movement. Se puede leer en www.thinkchildsafe.org

Sigue a Evie en wwwmumpacktravel.com En instagram en mumpacktravel o en Facebook en mumpacktravel.

Este artículo se publicó originalmente en el HuffPost US.

Tal vez te interese lee:

- Otra marca turística que cuenta para México

- La época del año en que Japón se mira más bello

- Tijuana gastronómica