INTERNACIONAL

Madre mexicana que podría ser deportada busca refugio en una iglesia en Denver

"No pasa nada mami", le dijo su hija de seis años. "En la iglesia estarás a salvo".

17/02/2017 2:34 PM CST | Actualizado 17/02/2017 2:40 PM CST

Una madre de cuatro que podría ser deportada se refugió en una iglesia en Denver después de que funcionarios de inmigración le negaron la solicitud de extender su estancia bajo la orden de deportación. ​​​​​​

Jeanette Vizguerra tenía una cita para presentarse con los oficiales del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) el miércoles en la mañana, algo que ha hecho varias veces antes sin ningún problema desde que llegó a Estados Unidos desde México, 20 años atrás.

Pero esta vez se sintió diferente, dijo, así que decidió no asistir a la cita. Aunque ICE le ha concedido la estancia cinco veces, en tanto aplica a la visa U --un visado específico para las víctimas de violencia--, esta vez se retrasaron y luego se la negaron de último momento, explicando que era porque no se presentó el miércoles.

"Entramos y el recibidor estaba lleno de policías de ICE, así que parecía muy claro que estaban preparados para arrestarla en el momento", la pastora Anne Dunlap quien acudió a las oficinas de ICE en vez de Vizguerra le dijo a una multitud el miércoles. "Subimos con algunos del personal y... le negaron la estancia".

"Su explicación es que la razón es porque no se presentó hoy --por eso le negaron la estancia-- pero sabemos que eso no es cierto, porque tuvieron 69 días para responder a su solicitud, la cual pudieron haber respondido desde el principio", agregó. "Conocen su caso, ella no es una desconocida para ellos".

Marc Piscotty via Getty Images

Vizguerra y su esposo llegaron a Estados Unidos en 1997. Huían de la violencia en la Ciudad de México, donde su esposo fue secuestrado tres veces mientras trabajaba como conductor de autobús.

Le dijo al Washington Post que su decisión de buscar un santuario no fue sencilla. Tiene tres hijos en casa: Luna de 12 años, Roberto de 10 y Zury de seis, quienes ahora dependen del resto de la familia, incluida su hija de 26 años, Tania Baez, para que los apoye.

La semana pasada dijo que sentó a su familia para repasar un plan de emergencia, incluida la posibilidad de buscar refugio en una iglesia. "El más pequeño me dijo: 'no pasa nada, mami. En la iglesia estarás a salvo'", recuerda.

Lo que creían era un último recurso, se convirtió en su realidad.

"Si el sistema cree que puede quebrarme, que me puede hacer arrodillarme, el sistema se equivoca", le dijo Vizguerra a sus defensores en la Iglesia Unitaria de Denver el miércoles en la tarde. Con lágrimas en los ojos, abrazó a sus hijos que estaban detrás de ella y agregó: "Ahora pueden entender la razón por la que estoy peleando fuertemente para ganar mi caso".

Marc Piscotty via Getty Images

El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha firmado varias órdenes ejecutivas relacionadas con ejecución de políticas migratorias desde que asumió la presidencia. Mientras el expresidente Barack Obama ordenó a ICE a enfocarse principalmente en los inmigrantes condenados por cometer algún crimen. Trump ha liberado esta restricción ampliamente. Una acción de deportación multiestatal causó caos la semana pasada y detuvo a 680 personas.

El fiscal Hans Meyer ha representado a Vizguerra desde 2009, cuando un policía la aparcó y le preguntó si estaba en el país de manera legal. Desde entonces, ella ha estado dentro y fuera de los juzgados y centros de detención defendiendo su caso.

El vocero de ICE, Shawn Neudauer, dijo el miércoles en un comunicado que la agencia considera a Vizguerra un "objetivo prioritario".

Meyer le dijo a The Huffington Post que Vizguerra tiene dos delitos menores en su registro: uno por entrar de manera ilegal al país y el segundo por utilizar un número del seguro social falso para encontrar trabajo.

"He tenido el privilegio de representar a Jeanette estos últimos cuatro o cinco años", dijo Meyers a los manifestantes y medios que se presentaron fuera de la audiencia el miércoles. Describió a su cliente como alguien que aporta a la comunidad y que, como sobreviviente de violencia, se compromete a los derechos de los otros.

"Hoy es el día que avanzamos para defender a Jeanette y nuestras comunidades contra la administración de Trump", agregó. "El caso de Jeanette es la primera muestra de la brutalidad y estupidez de los planes de inmigración de Trump, así de sencillo".

Este artículo se publicó originalmente en The Huffington Post.

También te puede interesar:

- EU enfrenta la vida sin inmigrantes en una protesta nacional

- Ciudades de EU se quedan sin inmigrantes por un día

- Detención de 'dreamer' mexicano desata furia de cientos de activistas de EU