INTERNACIONAL

Firma sueca quiere ser el epicentro del control de sus empleados

Este sí es un auténtico caso de ‘invasión corporativa’ de la intimidad... eso sí, es voluntario.

10/04/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 10/04/2017 6:00 AM CDT
Steven Puetzer via Getty Images

Epicentre, una firma de emprendedores de la innovación digital, ha comenzado a insertar microchips en los dedos de sus empleados, en una práctica que incita al debate de si los humanos se tornan ciborgs en el trabajo poco a poco.

Por medio del uso de la tecnología de identificación por radiofrecuencia, los chips permitirán a los empleados una gran gama de actividades, desde abrir puertas o utilizar las fotocopiadoras e inclusive pagar por sus alimentos en la cafetería corporativa, todo con una pasada de sus dedos en los lectores.

A los robots les encantará robar tu trabajo

Patrick Mesterton, cofundador y director general de Epicenter, dijo a la televisión australiana que con los microchips se pretende simplificar la vida de los empleados dentro y fuera de sus centros de trabajo.

"Puedes pagar tus viajes de avión, también ir al gym local... básicamente reemplaza muchas cosas para las cuales necesitas un dispositivo, ya sean tarjetas de crédito o llaves", dijo Mesterton.

Los chips también permitirán auxiliar a los gerentes monitorear la actividad de los empleados, como las horas que trabajan y hasta el tiempo que se toman para ir al baño.

La tecnología no es nueva, pues estos dispositivos se han utilizado en animales y en collares virtuales. (En México, por ejemplo, en la década pasada se habló de implantes en funcionarios como el procurador general de la república o de potenciales víctimas de secuestro). Sin embargo, en pocas instancias se ha hablado de insertarlos en gran escala.

Google apuesta a que te gustará abrir tu casa a sus cámaras de seguridad

Los empleados de Epicentre pueden decidir voluntariamente si desean llevar el dispositivo RFID de forma gratuita. La meta de la empresa es que 150 de los trabajadores acepten.

Este plan abona en el debate de qué tan ético es insertar microchips en los humanos. Los chips utilizan tecnologías similares a las tarjetas de crédito o a los sistemas de pago móvil e incluyen un volumen considerable de información disponible en otros dispositivos que utilizan ondas electromagnéticas.

Epicentre describe, en su sección "Acerca de nosotros" de su sitio web, sus valores corporativos "en base el amplio conocimiento de su equipo fundador en la creación de empresas dedicadas la innovación con impacto".

Mexicano, así dependes del celular

Pero, al parecer, ese "impacto" llega a niveles sin precedentes.

Ben Libberton, microbiólogo en el Instituro Karolinska de Estocolmo, dijo recientemente que los hackers podrían allegarse la información contenida en los microchips, lo que a su vez detonaría dilemas éticos en torno a la privacidad de las personas.

"Los datos que podrías obtener de un chip inserto en tu cuerpo son muy diferentes de los que se pueden obtener de un teléfono inteligente", dijo Libberton. "En teoría, se podrían extraer datos sobre tu estado de salud, de tus rutinas diarias, de qué tanto trabajas o has trabajado, si vas al baño seguido y otras actividades".

Es increíble que este tipo de cuestiones éticas se discutan por el simple uso de algo del tamaño de un grano de arroz.

Tal vez te interese leer:

- El robot que imprime y quema los tuits de Trump

- Así le vieron la cara a un pobre en la Inglaterra medieval

- El año en que pudimos ser nucleares en México... y que nunca llegó

Este artículo se publicó originalmente en el HuffPost Australia.