MÉXICO

Vendedores de armas en EU hacen millonario negocio con la violencia en México (incluyendo empresas ligadas a Trump)

Se estima que el 70% de las armas incautadas al crimen organizado en el país provienen de EU. Al mismo tiempo, empresas como Sig Sauer, que metió dinero a la campaña de Donald Trump, venden armas al gobierno mexicano.

04/04/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 04/04/2017 5:00 AM CDT
Bloomberg via Getty Images

La guerra contra el narco ha permitido a Estados Unidos hacer un multimillonario negocio con la venta de armas a México, tanto al crimen organizado como al gobierno mexicano. Y dentro de las empresas que han realizado negocios con la Secretaría de la Defensa Nacional, se encuentra la alemana Sig Sauer, señalada de financiar parte de la campaña del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

AFP/Getty Images

LA EMPRESA LIGADA A TRUMP QUE VENDE ARMAS AL GOBIERNO MEXICANO

En marzo de 2015, el Departamento de Estado externó su preocupación al Congreso de Estados Unidos por la autorización de una licencia para la venta de armas de 266 millones de dólares al gobierno mexicano, fabricadas por la empresa Sig Sauer Inc., para ser usadas por las fuerzas militares y policiales del país. La corporación ha sido vinculada al financiamiento de la campaña presidencial de Donald Trump, según un reporte de la organización American Friends Service Committee.

"En agosto de 2016, Sig Sauer donó 100 mil dólares a GunVote, organización que apoyó la campaña presidencial de Donald Trump. En enero de 2017, Sig Sauer contrató con Bob Grand, un socio del viceresidente Mike Pence, y su colega Craig Burkhardt, para hacer cabildeo para la exportación de Estados Unidos de armas de fuego", asegura la organización en una ficha informativa.

Una cifra que representa la introducción de entre 300 mil y 400 mil armas de alto poder para combatir al crimen organizado.

Según la declaración formal de México del 2015 bajo el Tratado de Comercio de Armas, Sig Sauer entregó 7 mil 384 armas de fuego a México en ese año: 3 mil 060 rifles de asalto; 505 ametralladoras; y 3 mil 819 pistolas. Todo con un valor cercano a los 7.1 millones de dólares.

Mientras tanto, el gobierno mexicano prácticamente ha triplicado su gasto en armas de fuego en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto (180% de 2012 a 2016), también ha disminuido drásticamente el número de armas ilegales aseguradas en México y registra un elevado número de armas robadas a las corporaciones de seguridad, aún cuando las cifras oficiales presentan algunas inconsistencias, como se observa en las siguientes gráficas.

Desarma México
Desarma México

"Las ventas de armas son un elemento esencial de la política de Estados Unidos hacia México, justificadas mayormente por la llamada guerra contra las drogas. Este enfoque militar a la lucha contra el narcotráfico ha conducido a una escala dramática de homicidios en el país desde 2007, convirtiendo al conflicto en México como el segundo más letal en el mundo en 2015", se advierte en las conclusiones del estudio A dónde llegan las armas, realizado por la organización American Friends Service Committee.

Además de Sig Sauer, otras empresas de venta de armas han hecho negocios con el gobierno mexicano, aunque en cantidades menores.

Una de ellas es Colt Defense, que recibió una licencia para vender mil rifles de 5.56mm para el uso de fuerzas estatales de México en abril de 2015, por 3 millones de dólares.

La empresa Glock recibió un contrato para vender 11 mil 231 pistolas a la Secretaría de la Defensa Nacional para distribuir a otras corporaciones militares y policiales en México, en febrero de 2016, por otros 3 millones de dólares.

US Ordnance Inc. recibió una licencia para vender lanzadores de granadas y ametralladoras para uso de la Secretaría de Marina (Semar), con un valor de 1 millón de dólares, en febrero de 2016.

Trijicon Inc. obtuvo una licencia para vender 2 mil 100 catalejos para rifles a Semar, con un valor de 2.5 millones de dólares, en julio de 2016.

Algunas armas provenientes de otros países, como las de la empresa alemana Heckler and Koch, han sido utilizadas por las fuerzas armadas mexicanas para realizar ejecuciones extrajudiciales en casos como Tlatlaya.

Una situación que, de acuerdo con algunos investigadores, ha sido clave para que México haya superado a Estados Unidos en el número de asesinatos por arma de fuego, a pesar de no ser un país productor de armas como su vecino del norte.

"México supera la tasa de homicidios con armas de Estados Unidos, país en donde los civiles pueden poseer dispositivos de alto calibre de manera legal y en el que constantemente ocurren matanzas colectivas, según un estudio reciente de la organización Desarma México, elaborado por Paulina Arriaga y Maura Roldán Álvarez.

STRINGER Mexico / Reuters

LA VENTA DE ARMAS AL CRIMEN ORGANIZADO

De 2009 a 2014, más del 70% de las armas de fuego incautadas por las autoridades mexicanas y rastreadas por la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (del gobierno estadounidense) procedían de Estados Unidos, según datos de la la Oficina de Contabilidad Gubernamental de aquel país (GAO, por sus siglas en inglés).

Un estudio de la Universidad de California, en San Diego, halló que entre 2010 y 2012, el 46.7% de la demanda de los traficantes ilegales de armas en Estados Unidos provenía de México. Asimismo, encontró que el 2.2% de las armas vendidas en aquel país tenía como destinatario final al crimen organizado en México, lo cual permitió que en dicho periodo se introdujeran 253 mil armas de alto poder de manera irregular. Un multimillonario negocio de 127 millones de dólares.

De acuerdo con datos de la Cámara de Diputados de México, el 46.7% de las 51 mil armerías estadounidenses depende en alguna medida de la demanda mexicana. De éstas, 6 mil 700 se concentran en las zonas limítrofes con México: California, Arizona, Nuevo México y Texas, con un promedio de dos establecimientos por kilómetro.

Desarma México

En 2009, la PGR señaló que en la frontera entre México y Estados Unidos existían 12 mil establecimientos de venta de armas de alrededor de 100 mil permisionarios que las comercian legalmente en todo el territorio estadounidense.

Estimaciones no oficiales indican que en 2011 había alrededor de 15.5 millones de armas de fuego no registradas en México, cifra que pudo haber aumentado en años recientes (IEP, 2015). De ese total, 85% (12 millones 750 mil) era ilegal, según el Índice de Paz de México. Dicha organización añade que el tráfico ilegal de armas en México es un negocio de 2.97 billones de pesos y el costo de los delitos con arma de fuego se estima en 98 mil millones de pesos durante 2014. Se calcula que en México hay más de 8 mil comerciantes de armas en los estados fronterizos con Estados Unidos.

En este sentido, el Centro Nacional de Inteligencia sobre Drogas (NDIC, en inglés) asegura que las organizaciones mexicanas de traficantes son las principales beneficiarias del tráfico de armas y municiones de Estados Unidos hacia México.

Desarma México

"La mayoría de las armas usadas por grupos criminales en México se originan en los Estados Unidos. Cada año, un promedio de 253 mil armas de fuego cruzan la frontera, la inmensa mayoría de las cuales provienen de los estados del suroeste de California, Texas y Arizona", señala Sarah Kinosian, oficial del programa de tráfico de armas de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA) en un artículo de Los Angeles Times.

"Muchas de estas armas eran rifles semiautomáticos como el AR-15 y AK-47, favoritos de cárteles que los ciudadanos mexicanos no pueden comprar", agrega la investigadora.

"Para abastecer sus arsenales, las organizaciones criminales mexicanas explotan las laxas leyes de armas de Estados Unidos, dependiendo en parte de las compras a través de intermediarios", explica Kinosian.

"A pesar de que México cuenta con una de las leyes sobre armas más estrictas del mundo, las organizaciones criminales mexicanas no tienen ninguna dificultad a la hora de comprar armas de fuego, las cuales utilizan para controlar territorios, extorsionar a comerciantes y amenazar tanto a ciudadanos como a miembros de las fuerzas de seguridad.legalmente", agregó la investigadora junto con su colega Eugenio Weigend en un artículo para la cadena Univisión.

::.