MÉXICO

Los operativos agresivos de las fuerzas armadas contra líderes criminales

El Jefe de Jefes, Nacho Coronel y el H2 son algunos los líderes del narcotráfico que han muerto en operativos de las fuerzas armadas, a diferencia de otras capturas.

13/02/2017 6:30 AM CST | Actualizado 13/02/2017 7:45 AM CST
RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO.COM

El Jefe de Jefes, Nacho Coronel, Tony Tormenta, el Chayo, el Lazca, Kike Plancarte y el H2 son las cabezas del crimen organizado que en la última década han sido ubicadas y muertas en confrontaciones con las fuerzas armadas de México.

Sin embargo, estos operativos destacan por una inusual violencia, a diferencia de la detención de otros capos "sin efectuar un solo disparo", como ha destacado la Secretaría de Marina (Semar) en sus comunicados.

La exhibición de un cadáver 'adinerado'

La tarde del 16 de diciembre de 2009 corrió como pólvora el trascendido de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, el Jefe de Jefes y/o el Barbas, en un enfrentamiento en Cuernavaca, Morelos. Al anochecer, la información se confirmó.

Elementos de la Marina ubicaron a Beltrán Leyva, uno de los narcotraficantes más buscados en México y Estados Unidos, en el fraccionamiento Altitudes en Cuernavaca, donde tras un enfrentamiento de más de cuatro horas, perdió la vida junto con cuatro escoltas, de los cuales uno se suicidó al verse rodeado.

Varios medios difundieron videos del momento del choque armado, y otros más de cómo quedó el lugar tras los hechos.

Imágenes de marinos armados caminando en un departamento repleto de sangre y agujeros en las paredes provocados por los disparos, cerca del cuerpo baleado del Jefe de jefes, sorprendieron en aquel año, pues era la primera vez que este tipo de contenido se hacía público.

Pese a la crudeza de las imágenes, el entonces gobierno federal de Felipe Calderón publicó una imagen del cadáver del fundador del cártel de los hermanos Beltrán. El cuerpo tirado en el piso con los pantalones a medio subir y cubierto con billetes ensangrentados.

Horas después, Calderón pronunció un discurso en el que dejó al descubierto la identidad de Melquisedec Angulo Córdova, un marino caído durante el enfrentamiento.

En venganza, sicarios de los hermanos Beltrán irrumpieron en la casa de Angulo y asesinaron a su madre y hermanos, tras el velatorio el 22 de diciembre.

CUARTOSCURO.COM

'Helada' captura

Tras una emboscada por un grupo de élite del Ejército, Ignacio Nacho Coronel Villareal, el Rey del Cristal, murió el 29 de julio de 2010 en su casa de seguridad en Zapopan, Jalisco.

Rodeado por aire y tierra por elementos de las fuerzas armadas, el capo del cártel de Sinaloa intentó defenderse con un rifle de asalto, mató a un soldado e hirió a otro; sin embargo, fue embestido al momento.

Aunque en dicha ocasión, el gobierno fue más mesurado en hacer pública la fotografía del cadáver, algunos medios la dieron a conocer. En ella, Coronel aparecía tirado en el piso con una playera blanca deportiva, teñida por la sangre.

Nacho Coronel, identificado como una de las personas más cercanas a Joaquín el Chapo Guzmán, era el encargado del trasiego de cristal a Estados Unidos, de ahí su sobrenombre.

LEO ESPINOZA/EL DEBATE DE CULIACAN/CUARTOSCURO.COM

'Tormenta' de balas a Tony

Ocho horas duró el intercambio de disparos entre integrantes del cártel del Golfo y efectivos de la Semar y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en Matamoros, Tamaulipas, el 6 de noviembre de 2010.

Ezequiel Cárdenas, hermano de Osiel Cárdenas Guillén —detenido y extraditado a EU—, murió en un enfrentamiento acompañado de cuatro escoltas en un domicilio donde se resguardó tras una persecución. En el lugar, también fallecieron tres marinos, un militar, y el reportero Carlos Alberto Guajardo Romero, quien cubría los hechos.

Mejor conocido como Tony Tormenta, Ezquiel Cárdenas encabezaba la lista de narcos más buscados en México y EU. El operativo que inició tras una llamada anónima a las autoridades, fue realizado por un enorme equipo de las fuerzas armadas, más de 10 vehículos y tres helicópteros.

SEMAR/CUARTOSCURO.COM

¿Y el cuerpo del exmilitar?

El gobierno estadounidense ofrecía hasta 5 millones de dólares a quien proporcionara información sobre Heriberto Lazcano Lazcano, conocido por sus alias el Lazca, el Verdugo y/o el Z-3.

El exmilitar de élite y líder principal de Los Zetas falleció durante un enfrentamiento contra la Marina el 7 de octubre de 2012, en Progreso, Coahuila.

Junto al narcotraficante, considerado uno de los más sanguinarios, también murió su escolta Mario Alberto Rodríguez Rodríguez tras asistir a un juego de beisbol. El Lazca recibió al menos tres disparos, uno de ellos en la nuca, según el reporte oficial.

Los marinos, sin saber que habían asesinado al segundo capo más buscado por México y EU, entregaron el cuerpo a la Procuraduría General de Justicia del estado, y ésta hizo lo mismo a un velatorio, donde irrumpió un comando que sustrajo los restos.

El cuerpo, que de acuerdo con el propio gobierno federal fue robado por Miguel Treviño Morales, el Z40, segundo al mando —detenido un año después— nunca apareció.

Si eso parecía no tener sentido, las dudas alrededor del caso aumentaron, pese a las supuestas fotografías difundidas de sus restos, luego de que la agencia estadounidense Drug Enforcement Administration (DEA, por sus siglas en inglés), reportara que no coincidía su ficha de datos con la proporcionada por las autoridades mexicanas.

FRANCISCO VILLEDA /CUARTOSCURO.COM

Un capo ¿zombi?

Festejaba su cumpleaños número 44 en Tumbiscatío, Michoacán, cuando fue sorprendido por integrantes de la Semar y la Sedena, el 9 de marzo de 2014.

Acompañado de su familia y algunas armas de fuego, Nazario Moreno, el Chayo, perdió la vida en su intento por evadir a las fuerzas armadas.

El fundador seudoreligioso de La Familia Michoacana era otro de los narcotraficantes más acechados por el gobierno federal, quien en su obsesión por hallarlo, lo dio muerto en un presunto enfrentamiento en 2011, pese a que nunca contó con el cuerpo.

Poco después de la verdadera y comprobada muerte del Chayo, Enrique Plancarte y Servando Gómez, la Tuta, anunciaron la extinción de La Familia para transformarse en el cártel de Los Caballeros Templarios.

Un año después, el entonces comisionado para la Seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo, informó que el también conocido como el Doctor y/o el más Loco, obligaba a los integrantes de su organización delictiva a descuartizar cuerpos y comerlos, como parte de una iniciación.

CUARTOSCURO.COM

El partido que inició la caída de los templarios

Enrique Plancarte Solís fue perseguido por integrantes de la armada mexicana, un mes antes de su muerte el 31 de marzo de 2014.

Mejor conocido como Kike Plancarte, el segundo al mando de Los Caballeros Templarios murió en un enfrentamiento en Colón, Querétaro, mientras presenciaba un partido de futbol.

El operativo implementado por la Sedena y la Semar contó con la participación de cerca de 200 elementos y dos helicópteros.

Plancarte Solís, por quien la Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía un recompensa de 10 millones de pesos por su captura, era acusado de los presuntos delitos de delincuencia organizada y salud. Murió días después de la captura de uno de sus principales colaboradores, el Mani.

FAUSTINO GARCÍA /CUARTOSCURO.COM

Una escena de película

El pasado jueves, la Marina ubicó y asesinó en Tepic, Nayarit, a Juan Francisco Patrón Sánchez, el H2, líder del ya quebrantado cártel de los Beltrán Leyva.

Como en una escena de película, se dio a conocer un video en el que marinos lanzaron una ráfaga de disparos desde un helicóptero, contra un inmueble en la colonia Lindavista.

El H2 tomó el poder del cártel tras la detención de Héctor Beltrán Leyva, el H, en 2014.

TWITTER

También te puede interesar:

- Un aparatoso operativo aéreo para acabar con un líder de los Beltrán Leyva

- Esta es la versión de la Semar sobre el operativo donde murió el H2