POLÍTICA

Calderón, el único castigado por los votantes por no resolver el problema de la inseguridad

Gobernadores y alcaldes de todos los partidos, y de varios estados donde predomina la violencia, han salido ilesos a la hora de “heredar” sus gobiernos.

12/04/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 12/04/2017 11:59 AM CDT
Cuartoscuro.
ACAPULCO, GUERRERO, 05ABRIL2017.- Se registró un enfrentamiento con saldo de dos heridos en la calle Quetzal, en la colonia Morelos. Más de 100 casquillos percutidos fueron contabilizados tras una persecución entre bandas.

Prometer seguridad, puede convertirse en un compromiso facilón en tiempos de campaña, algo que, con base en el estudio Electoral Accountability in the Midst of Criminal Violence: Evidence from Mexico, los partidos y políticos deberían de pensarse dos veces.

El estudio, bajo la autoría de Sandra Ley --profesora de Ciencias Políticas del CIDE--, parte de la premisa de que, en pocas ocasiones, los políticos se asumen como responsables del problema de inseguridad en los lugares que gobiernan y, mucho menos, como parte activa de dicha problemática.

Tomada del estudio de Ley.

Mediante un análisis de las elecciones para gobernadores y alcaldes durante el mandato de Felipe Calderón (2006-2012), y utilizando los conteos oficiales sobre la violencia relacionada con el crimen organizado, Sandra Ley concluye que los votantes intentan encontrar "atajos cognitivos" para determinar a quién culpar.

La investigación establece que los votantes estaban dispuestos a revocar el mandato del partido gobernante sólo si se cumplían dos condiciones:

1.) Cuando el partido en el poder era el PAN, al cual pertenece el expresidente Calderón.

2.) Cuando el aumento en la violencia estaba relacionado con el crimen organizado.

Por cada evento violento perpetrado contra actores políticos durante el proceso electoral en un municipio determinado, la cuota de votos del PAN disminuyó un 3.6 %.Sandra Ley.

El estudio refiere que sólo cuando las circunstancias establecen la causalidad más simple —cuando hay una gran cantidad de violencia relacionada con el crimen organizado, y solamente hay un partido al que se puede culpar— el electorado en su conjunto logra canalizar la responsabilidad hacia los políticos.

Lo anterior, dice Sandra Ley, se explica porque, a diferencia de la delincuencia común, el crimen organizado suele tener un componente político activo, en el cual los grupos más poderosos encuentran protección. Por lo tanto, es lógico que los votantes se muestren más dispuestos a castigar a los políticos cuando se disparan los niveles de violencia relacionada con el crimen organizado.

Cuartoscuro.
ECATEPEC, ESTADO DE MÉXICO, 03ABRIL2017.- Un hombre fue encontrado muerto dentro de un bote naranja en la avenida Ignacio Pichardo Pagaza.

¿SIN SENSACIÓN DE SEGURIDAD, NO HAY VOTO?

Electoral Accountability in the Midst of Criminal Violence: Evidence from Mexico atribuye que el PAN figure en la ecuación a que el expresidente Calderón basó su gobierno en el combate al crimen organizado, por lo que "no es sorprendente que él y sus compañeros panistas se hayan visto afectados cuando las deficiencias de su estrategia se hicieron evidentes."

En general, los resultados sugieren que cuando un partido intenta "controlar" el crimen organizado, pero no logra proveer seguridad, los votantes castigan a sus candidatos en las urnas, incluso más cuando la alineación política facilita la atribución de responsabilidad.

En este sentido, el centro de estudios InSightCrime señala que responsabilizar solamente a los funcionarios del PAN, les dio carta blanca a los funcionarios del PRI. Entonces durante la administración de Calderón algunos priistas fueron recompensados en las urnas, pese a evidencia de que los gobiernos emanados del PRI también habían fracasado en materia de seguridad.

InSightCrime recuerda, por ejemplo, que en 2011, el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, fue sucedido por su hermano—Rubén—también del PRI, pese que Humberto se había visto involucrado en una amplia investigación por denuncias que lo relacionaban con darle "manga ancha" a los Zetas para operar en la entidad.

En 2010, Juárez se convirtió en la ciudad más violenta del mundo, durante el mandato (2004-2010) de José Reyes Ferriz, del PRI. Posteriormente, el PRI siguió gobernando ese estado con José Reyes Baeza. Sin embargo, en los comicios en el verano de ese año, los votantes volvieron a elegir a un alcalde y a un gobernador priistas, Marco Quezada Martínez, y el ahora prófugo César Duarte, respectivamente.

MONEDA ECHADA AL AIRE

Para el centro de investigación, es posible que los cambios en la dinámica política (quizá no haya otro presidente que apueste su reputación por una estrategia de mano dura en cuestiones de seguridad) y en las reglas políticas (desde 2014 se permite la reelección a nivel municipal) debiliten las conclusiones del análisis de Ley.

También es posible que los múltiples escándalos que involucran a gobernadores de todos los partidos incremente la disposición de la ciudadanía a considerar el tema más allá de la alineación política.

No parece haber castigo para los gobernadores que venden su estado a un grupo criminal, o que permiten que el jefe de la policía proteja a los criminales.InSight Crime.

Lamentablemente, señala InsightCrime en su análisis, la ausencia de rendición de cuentas electorales de manera coherente es una parte importante de la persistencia de la violencia en México. Los incentivos para los políticos, cuya motivación principal es una posible reelección, así como para sus partidos, no están relacionados con su desempeño en materia de seguridad.

Aquí puedes descargar el estudio Electoral Accountability in the Midst of Criminal Violence: Evidence from Mexico.​

Ley-2017-Latin American Politics and Society by InformesParaCompartir on Scribd

Te puede interesar:

11 cifras para entender la violencia que sacude México

Pandillas callejeras avivan la violencia en Chihuahua

El corresponsal de guerra infiltrado en el cártel de Sinaloa que quedó sorprendido por la violencia en México

La violencia en México sale MUY cara: costó $3.07 billones de pesos en 2016