MÉXICO

La Semar resultó más "progre" que los legisladores con su visión de la Ley de Seguridad Interior

La Sedena y la Marina se han pronunciado por incluir en la Ley de Seguridad Interior aspectos como la corrupción política, la pobreza y la violencia de género.

20/02/2017 5:30 PM CST | Actualizado 20/02/2017 5:30 PM CST
Anadolu Agency via Getty Images

Las fuerzas armadas se han pronunciado en las últimas semanas por definir el término de seguridad interior desde una perspectiva que abarca más aspectos de la realidad nacional y pugnan por un combate a la corrupción política, la pobreza, el medio ambiente y la violencia de género, lo cual es una visión progresista que no toman en cuenta las iniciativas de Ley de Seguridad Interior que se discuten en el Congreso.

Dentro de la discusión de la iniciativa de ley, la semana pasada la Marina promovió un documento titulado Reconceptualizar la seguridad nacional de México: hacia un modelo integrador, elaborado por el almirante José Luis Vergara, en el cual se plantea que el concepto de seguridad interior debe incluir aspectos como la falta de legitimidad de las instituciones.

El estudio, publicado por el Centro de Estudios Superiores y Navales de México, alerta sobre seis factores internos que pueden amenazar la estabilidad de las instituciones a nivel político:

1) ausencia de acuerdos entre poderes públicos;

2) debilidad institucional del sistema de partidos;

3) procesos electorales ineficientes;

4) divorcio entre sociedad e instituciones públicas;

5) conflictos derivados de las condiciones laborales y sociales del país, que reducen el bienestar e impiden el desarrollo equitativo de los grupos sociales y la

6) erosión de la cohesión social.

En un punto que ha llamado la atención por ser inédito en la historia reciente, la Marina plantea que una de las prioridades de la seguridad interior debe ser la de combatir la corrupción de las élites políticas. Esto porque además de combatir "los actos de corrupción de la élite política e impunidad de la élite política ante la comisión de delitos", la Semar propone medir el "factor político de la seguridad del país" mediante variables como "cultura política, ideología política, acciones de las élites orientadas hacia el bien común, comunicación entre gobernados y gobernantes, situación geopolítica ventajosa para el país, ordenamiento jurídico eficiente y eficaz, régimen político, y uso de tecnologías para la comunicación política".

CRÍTICA DEL LIBERALISMO ECONÓMICO

El modelo de seguridad interior propuesto por la Marina "considera que la adopción del enfoque liberal en la política económica ha generado cinco grandes situaciones que comprometen la seguridad de la economía de nuestro país.

Los ejes que la Semar afirma que significan un riesgo para el país son los que han estado en la tribuna de la opinión pública por años y que van desde la dependencia de la entrada de capitales extranjeros, a la existencia de un sistema bancario que no ha impulsado el desarrollo de los sectores productivos y la generación de empleos; así como "la inversión extranjera que se apropia de los recursos nacionales, en los sectores de desarrollo estratégicos (petróleo, electricidad, minería, etc.) y genera más efectos negativos que positivos en la economía nacional".

La Semar también alerta sobre la erosión de la planta productiva del país y la debilidad del mercado interno. En cuanto a las finanzas del Estado y la iniciativa privada, en el estudio se ponen focos rojos al tema de la deuda y la poca capacidad de ahorro.

¿CALIDAD DE VIDA Y MEDIO AMBIENTE?

El estudio también propone incluir una dimensión de seguridad psicosocial, lo cual se refiere a la calidad de vida con la que viven y perciben el conjunto de la población de un Estado como objeto de referencia de la seguridad nacional, para lo cual, se propone incluir estudios nacionales e internacionales como el Índice de Estados Frágiles o el Índice Global de Impunidad.

El documento de la Marina hace mención de las amenazas ambientales como el deterioro de la reserva de recursos naturales y de la biodiversidad; agotamiento de mantos acuíferos y deterioro de zonas de recarga; delitos ambientales facilitados por corrupción de autoridades; introducción no controlada de cultivos y organismos modificados genéticamente, y falta de una cultura de protección al medio ambiente.

El estudio también resalta la alta vulnerabilidad de niñas y mujeres, cuyas principales amenazas provienen "en primera instancia del orden jerárquico patriarcal y violento, caracterizado por instituciones exclusivas, dominantes y autoritarias como los gobiernos no democráticos, iglesias, y las élites", por lo cual la Marina considera necesario atender la violencia de género dentro de un concepto amplio de seguridad interior.

El documento no sólo expresa la postura de la Marina, también hace una recapitulación de los principales problemas que enfrenta México.

LA POSTURA DE LA SEDENA

El pasado domingo, el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, se pronunció a favor de un enfoque multidimensional de seguridad interior, tras señalar que las fuerzas armadas son respetuosas del Estado de derecho y que no pretenden redactar una Ley de Seguridad Interior "a modo".

"La iniciativa debe contener un concepto multidimensional que involucre a todas las autoridades, bajo los principios de legalidad, responsabilidad, derechos humanos y gradualidad. Es decir, no debe ser una ley a modo para las fuerzas armadas", apuntó Cienfuegos el pasado domingo durante un evento realizado en el Campo Militar número 25 de la ciudad de Puebla y en el marco del Día del Ejercito Mexicano.

"A quienes, por falta de información o tergiversación u otros interés no visibles, señalan que la iniciativa induce a la institucionalización de militares en seguridad pública o a su militarización, les aclaramos que las Fuerzas Armadas creen, respetan e impulsan el Estado de derecho y gobernabilidad democrática", agregó Cienfuegos.

Inadmisibles, descalificaciones sin sustento contra Fuerzas Armadas: Peña Nieto

EL FACTOR MULTIDIMENSIONAL DE LA SEGURIDAD INTERIOR QUE NO CONSIDERA EL CONGRESO

De las cuatro iniciativas para la creación de una Ley de Seguridad Interior que se discuten actualmente en el Congreso, sólo una hace mención al enfoque multidimensional de la seguridad interior.

Se trata de la iniciativa del PRI, presentada por los diputados César Camacho Quiroz y Martha Sofía Tamayo, en la cual menciona el enfoque multidimensional de la seguridad nacional, en alusión al Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018, tal como viene en la exposición de motivos, aún cuando en la redacción de la ley no se hace ninguna mención a dicho enfoque.

El resto de las iniciativas, presentadas por el senador del PAN, Roberto Gil Zuarth, el diputado del PAN Jorge Ramos y el senador del PRD, Miguel Barbosa, no hacen mención alguna al enfoque multidimensional de la seguridad interior propuesto por la Marina y la Sedena.