ENTRETENIMIENTO

Emma Watson y Amanda Seyfried toman acciones legales tras la filtración de fotos íntimas

Las actrices son las últimas víctimas de los 'hackers'

16/03/2017 8:14 AM CST | Actualizado 16/03/2017 8:38 AM CST
WireImage

Las actrices Emma Watson y Amanda Seyfried han tomado acciones legales después de que este miércoles se filtraran fotos íntimas de ambas a través de internet. En concreto, se trata de más de 120 imágenes de Watson en ropa interior y unas 20 de Seyfried más explícitas.

"Han sido robadas fotografías de la señorita Watson mientras se probaba ropa con una estilista de hace un par de años. No son fotografías de desnudos. Los abogados ya han sido avisados y no comentaremos nada más al respecto", aseguró este miércoles un portavoz de la actriz, conocida por su papel de Hermione en la saga Harry Potter.

Michael Tran via Getty Images

Seyfried, protagonista de Los Miserables, aún no se ha pronunciado sobre la filtración. La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con sus portavoces pero aún no ha obtenido respuesta. Sin embargo, TMZ asegura que el abogado de la intérprete ha contactado con la web que aloja esas fotografías y ha solicitado que se retiren de inmediato.

Por el momento no está claro si los dos incidentes están relacionados, pero recuerdan a la filtración masiva de fotografías íntimas de famosas en 2014 que afectó a Jennifer Lawrence y a Kate Upton.

Dos hombres fueron condenados a prisión por estos hechos, aunque las autoridades creen que pudieron haber operado independientemente. Ryan Collins y Edward Majerczyk fueron acusados de hackear las cuentas de varias famosas y de robarles información personal, incluyendo fotos de desnudos. Sin embargo, ninguno de los dos fue acusado por haberlas publicado o compartido a en internet.

También te puede interesar:

- A Capitán América le pidieron que no hablara de Trump, pero lo hizo

- Esta modelo de talla grande posa desnuda para luchar contra estándares de belleza

- ¿Guardas la leche en la puerta del refri? Lo estás haciendo mal

Este artículo fue publicado originalmente en El Huffington Post