ESTILO DE VIDA

Aunque te 'odien', no quites los ojos de encima a tus hijos

Tú puedes evitar otra tragedia.

19/01/2017 4:56 PM CST | Actualizado 19/01/2017 10:02 PM CST

vadimguzhva via Getty Images

Los lamentables hechos sucedidos en Monterrey, en los que un estudiante de secundaria disparó a tres de sus compañeros y a su maestra para después quitarse la vida, han sido tema de debate y duelo en los últimos días.

Y aunque no necesitas ser padre de familia o estudiante para sentirte cercano a lo sucedido, si tienes hijos, seguro se te erizó la piel al pensar que algo así podría pasar en su colegio. ¿Qué puedes hacer para identificar focos rojos en tus hijos?, ¿Cómo puedes acercarte a ellos para saber si podrían verse expuestos a una situación similar?, ¿Está en tus manos ayudarlos?

La doctora Julia Borbolla, una de las psicólogas más reconocidas de México, autora de cinco libros y creadora del "Proyecto Antenas" - sistema para prestar ayuda psicológica a niños y adolescentes -, platicó con el Huffington Post sobre las formas en las que los papás pueden detectar si algo no anda bien con sus hijos y cómo ayudarlos.

De acuerdo a la especialista, es importante entender que los niños y adolescentes podrían encontrar en las redes sociales un "sentimiento de soledad compartida", en el que se tiene a otros que están igual y retroalimentan esos sentimientos. "Ahí es cuando el coraje que sienten internamente lo sacan de una manera anestésica. Esa ira que sienten porque 'son tontos, malos o feos' la van a proyectar en otras personas, y ahí es donde se origina el padecimiento", señala.

Identifica focos rojos

Las formas de identificar si tus hijos tienen problemas, en palabras de Julia Borbolla, es cuando "empiezan a tener conductas de trastornos de alimentación o de sueño, sobre todo sueño desmedido, si están todo el tiempo en el celular, pero no en redes sociales haciendo planes de 'a dónde vamos ir el sábado'; dejan de ver a los amigos que normalmente veían y pierden interés por lo que normalmente hacían".

Además, asegura que es importante estar al tanto de su historial en Internet y que, aunque los jóvenes millenials son "buenísimos para borrar sus rastros", los papás tienen que "volverse más expertos". Asegura que nunca está de más "asomarse" para ver en qué anda un hijo si empieza a aislarse.

Otro de los puntos que señala Julia es detectar si ha habido bullying en el colegio, darse cuenta si regresan irritados.

CreativaImages via Getty Images

No lo dejes solo, acércate

Tras detectar estas señales, es momento de acercarse, y para ello la doctora propone dejar a un lado la idea "yo lo sé todo y tú eres muy pequeño". Lo principal, es llegar a los hijos desde el afecto, la compañía y, sobre todo, la empatía.

"Abre comunicación en casa, pero no lo interrogues. Cuéntale, 'oye hoy en el trabajo pasó esto o aquello'. Si tu empiezas hablando de ti o hablando de tus cosas, a lo mejor tu hijo se anima a decirte 'híjole, que mala onda...'. Esta es una buena manera de provocar la plática".

El llamado unánime para respetar el dolor de las familias de las víctimas

Tomar acción y poner como ejemplo la terrible situación por la que están pasando las familias en Monterrey, puede ayudar a hacer conciencia. "Habla de esto con sus hijos. Así como vieron lo que pasó, que sepan las consecuencias, que vean a las madres de los niños que murieron, que vean cómo sufren, cómo lloran... que los jóvenes sepan del dolor y las graves consecuencias que esto ha traído para toda la sociedad. Cuéntales".

Después de esto, es momento de preguntar: "¿Te sientes seguro en la escuela o ha habido algo?". De acuerdo con la doctora, ahí se abre la comunicación.

"Es muy importante aceptarlos, no regañarlos. Acompañarlos en el sentimiento, aunque no lo entendamos. Decir 'puedo sentir que te sientes solo, sé que estás triste. Yo tal vez no soy la mejor persona, pero soy la que está aquí y te quiero", asegura Julia.

vadimguzhva

¿Cuándo buscar ayuda psicológica?

Aunque nunca es demasiado temprano para buscar ayuda psicológica, no se debe aplazar la intervención de un profesional de la salud cuando aparecen las autolesiones, el aislamiento total o vómito. "Cualquier alteración física o conductual, sobre todo agresión o sueño desmedido", son los factores a los que se debe poner mayor atención.

Sobre el miedo del qué dirán y el estigma que tiene la salud mental en México, Julia comenta: "Si vas con un psicólogo no estás loco porque tienes la capacidad de pedir ayuda cuando te sientes mal. Es como si tienes una infección intestinal y te quieres hacer muy valiente y no te vas a tomar un antibiótico. Es absurdo.

Hoy en día, todos estamos tan ocupados en nosotros mismos que nadie nos escucha, la gente tristemente nos paga a los psicólogos sólo por escucharlos. Claro que escuchamos activamente, escuchamos para poder dar un consejo parcial, no es lo mismo el consejo de un amigo, que el consejo de alguien que no va a tomar partido o que no tiene un prejuicio sobre ti y es por eso que tenemos que acudir a la ayuda profesional. Más vale prevenir que lamentar".

EN FOTOS: Un memorial para las víctimas del colegio en Monterrey

Los menores tienen derecho a ser protegidos

Cuando se trata de estos temas, y la vigilancia que deben poner los papás sobre sus hijos, sin importar su edad, la doctora señala que es importante recordar que "el primer derecho humano que tiene un menor es ser protegido por sus padres".

Con esto como premisa, la experta pide intervenir si está en peligro la seguridad del menor y "tener la autoridad" para protegerlo. "En la medida en que corre peligro un adolescente, en esa medida yo tengo derecho a intervenir como papá o como autoridad que me lo dejaron en un colegio".

Otro problema actual, que señala la doctora, es la manera en la que se están usando las redes sociales y cómo los papás tienen miedo de violar la privacidad de sus hijos. "Yo les diría a los papás que no tengan miedo, más vale exagerar y más vale que tu hijo te diga que eres un metiche a que se involucre en un grupo peligroso. Las redes sociales son buenas, pero hay gente que está lavándoles el cerebro a los niños de una manera espantosa y si a esto le unes que están solos porque sus padres están trabajando, es una combinación molotov", señala.

monkeybusinessimages

Una herramienta que recomienda es que los papás siempre tengan las contraseñas de las redes sociales de sus hijos y las utilicen a discreción, "anotarla en un papel y guardarla bajo llave". De esta manera, los papás tienen la seguridad de que existe "una garantía" si sospechan que sus hijos podrían estar en peligro.

Por último, invita a "parar las antenitas" a padres de familia, maestros y la sociedad en general. Y con respecto a las escuelas, sugiere implementar exámenes de admisión más profundos en los que no sólo se evalúe el nivel académico, también el emocional.

También te puede interesar:

- Un ¿aviso? velado sobre el ataque en un colegio de Monterrey

- BLOG: Las redes sociales y la difusión trastornada. Balacera en escuela de Monterrey

- - ¿Qué orilló a un adolescente a disparar contra sus compañeros?