MÉXICO

Falla en el Metro de CDMX obliga a recrear el imaginario de José Emilio Pacheco

No buscaban una ciudad prehispánica perdida, pero cientos de usuarios quedaron atrapados en los túneles por un choque de un tren.

04/03/2017 12:32 AM CST | Actualizado 04/03/2017 1:16 AM CST

Twitter/AztecaNoticias

Solo tiene que subirse al último carro del último metro el viernes 13 de agosto en la estación Insurgentes, cuando el tren se detenga en el túnel entre Isabel la Católica y Pino Suárez y las puertas se abran por un instante, baje usted y camine hacia el oriente por el lado derecho de la vía hasta encontrar una luz verde (...) Pacheco, José Emilio (1972). "La fiesta brava" en El principio del placer.

Ni era 13 pero sí viernes, tampoco agosto y mucho menos Isabel la Católica ni Pino Suárez, pero cientos de personas —si no miles— tuvieron una experiencia similar a la del capitán Keller al caminar sobre las vías de la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

No se trató de un flashmob o de un ensayo previo al "arrimón consensuado" convocado este fin de semana —ni buscaban una ciudad subterránea tipo México-Tenochtitlán. La "razón" fue más sencilla: una falla de aparatos que, en principio, obligó a la marcha lenta de los trenes y, después, a brindar servicio Balderas-Universidad-Balderas.

¿Qué tipo de falla de aparatos podría obligar a un servicio parcial? ¿Dónde se originó? ¿Cuánto iba a tardar? ¿Una falla o se "aventó" alguien a las vías?

Jorge Gaviño, director del STC Metro, informó a Noticieros Televisa que la falla se debió al choque de un tren con las vías en la estación Tlatelolco, situación que se arreglaría hacia las 20:30 horas.

Pero a las 17:28 horas, momento del primer tuit del Metro CDMX y tres minutos después la foto de Manuel Córdova desde Tlatelolco, nadie se imaginaba el caos que estaba por desatarse.

Gaviño mencionó que un tren quedó en medio de una intersección. La desesperación por salir obligó a los pasajeros a abandonar los vagones y hacer los recorridos a pie, unos 300 metros.

"Los que quieran bajar ahí está la escalera", "Está muy atorado, esperamos a que se desahogue", "Dile que prenda la tele a ver qué dicen", expresaban usuarios afectados abordo de los vagones mientras afuera, sobre las vías, un mar de gente parsimonioso intentaba alumbrarse con las luces de los teléfonos móviles, como recogen estos videos.

Pero apenas superado el primer reto, había que tomar aliento para el segundo: subir las escaleras en busca de aire libre y conseguir en la superficie el camión, el taxi, el microbús o cualquier tipo de transporte móvil que los alejara del inframundo.

La centena de autobuses RTP para el tramo Indios Verdes-Balderas fue insuficiente; algunos vehículos de la Secretaría de Seguridad Pública también entraron al quite. Y la lentitud con la que se restableció el servicio de Metro tampoco ayudaba.

Fue un viernes peor que atípico para algunos de los 54.2 millones de pasajeros (primer cuatrimestre 2016) de las 21 estaciones con sus 23,609 kilómetros de longitud de la Línea 3.

Pero queda el consuelo que ese universo corrió mejor suerte que el viejo aficionado a la cultura prehispánica capitán Keller / el desilusionado conformista Andrés Quintana.

También te puede interesar:

- Esto significan los logos de 25 estaciones del Metro de Ciudad de México

- El vagón de mujeres: nos "cuidan" de las bestias

- VIDEO: ¿Qué admirarle a los mejores sistemas de metro del mundo?