ESTILO DE VIDA

Marca española copia diseños de mujeres chinantecas de Oaxaca

La firma vende un vestido con "bordado azteca".

21/02/2017 10:49 AM CST | Actualizado 21/02/2017 12:54 PM CST

Intropia

En la época en la que el fast fashion domina al mundo de la moda, no es raro que las empresas de retail se "inspiren" en diseños originales, aunque en ocasiones la delgada línea entre inspiración y plagio se desdibuja.

Y aunque la cultura mexicana y sus diseños han inspirado a grandes casas de moda como Jean Paul Gaultier y Givenchy, existen compañías que fuera de tomar algunos elementos del diseño artesanal mexicano y reinterpretarlo, simplemente hacen una copia al carbón.

De esto se quejan los habitantes de San Juan Bautista Tlacoazintepec, en Oaxaca, quienes a través de Facebook denunciaron el plagio de sus bordados por parte de la empresa de retail española Intropia.

De acuerdo a los vecinos de la comunidad, la empresa tiene disponible un vestido que se vende bajo la descripción "Vestido Midi bordado con detalles en zig-zag", y que hace apenas unos días se vendía como de "bordado azteca".

El vestido "muestra un plagio en el diseño del huipil chinanteco de uso diario", según señala una publicación del pueblo de San Juan Bautista Talcoazintepec, misma que exige iniciativas por parte del gobierno que protejan a las comunidades de "tales despojos".

Nos molesta mucho que copien nuestros diseños porque no saben ni siquiera lo que significa el bordado textil y todos los elementos que lo integran.

Hasta el momento, Intropia no ha hecho declaraciones sobre estas acusaciones que vinculan al vestido, que ofrece por 198 euros en su website, con los huipiles bordados por las mujeres de la comunidad Chinanteca en Oaxaca.

APROPIACIÓN CULTURAL

El pueblo de San Juan Bautista Talconazintepec no es el primero en Oaxaca en ser plagiado por parte de una compañía de ropa. Hace dos años, la comunidad Mixe se vio involucrada en una batalla similar con la casa de moda francesa Isabel Marant.

Y es que para su colección spring/summer 2015 titulada Étoile, la firma mandó a la pasarela varias piezas "inspiradas" en la comunidad Mixe, aunque en realidad se trataba de un plagio íntegro del típico bordado blanco y rojo de los mixes.

Después de una intensa campaña en medios y redes sociales, y el apoyo de personalidades, los habitantes de Santa María Tlahuitoltepec lograron que Marant retirara las piezas del mercado y que se declararan su vestimenta y lengua como patrimonio cultural intangible de la humanidad por la UNESCO.

También te puede interesar:

- Los inmigrantes de la moda tienen un poderoso mensaje para Trump

- El fashion show que vistió a todas sus modelos con hijabs

- El Palacio de Hierro aclara su relación comercial con Ivanka Trump