POLÍTICA

11 cosas que México podría hacer contra el embate llamado Donald Trump

Expertos en el Colmex recomiendan acciones al gobierno mexicano.

14/03/2017 3:00 PM CST | Actualizado 15/03/2017 10:18 AM CST
Paola Morales.

Desde que Donald Trump asumió el gobierno de Estados Unidos, el mundo no ha sabido muy bien hacia dónde hacerse y, particularmente, la relación con México ha sido un vaivén.

La interrogante se ha vuelto una constante, ¿qué debe hacer México ante las medidas adoptadas por Trump?

Para Bernardo Sepúlveda, académico, vicepresidente de la Corte Internacional de Justicia y secretario de Relaciones Exteriores en el sexenio de Miguel de la Madrid, las autoridades mexicanas deben diseñar directrices a tomar ante la administración Trump, ante "la posibilidad real de que estas posiciones se agudicen", dice quien también fuera embajador de México ante EU.

"Con todas sus contradicciones y desaseos, puede causar un daño serio a México aplicar, en todos sus postulados, las medidas que durante la campaña Trump formuló y que tienen una seria afectación para los intereses mexicanos", dice Sepúlveda en la conferencia "Trump y las líneas de defensa jurídica en México", parte del Seminario sobre Violencia y Paz, organizado por el Colegio de México.

Junto a él, el historiador Lorenzo Meyer, quien modera la mesa, le lanza ¿cuánto ruido se puede hacer en Estados Unidos, hasta dónde conviene enfrentarnos a ellos?

Y el hombre, que estuviera a cargo de las relaciones diplomáticas de México durante el mandato de Ronald Reagan en Estados Unidos, echa mano de sus dotes diplomáticas.

"Tenemos que explorar las vías que resulten realmente positivas y que no encuentren obstáculos insuperables.

"En la medida que México defina la línea de defensa básica de los intereses fundamentales del país, en esa medida Estados Unidos encontrara muy difícil rebasar esos límites establecidos por México", dice Sepúlveda en el tono parco que ha usado durante toda su ponencia.

Para el especialista, el gobierno mexicano debe dar una respuesta que recupere la dignidad y el orgullo mexicanos "en el mejor de los sentidos" y definir lo que denomina las "líneas rojas que no podrán ser transgredidas".

The Huffington Post te comparte algunas de las medidas que Sepúlveda recomienda ejecutar al gobierno mexicano

ONCE LÍNEAS ROJAS

1.- Rechazar la hipótesis falsa y prejuiciada de que un inmigrante representa un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos o que sea un peligro público para la seguridad ciudadana de ese país. "Esa cuestión, desde luego, ha sido uno de los postulados que ha señalado el presidente Trump en distintas oportunidades."

2.- Repudiar la acusación infundada de que el inmigrante indocumentado contribuye a la violencia criminal, o que busque dañar a la ciudadanía estadounidense, mediante actos de terror o conductas delictivas, "objetando la afirmación de que la inmigración indocumentada es un peligro para Estados Unidos."

3.- Condenar la construcción del muro divisorio entre México y Estados Unidos, "por el daño que representa para la convivencia ciudadana en la frontera, para el flujo de bienes y servicios y por los efectos ecológicos nocivos que representa."

4.- Impugnar la construcción de ese muro, el cual parte de la falsa premisa de que con él se evitará la inmigración indocumentada, el tráfico de personas y drogas.

5.- Asegurar que ningún recurso financiero mexicano se aplicará a la construcción del muro fronterizo, impidiendo por todos los medios legales y políticos que personas físicas o jurídicas de nacionalidad mexicana intenten participar o efectuar aportaciones de cualquier género a la construcción del muro. "Me parece un acto descabellado, injusto, un acto desproporcionado y por ningún motivo México debe participar en ningún esquema."

6.- Contener el recurso de operaciones militares para efectuar deportaciones de inmigrantes sin documentos, cuestionando el alcance del llamado control operativo, "frase que se encuentra en una de las órdenes ejecutivas del presidente Trump."

7.- Se deben obtener garantías de que las autoridades estadounidenses asignan jueces, en materia de migración, en los centro de detención de migrantes y que se permita el acceso de abogados defensores de derechos de los inmigrantes.

8.- Asegurar que el arresto de un migrante indocumentado, sujeto a una posible deportación, se realiza conforme a la legislación en vigor, lo cual impone la obligación constitucional de aplicar el debido proceso legal por la vía del sistema judicial.

9.- México debe impugnar medidas discriminatorias acusando, sin evidencia, a un grupo étnico de la sociedad estadounidense, "un grupo que ya se siente víctima de un sistema persecutorio."

10.- Las autoridades mexicanas deben prohibir las deportaciones de individuos que no tengan probada nacionalidad mexicana.

11.- México debe manifestar preocupación sobre los 5 mil agentes adicionales que busca EU adherir a la patrulla fronteriza, los cuales se suman a 10 mil oficiales de migración.

UN DISCURSO DE ODIO

Del otro lado de Sepúlveda, Ana Cristina Ruelas, directora regional de Article 19 y quien acude para comentar la ponencia, es categórica.

Trump ha exacerbado dos discursos: Cualquier persona ajena es una amenaza y cualquier disidencia que no va con los intereses nacionales es falsa.

"Ha permitido que la discriminación y el odio se conviertan en una forma de vivir", señala.

Para Ruelas, la narrativa de Trump sólo impulsa que el gobierno mexicano siga fomentando la lucha contra "la palabra y la disidencia".

"La prensa en EU ahora es la verdadera disidencia que está en un campo de batalla en el que se enfrenta a un adversario tan pesado."

Ruelas cuenta que ahora los periodistas estadounidenses se acercan a la organización para preguntar cómo pueden mantener su resistencia "por las libertades que Trump está poniendo en juego".

La próxima ponencia del Seminario sobre Violencia y Paz, que organiza el Colegio de México, está programada para el 25 abril y se titula "Nueva política contra el crimen organizado".

***

Bernardo Sepúlveda fue vicepresidente de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Estudió Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y, además de su carrera como docente, de Derecho Internacional y de Organizaciones Internacionales en el Colegio de México, tiene una larga trayectoria en el servicio público.

En 1968 fue nombrado subdirector de asuntos legales de la secretaría de la Presidencia, cargo que dejó en 1970. Entre 1971 a 1973, fue director del programa de inversión extranjera, y entre 1976 y 1980, director general de asuntos internacionales de la Secretaría del Hacienda.

En 1982 fue embajador de México ante los Estados Unidos y, posteriormente Secretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Miguel de la Madrid. Entre 1989 y 1993, fue embajador de México ante el Reino Unido e Irlanda.

Te puede interesar:

México y Unión Europea en la era Trump

"Si Trump insiste con el muro, cerraremos el gobierno de EU": Senadores demócratas

"Está la posibilidad de abandonar el TLCAN", dice Videgaray (y reconoce coincidencias con AMLO)

#MiCountryTuCountry o cómo alzar la voz por los migrantes en asunción de #Trump

Visibilizan (y gritan) su repudio a Trump