ESTILO DE VIDA

Tres lecciones de vida de 'La La Land' validadas por la ciencia

No es sólo una película.

09/02/2017 6:37 AM CST | Actualizado 09/02/2017 8:17 AM CST

Summit Entertainment

Mia y Sebastian se quieren, cantan y bailan. Pero no es solamente la actuación de Emma Stone y Ryan Gosling lo que ha valido a la película siete Globos de Oro, 14 nominaciones al Oscar y un interés inconmensurable.

Tras esta historia de amor banal —la de la actriz que sueña con el éxito y el músico de jazz fracasado—, se abordan con delicadeza y realidad cuestiones como la perseverancia, el equilibrio de pareja y el mito del amor de nuestra vida. Tal y como demuestran las últimas investigaciones en psicología, La ciudad de las estrellas - La La Land ofrece muchos aspectos de los que aprender.

ATENCIÓN: SPOILERS En este artículo se desvelan varios elementos de la trama de 'La la Land'. Tenlo en cuenta si no has visto la película.

1. Para hacer realidad tus sueños, hay que creer y perseverar

El ejemplo de La la Land: Mia es camarera y se pasa el tiempo sirviendo café a estrellas del cine. Sebastian sueña con abrir su propio club de jazz, pero tiene que contentarse con tocar una música que no le gusta en un pequeño club de Los Ángeles. Los dos, a fuerza de perseverancia, van a conseguir hacer realidad su sueño.

La lección de vida: Como decía Cenicienta, hay que creer pese a todo. Obviamente, no todo el mundo va a convertirse en estrella de Hollywood porque una noche lo sueñe. Pero la perseverancia no es una energía perdida. No siempre son los más talentosos ni los más guapos quienes triunfan, sino los más tenaces (como demuestran las múltiples audiciones de Mia).

Lo que dice la ciencia: Un estudio realizado en octubre de 2015 por investigadores israelíes de la Universidad de Tel Aviv y publicado en el Journal of Applied Psychology muestra que los jóvenes que tienen vocación tienden más a correr riesgos, a perseverar y a lograr un empleo en su ámbito predilecto. Este estudio que analizó a 400 estudiantes americanos también demostró que los adolescentes que cultivan una pasión por un campo de actividad concreto tienen luego más éxito en su vida profesional.

2. Tu pareja debe ser un gran apoyo (pero no demasiado)

El ejemplo de La la Land: Tanto Mia como Sebastian tienen un sueño inalcanzable. Atraviesan momentos de dudas y de profunda angustia. Cada uno de ellos debe afrontar el miedo al fracaso. En esta historia se apoyan el uno al otro mejor que nadie. Cuando uno de los dos empieza a bajar los brazos, ahí está el otro para llevarlo por el buen camino. Se ayudan mutuamente y se respaldan (hasta cierto punto). Cuando las expectativas son demasiadas, las decepciones y los malentendidos también son muchos y la pareja estalla.

La lección de vida: Si te aíslas en un rincón, será más difícil triunfar, pero tampoco hace falta que compartas todas las pasiones de tu pareja. Sebastian siente pasión por el jazz y Mia detesta ese tipo de música. El uno necesita al otro, pero no basta con la admiración para que una pareja funcione.

Lo que dice la ciencia: Una pareja alentadora, sobre todo frente a las vicisitudes de la vida, es importante. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Iowa, que siguió a 103 parejas heterosexuales durante cinco años, demostró que no todos los apoyos son válidos en el contexto de una pareja. "La idea de que basta con respaldar lo suficiente a tu pareja para que un matrimonio funcione es un mito", explica la principal autora de este estudio. "Tu pareja no tiene que leerte el pensamiento. Una pareja se sentirá más realizada si se aprende a decir: 'Mira, esto es lo que me pasa y esto es lo que puedes hacer para ayudarme".

3. No siempre acabamos con el amor de nuestra vida

El ejemplo de La la Land: Al final de la película, Mia y Sebastian no terminan juntos. Cada uno es feliz por su lado, han logrado realizar sus sueños, pero la pareja no ha durado.

La lección de vida: Una ruptura nunca es simple, sobre todo si pensamos haber encontrado a la persona con la que queremos vivir. Pero eso no quiere decir que sin nuestra alma gemela no podamos encontrar la felicidad.

Lo que dice la psicología: La La Land nos recuerda que si nos aferramos a una ilusión o a una idea falsa, dejamos pasar otras experiencias que pueden guiarnos hacia una elección mejor o, al menos, diferente, asegura Abby Rodman, psicoterapeuta estadounidense. Para Rodman, las enseñanzas de La La Land son simples: "Sé sincero contigo mismo, haz realidad tus sueños, forma una pareja con la persona adecuada y acepta que las cosas no siempre son como estaban escritas en el guión".

Este artículo fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano

También te puede interesar:

- 7 lecciones que Donald Trump debería aprender de 'Buscando a Dory'

- El tráiler definitivo de 'La Bella y la Bestia': 145 segundos de pura magia

- 'La La Land' rompe récord con 14 nominaciones al Oscar