ESTILO DE VIDA

Yoga for dummies

No claudiques, que la muralla china no se construyó en un día.

15/03/2017 6:02 PM CST | Actualizado 15/03/2017 8:50 PM CST
Getty Images

Hoy perdí mi virginidad en cuestiones de yoga. Sí la fiebre de esta práctica me llegó unas olas después.

Mi experiencia pudo haber sido mejorable porque mi clase empezó a las 7:30 de la madrugada, aparentemente la espiritualidad no descansa.

Al llegar pensé que una bebida energizante (la última de la repisa dispuesta para las asistentes) sería mi mejor aliada para estar al 100% en mi clase, entonces una compañera se acercó y me dijo que era recomendable no ingerir líquidos antes de iniciar. Pensé que era una enviada de la envidia y nada más. Quince minutos después el dolor de caballo me golpeó la terquedad para constatarme de que aquella era una buena samaritana intentando ayudar.

Así que después de eso seguí todas las recomendaciones que mis compañeras me hicieron cada vez que me vieron comprometida por falta de elasticidad o mera pericia.

-Abre el pecho.

- Perro boca arriba.

- Perro boca abajo.

¿Había un perro guerrero?

-Haz la vela y saluda al sol.

-Ahora de cabeza

Por alguna razón la instructora esperaba con el corazón que pudiera hacerlo algo así en mi primera vez. 

Getty Images



¿QUÉ?

Pues nada, que la voluntad y atención completa no son suficientes para lograr todas las posturas en una primera sesión. Sin embargo, mi desastre no tiene que ser el destino de aquellas que decidan adentrarse en este universo espiritual. Sobre todo cuando entre los beneficios que este ejercicio ofrece están:

  • Fortaleza: se tonifica cada parte del cuerpo.
  • Resistencia: la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo.
  • Flexibilidad: un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento

Así que por eso platiqué con una experta en yoga y éstos son sus consejos para lograr que tu primer acercamiento sea ideal, y si ya estás en ese "bisne" que aproveches al máximo.

Aquí está lo que tienes que saber antes de abusar de tu suerte con el yoga:

1. La ropa sí importa.

Quítate las calcetas, olvida cualquier pants que te quede largo o acampanado y encuentra el brassier adecuado. Es muy fácil que las cosas salgan de su lugar cuando eres un nudo humano.

2. No eres una liga, no el primer día.

No desafíes los poderes de la física sobre tu cuerpo, reconoce tus limitantes y si una postura te está costando trabajo (o dolor), déjala para cuando tengas más práctica.

3. No se te ocurra comer ni tomar nada

Como no quieres morir de un torzón, espera al menos dos horas sin ingerir ningún alimento. Así lograrás mayor flexibilidad en tus movimientos y nadie se incomodará con ruidos extraños ni dolores de caballo innecesarios.

4. Después del yoga

Si ya aguantaste dos horas, puedes aguantar 20 minutitos más sin comer alimentos sólidos. De agua, lo que sea necesario para sentirte hidratada. Esto con la finalidad de optimizar resultados.

Y un súper básico que les regalo yo: nunca se rían cuando la instructora diga "Namaste" mientras hace una reverencia, a los demás no les causa tanta gracia.

También te puede interesar:

-Pokemon Go quiere ser la aplicación más popular de todos los tiempos

- La clave de tu productividad está en tu rutina mañanera, ¿lo estás haciendo bien?

- Ésta es la dieta más efectiva para bajar de peso, según los científicos