UN MUNDO MEJOR

Los seres humanos somos más vegetales de lo que podríamos pensar

Las plantas son inteligentes, complejas y más parecidas a nosotros de lo que creemos.

16/02/2017 11:37 AM CST | Actualizado 16/02/2017 12:20 PM CST

4maksym via Getty Images
¡Mírame, siénteme!

Comprender que tenemos algunas cosas en común con las plantas nos da la gran oportunidad de aceptar que somos más vegetales de lo que nos gusta pensar, y que las plantas son más animales de lo que normalmente asumimos, dijo el profesor de la Universidad de Missouri en Columbia, Jack C. Schultz, al hablar de que las plantas pueden ver, escuchar, oler y responder.

Las investigaciones en torno a la capacidad sensitiva y la inteligencia de las plantas tienen historia.

En 2014, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Missouri descubrió cómo reaccionan las plantas ante los sonidos que hacen las orugas al posarse sobre ellas y comerlas. Un año después, el profesor de la Universidad de Florencia y director del laboratorio internacional de Neurobiología Vegetal y autor del libro Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal, Stefano Mancuso, aseguró que "no hay diferencia entre la inteligencia de los animales y la de las plantas".

No hay diferencia entre la inteligencia de animales y plantas. El problema de la inteligencia es su definición. Solemos limitarla al ámbito humano o a animales parecidos al ser humano (...) Yo la defino como la capacidad de resolver problemas (...) La inteligencia es una propiedad de la vida que todos los seres vivos deben tener para sobrevivir.Stefano Mancuso

Ahora el profesor de la Universidad de Missouri, Jack C. Schultz, quien ha dedicado cuatro décadas de su vida en investigar las interacciones entre plantas e insectos, es el que se ha concentrado en analizar las "maniobras" de las plantas: luchan por su territorio, buscan alimento, esquivan a sus depredadores y atrapan a las presas.

Su comportamiento puede ser visto, por ejemplo, en el documental Life de David Attenborough.

También está el hecho de que las plantas no tienen capacidad de movimiento, lo cual hace más tenaz su trabajo por la supervivencia.

"El enraizamiento de las plantas significa que en realidad tienen que ser mucho más conscientes de su entorno", pues no tienen la habilidad de escapar del mal clima o de migrar en busca de comida y pareja, como hacen los animales, dijo Daniel Chamovitz, director del Centro Manna de Biociencias de Plantas de la Universidad de Tel Aviv.

Todo lo anterior demuestra la gran sensibilidad que tienen las plantas, que —aunque carezcan de un sistema nervioso o de un cerebro— se comunican a través de señales eléctricas (usan fotorreceptores para "ver"), tanto entre ellas como para influir en los animales y en los seres humanos.

Asi que si todavía no nos queda claro que plantas y animales comparten cosas en común, es hora de que empecemos a hacerlo y dejemos de considerarlas simples objetos de decoración.

También te puede interesar:

- Parejas LGBT que han ayudado a visibilizar otras formas de amar

- Blindar las remesas ante Trump, pero ¿cómo?

- 25 hermosas especies mexicanas que están en peligro de extinción