INTERNACIONAL

A Donald Trump no le importaba que Michael Flynn hablara con los rusos

Pero los consejeros de seguridad nacional no debieron de haber mentido sobre eso.

14/02/2017 4:45 PM CST | Actualizado 14/02/2017 4:51 PM CST
Win McNamee via Getty Images

El martes, la Casa Blanca intentó darle el mejor giro a la debacle alrededor de las conversaciones que mantuvo Michael Flynn con el gobierno ruso previo a la inauguración presidencial, declarando que no se rompió ninguna ley y que la revocación se basó en la falta de confianza entre el presidente y el asesor de seguridad nacional.

"No era un problema de ley, era un problema de confianza", le dijo en repetidas ocasiones el secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer a los reporteros.

Flynn renunció el lunes en la noche después de acumularse información sobre la discusión que había tenido con oficiales rusos en diciembre sobre las sanciones, antes de que el presidente Donald Trump tomara posesión. Según Spicer, el presidente personalmente le pidió a su asesor de seguridad que renunciara, contrario a lo que funcionarios administrativos explicaron el lunes en la noche y el martes en la mañana, e insistió en que el presidente "actuó de manera inmediata y decisiva" y fue "increíblemente decisivo" con el tema.

Pero no fue inmediato. Spicer admitió que Trump supo sobre las discusiones de Flynn con el gobierno ruso desde semanas antes, a finales de enero. El presidente y su equipo, agregó, lo discutieron todos los días, pero no hicieron nada hasta el lunes. Según Spencer, la razón por la que tomó el tiempo que tomó es porque Flynn necesitaba el "proceso reglamentario".

Las conversaciones de Flynn con el embajador ruso, Sergey Kislyak, se llevaron a cabo un día antes de que la administración del presidente Barack Obama anunció las sanciones al gobierno ruso después de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos concluyeron que altos funcionarios interfirieron en las elecciones de 2016 para ayudar a ganar a Trump. Flynn y otros funcionarios de la administración de Trump han negado rotundamente que dichas conversaciones se hayan efectuado. Pero las transcripciones de una grabación telefónica mostraron que las declaraciones eran falsas.

Los expertos han mencionado la posibilidad de que Flynn puede haber violado la Ley Logan, que prohíbe a los ciudadanos civiles interferir en relaciones exteriores. El jueves, demócratas y republicanos en el Capitolio empezaron a cuestionarse si alguien más, incluido Trumo, sabía lo que estaba haciendo Flynn. Spicer negó que Trump le haya pedido Flynn discutir las sanciones. Pero insistió que Trump "no tenía problema" con Flynn hablando con funcionarios rusos.

"Lo diré lo más claro posible: No había nada que el general Flynn hiciera en cuestión de conducirse a él mismo que fuera un problema", dijo Spicer, agregando que el asesor de la Casa Blanca estaba de acuerdo con esta evaluación.

Por el contrario, lo que molestó al presidente, según Spicer, fue que Flynn le dijo al vicepresidente Mike Pence que él nunca había discutido las sanciones y Pence subsecuentemente dijo eso mismo en televisión, repitiendo la mentira de Flynn.

El Washington Post reportó que el departamento de Justicia primero informó a la administración el mes pasado que creía que Flynn había confundido a la administración cuando dijo que no había discutido las sanciones durante una llamada a finales de diciembre. La fiscal general Sally Yates también dijo que creía que Flynn era vulnerable a extorsiones de los rusos por la información que escondía. Trump después despidió a Yates porque se rehusó a defender el veto a refugiados y migrantes de siete países de mayoría musulmana.

Spicer continuó diciendo que no había habido ninguna conversación con funcionarios rusos durante la campaña, a pesar de los reportes que testificaban que miembros del equipo de Trump lo habían hecho, y no especificaron si la Casa Blanca compartiría las transcripciones de las llamadas de Flynn sobre las sanciones.

Respecto a si otros funcionarios hablaron sobre levantar las sanciones con Rusia, Spicer dijo que "hasta donde están enterados, ese fue un caso aislado".

Este artículo se publicó originalmente en The Huffington Post.

También te puede interesar:

- Por su escándalo de Seguridad Nacional, La Casa Blanca está en llamas

- Renuncia el asesor de seguridad nacional de Trump

- Para el estratega en jefe de Trump el apocalipsis ya está aquí