INTERNACIONAL

Mark Rutte gana las elecciones en Holanda y frena al ultraderechista Wilders, según los sondeos

El primer ministro revalidaría su victoria con 31 escaños frente a los 19 del partido antieuropeísta de Wilders

15/03/2017 5:06 PM CST | Actualizado 15/03/2017 5:06 PM CST
Michael Kooren / Reuters

A tenor de los sondeos a pie de urna en Holanda, Europa se acostará esta noche un poco más tranquila. Con la misma sensación amanecerá este jueves, si se cumplen estos datos, conscientes sus ciudadanos de que en Holanda la tan temida ultraderecha de Geert Wilders no ha ganado. Se habría impuesto, con 31 escaños, el partido liberal VVD, del primer ministro holandés, Mark Rutte, que necesitará negociar para formar gobierno. Pero esa es, al menos por ahora, otra historia. Lo que importa en estos momentos es eso, que si los sondeos pasan a ser una realidad, Wilders se quedaría con 19 escaños, insuficientes como quería para liderar un país fundador de la UE con su discurso xenófobo, racista y alejado de los valores bandera de los europeos.

Rutte ha celebrado ya en un discurso en La Haya haber derrotado al "populismo equivocado" del ultraderechista Geert Wilders. "¡Qué noche! Pedimos que parara. Hemos parado el populismo erróneo", aplaudió el candidato del VVD.

Más allá de la euforia, los resultados de los sondeos reflejan una realidad: Rutte habría perdido 10 escaños respecto a los comicios de 2012, mientras que el líder de la extrema derecha habría conseguido cuatro más que en aquellos comicios. Eso sí, la segunda posición no es sólo de Wilders, ya que ese puesto lo compartiría con otras dos formaciones: el Llamamiento Demócratacristiano (19) y el partido de la Democracia D66 (19). Pero para Wilders estos resultados son una victoria y así lo ha reflejado en Twitter:

"Gracias a todos los votantes del PVV. Hemos ganado escaños. La victoria está conseguida. "Y Rutte todavía no te has deshecho de mí".

Sin embargo, la hemeroteca está ahí para demostrarle a Wilders cómo, en pleno "huracán" euroescéptico, sólo ha sido capaz de recuperar una parte de los votos que perdió en 2012. Aquel año tuvo que decir adiós a medio millón de votantes y 9 escaños y, con ellos, se quedó atrás, muy atrás aquel resultado histórico de 24 escaños con los que se hizo en 2010.

Los grandes perdedores de estas elecciones son los laboristas del PvdA, que forman parte de la coalición que gobierna en la actualidad junto con el VVD, y que perdería hasta 29 escaños quedándose con tan solo 9 diputados.

Por su parte, los grandes beneficiados de estas elecciones serían los verdes de GroenLinks, un partido que hasta hora tenía tan solo 4 diputados, pero que en estas elecciones puede haber subido hasta los 16. El partido antirracista DENK entraría por primera vez en el Parlamento con una representación de 3 diputados.

Otro dato a destacar es el de la participación, que ha aumentado bastante en estos comicios, con un 82% frente al 74,6% de las últimas elecciones.

RUTTE REPITE

En estos resultados habría influido notablemente cómo Rutte, jefe del Gobierno liberal conservador de Holanda en el anterior mandato, ha puesto en marcha sus habilidades políticas durante cuatro años de recuperación económica para mantener unido un escenario político cada vez más fragmentado y euroescéptico, amenazado por el populismo.

Rutte (La Haya, 1967) fue primer ministro por primera vez en octubre de 2010, tras las elecciones celebradas en junio precedente por el fracaso de la coalición entre liberales y democristianos al intentar aprobar un presupuesto de austeridad en medio de la crisis económica.

De maneras suaves y políticas firmes, Rutte ya hizo historia en esa fecha por ser el primer jefe de Gobierno liberal en este país desde la fundación de su Partido Popular de la Libertad y Democracia (VVD), en 1948.

A partir de entonces, encabezó una coalición minoritaria de derechas, cuyo poder de legislación dependía de los apoyos del Partido de la Libertad (PVV), liderado por el populista y antiislamista Geert Wilders.

El Gobierno de Rutte logró aprobar un presupuesto austero con el apoyo de cinco partidos -liberal, democristiano, Demócratas 66, los Verdes y Unión Cristiana-, aunque fracasó tras la negativa de Wilders a respaldar una serie de recortes de gastos.

Fue reelegido primer ministro tras las elecciones de octubre de 2012, esta vez tras una estrecha victoria en los comicios generales, lo que le permitió liderar una coalición de centro-izquierda, con el apoyo de los laboristas.

El político, antiguo gerente de personal de la multinacional holandesa Unilever (1992-1997) y de su subsidiaria Calvé (1997-2000), reavivó en la campaña de 2012 al VVD, del que sigue siendo líder y candidato a la reelección como primer ministro.

Este artículo se publicó originalmente en El Huffington Post.

También te puede interesar:

- Geert Wilders: el 'Trump holandés' que podría ser primer ministro

- Imputan al candidato y exprimer ministro François Fillon por presunto desvío de fondos públicos

- Primera ministra del Reino Unido confirma inicio formal del Brexit a finales de marzo

Mark Rutte gana las elecciones en Holanda y frena al ultraderechista Wilders, según los sondeos

Patrocinado por Corona