MÉXICO

Crisis hídrica colapsa, gota a gota, a la CDMX

Mal drenaje, inundaciones, falta de agua, cambio climático... todo lleva a la Ciudad a desecarse y hundirse cada año más.

20/02/2017 1:57 PM CST | Actualizado 20/02/2017 3:55 PM CST
Cuartoscuro.

La Ciudad de México se encuentra a 2 mil 240 metros del nivel del mar y, es un hecho, se está hundiendo.

Fue en 1900 cuando se emprendió lo que fue visto como una gran obra para evitar frenar el hundimiento. Fue así como vio la luz el Gran Canal, a fin de desaguar. Mover miles de litros de agua por segundo a lo largo de 47 kilómetros de largo que mide la estructura.

En uno más de los contrastes de la Ciudad de México, por un lado hay que drenar las aguas residuales y, por el otro, hay que buscar mantos acuíferos que puedan seguir proveyendo a la gran urbe de agua para uso y consumo humano.

Entre tanta búsqueda, los mantos freáticos también han terminado por desecarse, causando, --otra vez—hundimiento.

A esto, hay que agregar el cambio climático que también vulnera la estabilidad de la CDMX.

Arnoldo Kramer, director de la oficina de Resiliencia de la Ciudad de México, señaló a The New York Times que "el cambio climático se ha convertido en la amenaza a largo plazo más grande para el futuro de la ciudad. Y esto es porque está vinculado al agua, la salud, la contaminación del aire, la interrupción del tránsito a causa de inundaciones, la vulnerabilidad de la vivienda por derrumbes, lo cual quiere decir que no podemos empezar a atender ninguno de los problemas reales de la ciudad sin hacer frente a la cuestión climática".

Para 2050, según un estudio citado por NYT, habrá más de 700 millones de refugiados climáticos.

El hundimiento de la capital mexicana, analizado bajo esos parámetros, es abordado por un reportaje publicado por el diario neoyorquino.

The New York Times también apunta que, actualmente, la Ciudad importa casi el 40 por ciento de su agua de fuentes remotas, para después desperdiciar más del 40 por ciento del agua que corre a lo largo de sus aproximadamente 12 mil kilómetros de tuberías debido a fugas y ordeña.

Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, advierte un desastre hídrico debido a dos efectos provocados por el calentamiento global.

"Esperamos lluvias más fuertes e intensas, lo cual significa más inundaciones, pero también sequías más prolongadas y fuertes".

Si deja de llover en las presas de las que la ciudad se abastece, dijo al Times, "vamos a enfrentar un desastre potencial. No hay cómo contar con suficientes camiones de agua para lidiar con un escenario como ese".

"Si tenemos los problemas que han tenido California y São Paulo", advirtió, "existirá la seria posibilidad de que haya disturbios".

El problema además se solivianta debido al tipo de suelo poroso de la capital, donde antes hubo lagos, lo cual lo hace fangoso e inestable.

"Hay desarrollos urbanos sobre la mayor parte de esta tierra porosa, incluyendo largos tramos que la ciudad supuestamente había reservado para la agricultura y la protección, denominados 'suelo de conservación'. Así que la tierra porosa se encuentra sepultada bajo concreto y asfalto, lo que evita que la lluvia se filtre hacia los mantos acuíferos, ocasionando inundaciones y creando 'islas de calor' que elevan las temperaturas aún más y que solo aumentan la demanda de agua", apunta el Times.

Lee aquí el reportaje íntegro (en inglés).

Te puede interesar:

Las novedades ecológicas del nuevo Pujol

Por si no lo sabías: hay materia fecal en prácticamente todo

Activistas proimpuesto al refresco fueron espiados en México: 'NYT'