INTERNACIONAL

EU enfrenta la vida sin inmigrantes en una protesta nacional

Las empresas se paralizaron en todo el país cuando marchistas y huelguistas se opusieron a la represión de Trump.

17/02/2017 7:07 AM CST | Actualizado 17/02/2017 7:07 AM CST
Roque Planas/The Huffington Post
Noemí, de 17 años, al lado de su hermanita que ondea una bandera estadounidense enfrente del Ayuntamiento de Austin este 16 de febrero, durante la manifestación a favor de los inmigrantes amenazados por el presidente Donald Trump.

AUSTIN - Los inmigrantes de todo Estados Unidos se mantuvieron alejados del trabajo, faltaron a la escuela o evitaron hacer compras este jueves en apoyo de un movimiento de base con el objetivo de mostrar al país lo que significa "un día sin inmigrantes".

En un esfuerzo por combatir la represión a la inmigración del presidente Donald Trump, restaurantes y otros negocios cerraron sus puertas en Chicago, Austin, San Francisco, Detroit, Nueva York, Washington DC, Charlotte y otras ciudades, ya sea en apoyo a la comunidad inmigrante o porque también pocos empleados acudieron a trabajar.

The Huffington Post se ha reservado los nombres de varios de los que hablaron este jueves para protegerlos de posibles represalias por parte de las autoridades de inmigración.

ROQUE PLANAS/THE HUFFINGTON POST
Los manifestantes marcharon por la avenida Congress en el centro de Austin este 16 de febrero de 2017, hacia el Legislativo del estado de Texas en apoyo de los derechos de los inmigrantes tras una serie de cientos de arrestos por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). La marcha fue una de las muchas en todo el país anunciada como Día sin inmigrantes, en protesta por la represión del presidente Donald Trump.

En Austin, cientos se reunieron afuera de la alcaldía, causando aplausos mientras que desde los coches que pasaban sonaban el claxon en apoyo. Noemí, de 17 años, agitó una bandera estadounidense con su hermana frente al edificio. Ambas son ciudadanas estadounidenses, pero se preocupan por sus padres indocumentados.

"Estoy aquí por mi familia", dijo Noemí, quien faltó un día a la escuela para asistir a la manifestación, a The Huffington Post. "Mis padres vinieron a este país hace 23 años, han hecho sus vidas aquí... Queremos hacer de la ciudad un lugar mejor para vivir. Esta ciudad se desmoronaría sin inmigrantes".

La madre de Noemí se ocupa de sus tres hijas en casa mientras su marido trabaja en la construcción. Dijo que por primera vez en su vida, ella tiene miedo de salir de la casa, después de una serie de detenciones a inmigrantes, personas con antecedentes penales limpios detenidos. En los últimos años, el gobierno de Obama centró los procedimientos de deportación principalmente en personas que cometieron crímenes graves o personas que cruzaron recientemente, mientras que en gran parte perdonaron a personas con registros limpios y vínculos de larga data con el país.

"Solía sentirme segura de que mi esposo regresaría a casa después del trabajo, como siempre lo ha hecho", dijo la madre de Noemí. "Ahora no lo sabemos".

Ciudades de EU se quedan sin inmigrantes un día

Roque Planas/The Huffington Post
Noemí (derecha), y su hermanita durante la protesta.

Varios inmigrantes, entre ellos el padre de Noemí, dijeron que sus jefes apoyaban su decisión de huelga. Quince miembros de su equipo de construcción de 25 personas pidieron el día libre, por lo que su jefe canceló las operaciones. Eso significa un día sin salario, ya que reciben pago por hora.

Guillermo Gutiérrez, un inmigrante de origen mexicano que se convirtió en ciudadano hace años, dijo que ayunó durante el día y se retiró de su trabajo en mantenimiento de departamentos para asistir a la marcha.

"Le dije [a mi jefe] que iba a echarme de menos hoy y él dijo: 'Ese es su derecho como ciudadano'", dijo Gutiérrez. "Para aquellos que no tienen papeles, tenemos que estar aquí hoy".

Desde el Ayuntamiento, los manifestantes marcharon al Legislativo de Texas, ondeando banderas estadounidenses y mexicanas y cantando, "USA, No Trump, No KKK, No racists!".

Cliff Wilson, de 57 años, solo oyó hablar de los cierres de restaurantes y protestas cuando vio a los manifestantes caminando por la avenida Congress. Caminó hasta La Peña, una galería de arte, y vio un letrero que decía que cerraría el día para apoyar a los inmigrantes.

"Dios los bendiga", dijo Wilson, refiriéndose a los inmigrantes. "¿Sabes lo que haces cuando preparas comida para alguien? Estás haciendo feliz a la gente".

Una maestra de Austin en una escuela fuertemente hispana dijo que solo cuatro de sus 26 estudiantes fueron a clase el jueves debido a la huelga. A veces durante el día, ella dio clases solo a un estudiante.

"Realmente no esperábamos todas estas ausencias", dijo. "Estábamos preparados para algunos, pero nunca imaginamos que sería tan grande".

Courtesy Of Austin Teacher
En un momento, una profesora de Austin tuvo solo un estudiante en su clase.

Un McDonald's en el lado sur de Austin también fue cerrado, según el reportero de Spectrum News Austin, Stef Manisero. La oficina corporativa de McDonald's no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Escenas similares se desarrollaron en otras ciudades del país.

Los chefs de alto nivel y los restaurantes de propiedad familiar resultaron ser poderosos aliados, muchos de ellos cerrando sus puertas en apoyo de los millones de empleados inmigrantes que son una parte esencial de la industria alimentaria.

El chef español José Andrés, que se vio envuelto en una batalla legal con Trump después de retirar los planes de abrir un restaurante en un hotel del empresario, cerró los cinco restaurantes de Washington DC en solidaridad este jueves. La cadena de restaurantes Sweetgreen cerró 18 de sus locales de DC, también en apoyo de sus miembros del equipo. Algunos restaurantes cerca del Pentágono, incluyendo un Dunkin' Donuts y Starbucks, también fueron cerrados, según el reportero de Defense One Marcus Weisgerber en Twitter.

BLOG: De la granja a la mesa. La vida de los inmigrantes que cultivan lo que comen los estadounidenses

El chef Rick Bayless cerró cuatro de sus restaurantes de Chicago y prometió donar el 10% de los ingresos de otros dos a la Coalición por los Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Illinois. En la ciudad de Nueva York, el grupo de restaurantes Blue Ribbon cerró la mayoría de sus locales y emitió una declaración de solidaridad.

"Estamos 100% respaldando a nuestros empleados, ya sean inmigrantes o nacidos en Estados Unidos, detrás de la casa o frente a la casa", dice la declaración del grupo. "Cuando los empleados que no han perdido un día de trabajo en casi 25 años vienen y piden un día libre para marchar contra la injusticia, la respuesta es fácil".

El gobierno de Trump ha detenido a más de 680 personas en una operación llamada Cross-Check, de acuerdo con el secretario John Kelly, del Departamento de Seguridad Nacional. Las nuevas directivas de inmigración del presidente, que ven prácticamente a todos los inmigrantes indocumentados como prioridades para la deportación, han enfurecido a activistas e inmigrantes.

Las manifestaciones del jueves recordaron las huelgas y protestas del 1 de mayo de 2006, una serie de manifestaciones a nivel nacional que también fueron publicadas como Un día sin inmigrantes o El gran boicot estadounidense.

En ese momento, más de un millón de manifestantes en respuesta a un proyecto de ley del Congreso que habría aumentado la seguridad en las fronteras y convirtió en un delito grave ser un inmigrante indocumentado que vive en Estados Unidos.

También te puede interesar:

- El plan de deportación masiva de Trump saldrá MUY CARO

- BLOG: A mis amigos estadounidenses

- 11 documentales imperdibles sobre inmigrantes en EU

Esta nota se publicó originalmente en The Huffington Post