ESTILO DE VIDA

La gentrificación acaba con las carreras de galgos en Londres

Víctima de los cambios culturales y del avance imparable de la construcción, el sábado pasado se disputaron en él las últimas carreras antes de su demolición.

28/03/2017 6:05 PM CST | Actualizado 28/03/2017 8:06 PM CST
JORGE GUERRERO via Getty Images

Uno de los pasatiempos más típicos de las clases populares de Londres, las carreras de galgos, desaparecerá de la capital británica en los próximos días con el cierre de su último canódromo.

Londres llegó a disponer de más de 20 de estos circuitos, que atraían a miles de apostadores, para una tarde de entretenimiento barato, pero solo queda uno, el Wimbledon Stadium, en el suroeste.

Víctima de los cambios culturales y del avance imparable de la construcción, el sábado pasado se disputaron en él las últimas carreras antes de su demolición.

La instalación, construida en 1928, será sustituida por 600 apartamentos y un nuevo estadio de 11.000 plazas para el equipo de fútbol de tercera división AFC Wimbledon.

En el penúltimo día de carreras, los aficionados a este deporte lamentaban el cierre.

Vestido con una gorra chata, una gabardina beige, un pañuelo de cuello azul y una corbata amarilla con dibujos de galgos, John Henwood, de 68 años, lleva 34 como corredor de apuestas a pie de pista.

"Será una pérdida muy, muy triste", dijo a la AFP.

Tradición importada de Estados Unidos en los años 1920, las carreras de galgos florecieron en todo el país, en grandes estadios londinenses.

Pero Catford cerró en 2003 y Walthamstow, en 2008, dejando a Wimbledon —sede del English Derby, la carrera más importante del país— como el único con un código postal londinense.

En el resto del país sobreviven 30 circuitos. Aunque siguen siendo la alternativa barata a las carreras de caballos, su atractivo se ha ido perdiendo desde que, en 1961 se legalizaron los establecimientos de apuestas que hoy llenan las calles del país, y dejaron de ser uno de los pocos lugares donde jugarse el dinero legalmente.

Para Henwood, sin embargo, "ninguno de los canódromos cerró porque no fuera popular, cerraron todos por el valor del terreno", dijo Henwood.

El precio de las viviendas en Londres se ha puesto por las nubes: el precio de un apartamento media alrededor del canódromo de Wimbledon superó las 500.000 libras (625.000 dólares, 575.000 euros) en diciembre.