NEGOCIOS

Así es como se pueden salvar vidas y ahorrar dinero frente a desastres naturales

En un artículo, el Banco Mundial advierte sobre el ahorro que puede significar para los países invertir en infraestructura meteorológica.

28/03/2017 1:23 PM CST | Actualizado 28/03/2017 4:03 PM CST
Newspix via Getty Images
El ciudadano Bob Morton lucha contra el viento antes de que el peor ciclón tropical, Debbie, golpee en Queensland, Australia.

Por la mañana, el ciclón Debbie tocó tierra en Australia. Su paso por Queensland, en la costa noreste de ese país, dejó a 50 mil personas sin electricidad y causó daños a varias casas de la zona. Quizá el impacto de este fenómeno hubiera sido menor si los australianos hubieran invertido más en tecnología meteorológica.

Aunque no hay forma de evitar los fenómenos naturales, sí es posible salvar vidas y disminuir las pérdidas económicas con pronósticos precisos del estado del tiempo y de las temperaturas, según un artículo publicado por el Banco Mundial.

Con datos más precisos y oportunos, los encargados de tomar decisiones, como el gobierno de Australia, pueden salvar vidas y ahorrar dinero ante estos fenómenos meteorológicos.

Los riesgos meteorológicos e hidrológicos son responsables del 90% de las pérdidas totales causadas por los desastres naturales en todo el mundo, y que entre 1970 y 2012, causaron 2 millones de muertes y pérdidas económicas por 2.4 mil millones de dólares, según datos del Banco Mundial.

La institución financiera internacional calcula que con cada dólar invertido en infraestructura meteorológica se podrían ahorrar tres dólares al enfrentar fenómenos naturales.

Prevención es igual a ahorro

El Banco Mundial informa en su artículo que la inversión en infraestructura meteorológica ayuda a los gobiernos a tener información más precisa para tomar mejores decisiones y, con ello, salvar vidas y ahorrar recursos.

Con pronósticos más precisos del estado del tiempo y las temperaturas, las comunidades podrían prepararse para enfrentar las inundaciones y, por lo tanto, reducir los daños y las lesiones de las personas y animales.

Las autoridades de salud, en colaboración con los servicios de meteorología, también podrían servirse de predecir cuándo las temperaturas y las precipitaciones extremas podrían provocar brotes de enfermedades transmitidas por vectores, como el zika y el paludismo, y usar este conocimiento para impulsar los esfuerzos de mitigación.

Los agricultores, por su parte, podrían cambiar sus cultivos para aumentar su productividad, y las previsiones de las inundaciones y sequías podrían ayudarles a proteger sus medios de subsistencia.

El Banco Mundial destaca que más de 100 países de todo el mundo necesitan con urgencia modernizar sus sistemas hidrológicos y meteorológicos.

"El 75 % de los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo puede emitir un nivel mínimo de alertas tempranas o bien ninguna alerta en absoluto", destaca el Banco Mundial en su artículo.

También te puede interesar:

El ciclón Debbie causa daños graves en su paso por Australia

Nueva orden ejecutiva de Trump revierte intento de Obama de combatir el cambio climático

5 hechos impactantes sobre el agua