INTERNACIONAL

Las manecillas del reloj del Día del Juicio están a 30 segundos de las 12

El tiempo se acaba.

29/01/2017 1:56 PM CST | Actualizado 31/01/2017 2:50 PM CST
Lukas Schulze via Getty Images

La humanidad se encuentra ahora a 2 minutos y medio del fin del mundo.

Esa es la sombría conclusión a la que llegó el Bulletin of the Atomic Scientists , un grupo de científicos que guarda "El reloj del Día del Juicio", una representación simbólica de la cercanía de la humanidad a la destrucción apocalíptica. El jueves 19 (un día antes de la toma de posesión de Donald Trump como el 45 presidente de Estados Unidos), adelantaron el minutero del reloj a 30 segundos antes de las 12, la hora que simboliza la catástrofe mundial.

El minutero está ahora más cercano a la hora que representa el fin de la humanidad , más incluso que en 1953 cuando estuvo a 2 minutos. Está ahora más cerca que nunca de la medianoche, más cerca que cuando EU y la Unión Soviética realizaban sus pruebas de las bombas de hidrógeno.

Los científicos dicen que su decisión de adelantar las manecillas este año se debía a diversos factores, incluyendo el creciente nacionalismo a nivel mundial, los comentarios del presidente Trump sobre el armamento nuclear y el cambio climático, el "oscurecimiento" del panorama de la seguridad global y el cada vez menor interés que se tiene en la opinión de los científicos

El consejo señaló que las declaraciones y las acciones del presidente ruso Vladimir Putin también son un factor significativo, así como los temas nucleares de Corea del Norte, India y Pakistán.

Desde 2015 el reloj quedó en 3 minutos antes de la medianoche, debido a la combinación del peligro de los fracasos de los gobiernos del mundo para combatir el cambio climático y a la modernización de los programas de armamento nuclear de EU y Rusia.

El Bulletin se fundó en 1945 y lo crearon los científicos que habían participado en el Proyecto Manhattan, que es el nombre que se dió a la investigación y al desarrollo durante la Segunda Guerra Mundial de la primera bomba atómica, y que estaban horrorizados por la fuerza destructiva que habían desatado en el planeta.

Dos años después, el grupo creó el Reloj del Día del Juicio, que se ha seguido usando durante décadas para ayudar a la gente a entender la gravedad de las amenazas que supone tanto un desastre nuclear, como el cambio climático, las tecnologías emergentes, las enfermedades y otros peligros del planeta. Con el paso de los años, el consejo del Boletín realiza acuerdos para determinar si el minutero del reloj se tiene que adelantar y retrasar de la media noche.

Cuando se echó a andar el reloj en 1947, el minutero se puso a 7 minutos antes de las 12. En 1949 se adelantó a 3 minutos antes de las doce cuando la Unión Soviética realizó con éxito sus primeras pruebas de la bomba atómica. Más de cuatro décadas después, en 1991, el reloj se alejó como nunca de las 12, 17 minutos, cuando EU y Rusia recortaron de manera importante sus arsenales de armamento nuclear masivo.

Desde su creación, el minutero del reloj se ha ajustado alrededor de 20 veces.

Jonathan Ernst / Reuters
Al Boletín de Científicos Atómicos le preocupan los comentarios de Donald Trump sobre armas nucleares y cambio climático.

Y ahora que la civilización se encuentra más cerca que nunca de su final, ¿qué podría hacerse? Los científicos del Boletín no han perdido totalmente las esperanzas en el futuro, pero se tienen que tomar medidas significativas inmediatamente, dicen. Y recomiendan:

  • EU y Rusia tienen que regresar a la mesa de negociaciones para buscar mayor reducción del armamento nuclear y limitar la modernización de los programas nucleares,
  • EU y Rusia tienen que reducir los niveles de alerta de su armamento nuclear.
  • Los gobiernos del mundo tienen que reducir de manera importante las emisiones de gas de efecto invernadero de sus países y cumplir la promesa del Acuerdo de París de mantener en 2 grados centígrados el calentamiento sobre los niveles preindustriales, o en menos.
  • La administración Trump tiene que reconocer que el cambio climático es una realidad con respaldo científico y tiene que duplicar los esfuerzos de EU para limitar las emisiones de dióxido de carbono y apoyar las fuentes de energía libres de carbono, incluyendo, cuando sea económicamente razonable y seguro a largo plazo, la energía nuclear.
  • EU, China, Rusia y otros países interesados tienen que comprometerse con Corea del Norte para reducir el riesgo nuclear.
  • Los líderes de los países con programas de energía nuclear tienen que manejar con cuidado los temas de seguridad y de desecho de la energía nuclear comercial.
  • Los países del mundo colaboran para crear instituciones asignadas específicamente para explorar y enfrentar el mal uso o el uso catastrófico de las nuevas tecnologías.

El calentamiento global sigue causando estragos en el planeta. 2016 fue el año más caliente del que se tenga registro, lo que lo convierte en el tercer año consecutivo en el planeta experimentó temperaturas récord. También fue el vigésimo cuarto año consecutivo en que las temperaturas mundiales estuvieron por encima del promedio en más de un siglo de llevar registro.

Y aunque el 97 % de los científicos del clima insisten en que el cambio climático es real y provocado por acciones humanas, Trump, junto con muchos de los republicanos electos, consideran que el calentamiento global es un engaño.

Muchos de los miembros del gabinete han menospreciado los efectos del cambio climático o negado su existencia, y generalmente se oponen a las políticas energéticas que los científicos consideran que son necesarias para frenar el aumento de la temperatura en el mundo.

Existe una creciente preocupación en la comunidad científica de que la administración Trump pueda obstaculizar las investigaciones que se contrapongan a sus creencias, especialmente en lo referente a la ciencia del clima.

"El cambio climático no tendría que ser un asunto de política. Las leyes bien establecidas de la física en el ciclo del dióxido de carbono no tienen un carácter liberal o conservador", dice el contralmirante retirado David Titley, un miembro del consejo científico y de seguridad del Boletín y profesor de práctica de departamento de meteorología de Pennsylvania State University. "El planeta seguirá calentándose hasta niveles peligrosos si se sigue permitiendo que el dióxido de carbono llegue de esa manera a la atmósfera, independientemente de los líderes políticos".

Titley agregó que "la administración de Trump necesita establecer clara e inequívocamente que acepta el cambio climático, provocado por la actividad humana, como una realidad. Ningún problema puede resolverse a menos que primero se reconozca su existencia. Aquí no hay "hechos alternativos".

Getty Images
El calentamiento global sigue provocando estragos en el planeta

La amenaza de un cataclismo nuclear está más cerca de lo que ha estado en décadas. La actitud aparentemente relajada de Trump ante el armamento nuclear dejó en ascuas a los expertos durante meses. Como presidente electo, pidió un aumento de la capacidad nuclear de EU. Como candidato, Trump sonaba caballeroso en lo referente al armamento nuclear, hasta cuestionaba su necesidad en vista de que EU no tenía en dónde usarlas. Se negó a descartar su uso en Europa. También se negó a descartar el uso de armas nucleares tácticas en la guerra en contra del grupo de militantes que se llama a sí mismo el estado islámico.

Como presidente, Trump tiene "virtualmente poder ilimitado para atacar con armas nucleares a cualquier régimen adversario o país en el momento que quiera", lo que podría extinguir "cientos de millones de vidas" en unas cuantas horas, escribió Bruce Blair, experto en seguridad nuclear de la Universidad de Princeton, en un texto escalofriante sobre los prospectos de Trump para presionar el "botón".

El senador demócrata de Massachusetts Edward Markey y el representante demócrata de California Ted Lieu estaban tan asustados con la retórica del presidente y por su poder irrestricto para lanzar un ataque nuclear que juntos introdujeron un proyecto de ley esta semana que puede bloquear el poder de Trump para lanzar un ataque nuclear sin una declaración de guerra por parte del Congreso.

"Las armas nucleares y el cambio climático son precisamente el tipo de amenazas tan complejas que no pueden manejarse adecuadamente si no se cuenta con el acceso y el respaldo del conocimiento de los expertos", dice Lawrence Krauss, presidente de consejo de patrocinadores del Bulletin y profesor fundador de la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio y del Departamento de Física de la Arizona State University.

"En 2016, los líderes mundiales no supieron manejar adecuadamente esas amenazas y sólo lograron que a causa de una serie de declaraciones y acciones provocadoras aumentara el riesgo de una guerra nuclear y de un cambio climático incontrolable", y continúa, "éstas incluían una retórica descuidada sobre el uso de armas nucleares y una negación deficiente de la evidencia científica. Para retroceder ese paso hacia el precipicio se necesitarán con gran visión y control".

Este artículo originalmente se publicó en The Huffington Post.

También te puede interesar:

- Trump ordena a la Agencia de Protección Ambiental quitar del sitio la sección de cambio climático

- La Antártida se rompe, pero no es (solo) por el cambio climático