UN MUNDO MEJOR

Más mujeres como ella

Eufrosina Cruz no espera, arrebata. No se victimiza, se responsabiliza. No se queda con el miedo, confronta. En Nueva York, la oaxaqueña sostuvo que sus circunstancias no deben ser una barrera para el cambio.

28/03/2017 12:00 PM CST | Actualizado 28/03/2017 2:31 PM CST
NOTIMEX
Nueva York, 28 Marzo, 2017. La diputada local en el estado de Oaxaca, Eufrosina Cruz Mendoza, abordó los retos que enfrentan las mujeres indígenas que participan en la polí­tica en México, durante una mesa de diálogo celebrada en Nueva York.

"Soy indígena y me siento orgullosa de serlo, de defender mi historia, mis raíces y mi lengua; pero también entendí que esto no es un impedimento y que tenía que romper mis miedos. Generar cambios no es fácil, pero ese es el reto y la responsabilidad que debemos asumir". De esta manera la oaxaqueña, Eufrosina Cruz conquistó a la audiencia.

No es extraño, su forma de hablar además de carismática es contundente. Se trató de su participación en el foro mundial "Un asiento en la mesa: Cinco pasos para hacer que la política latinoamericana sea más diversa", organizado por la Americas Society y el Council of the Americas, el día de ayer en la ciudad de Nueva York.

La herramienta que más me sirvió a mí fue la educación. Porque me liberó

Este evento tiene como objetivo ser líder en la promoción del entendimiento y diálogo en el mundo, en la discusión de temas estratégicos de política exterior, desarrollo, comercio, cultura, economía, derechos humanos y política.

En América Latina la inclusión de minorías en la política no termina por llegar a lo justo, a lo correcto. Hablando de indígenas, discapacitados, miembros de la comunidad LGBT o bien, mujeres, por mencionar algunas. Pero no solo en la política, esto sucede en otros ambientes también.

Así que la palabra de Eufrosina resulta inspiración para todos los mexicanos. No tiene que ver su diputación o su carrera política sino su fuerza. De dónde viene y a dónde ha llegado. Su experiencia puede aplicarse a cualquier profesión, a cualquier ser humano con miedos, que al final, somos todos.

Esta indígena zapoteca, nacida en Santa María Quiegolani (donde la escolaridad para las niñas no es común) estudió Contaduría y entendió desde muy joven que una mujer vale lo mismo que un hombre, a diferencia de lo que dictan los usos y costumbres de su pueblo. Ya entrada en la política, Eufrosina impulsó la reforma al Artículo Segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, garantizando a las mujeres y a los hombres indígenas su derecho a votar y ser votados en condiciones de igualdad, así como la reforma al Artículo 25 de la Constitución política de Oaxaca, donde se garantiza a las mujeres su derecho a ser elegidas para cualquier cargo público.

Que existan más mujeres como ella, que mucho nos hacen falta.