ENTRETENIMIENTO

Una aterradora realidad (que también podría ser la tuya) reflejada en esta cinta

"La mirada es algo que no se olvida".

12/03/2017 3:49 PM CST | Actualizado 12/03/2017 4:30 PM CST

Cortesía.
"Una película que no provoca nada en el espectador es fallida. Ésta lo sería si además no confrontara a quien la ve con sus propias ideas del mundo".

La Libertad del Diablo es mirar a los ojos a la víctima y a los victimarios. Porque en el mirar hay un reconocimiento del otro. En el sicariato, por ejemplo, el tiro de gracia se da en la nuca, nunca se da de frente, ni se mira a la víctima a los ojos; cuando se jala el gatillo, aquel que va a ser violentado tiene los ojos cubiertos, para no mirarlo nunca.

La Libertad del Diablo es un documental que recaba testimonios de víctimas y victimarios, todos cubiertos con una aterradora máscara que refleja el dolor, desde por estar humedecida por las lágrimas de los familiares de los desaparecidos hasta por sofocar al militar o al sicario que la trae puesta.

El trabajo de Everardo González habla sobre la violencia que actualmente atraviesa nuestro país, en el que recientemente se descubrió que de agosto de 2016 a la fecha se encontraron 125 fosas clandestinas en Veracruz y 244 restos humanos. Y contando.

El director de cine conversó con madres de familia, hijas, hermanos, sicarios y militares, todos implicados en el tema de la desaparición forzada, para dar forma a este documental psicológico, en el que refleja cómo es que "el diablo anda suelto" en este país "para trabajar con impunidad y operar en absoluta libertad".

El cineasta lamenta cómo los mexicanos nos hemos vuelto tan indolentes que miramos del lado. Y se avergüenza por cómo nos han alimentado la idea de perseguir el poder "y ponerle valor monetario a la vida".

Eso es lo que tiene de cabeza al mundo, es lo que se le dice a un gobernador, que si no roba o se excede y no pisotea a sus gobernados será un fracasado; a un policía federal que si no somete, no es nadie; a un sicario...Everardo González

Cortesía.
El cineasta explicó que quienes aparecen en el documental tenían una necesidad real de expiar cosas y de liberarse de emociones, de entrar en una reflexión que no habían tenido la pausa de conseguir.

"Los criminales lo quieren todo —explicó—. Todo lo que les decimos que quieren tener. Por eso uno de ellos habla de sus propios hijos o hermanos o de sí mismo. Ese testimonio es espeluznante, cuando un joven sicario cae en la cuenta de que cada que arrodilla niños para quitarles la vida se ve reflejado en ellos, y se da cuenta de que esos niños arrodillados podrían ser él mismo", reflexionó.

La importancia de esta cinta la tiene la capacidad empática del espectador.

A veces a la ligera parecemos empáticos porque pareciera una posición cómoda. Por ejemplo, pienso mucho en mi hijo..., cuando veo el escenario de una madre que escarba en el desierto para descubrir los tenis del suyo y veo la imagen de los zapatos del mío, ahí realmente hay una conexión empática: Cuando no es un discurso, cuando sí se siente. Everardo González

El director lamentó la bestialidad y los retrocesos a la brutalidad y la barbarie que se viven en estos tiempos: "No sé si esto es más cruel que la Edad Media o la Cristiada (pero) no deberíamos estarlo viviendo, hoy, que se supone que tenemos comisiones de defensoría de derechos humanos, que se supone que evolucionamos como sociedad".

No estamos dejando un entramado moral sólido. Estamos enseñando a los más niños que no importa ser alguien respetable, honorable... Eso no importa, si no ser exitoso y rico, y restregarle en la cara del pobre y marginado lo que hay que tener.Everardo González.

La única forma que existe para dejar de perpetuar la violencia, señaló, está en la educación:

El cineasta lamento que a la ciudadanía pareciera no importarle este tema: "Hasta que no le pasa a las otras personas, a aquellos que no lo viralizaron, aquellos que no le pusieron atención, hasta que no les pasa a ellos... Así de jodida está la cosa".

Este documental compite por el premio Mezcal en la categoría Premiere Latinoamericana dentro del Festival Internacional de Cine de Guadalajara.

Cortesía.
La Libertad del Diablo de Everardo González compite por el premio Mezcal en la categoría Premiere Latinoamericana dentro del FICG.

También te puede interesar:

- La estrecha relación de H&M y sus fans mexicanos

- Las polémicas declaraciones de Margarita Zavala en Washington que generaron reacciones en redes

- 9 hábitos de personas en las relaciones más sanas