MÉXICO

Los 5 mil juguetes que podrían regresar a sus cajas

La operación del único museo del juguete -- como tal-- en el mundo está en México y está en riesgo, luego que la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados no le asignara recursos.

14/01/2017 5:00 AM CST | Actualizado 14/01/2017 5:00 AM CST
¡LO NUEVO! SELECCIONA Y COMPARTE
Selecciona el texto que quieras para compartirlo en Facebook y Twitter
Vanessa Mota.

Para guardar los momentos felices de su niñez, Roberto Shimizu utilizó cajas en las que fue metiendo sus juguetes más apreciados.

Hoy, aquella colección que empezó hace años suma 50 mil piezas, algunas tan raras como unos barandales art decó del Palacio de Bellas Artes, el rostro de un hombre negro que adornaba la entrada del Salón Colonia, la marquesina original de la Dulcería Avenida, los aviones chicho, las señoritas Lili, los papeles personales del Santo y hasta las caricaturas originales de Cantinflas, que ni su hijo tiene y quien, al verlas, se puso a llorar.

Shimizu incluso ha sido considerado por medios internacionales, como The Economist o Bloomberg, como el guardián de la industria juguetera mexicana, la cual floreció en el país entre los años 60 y 80, pero que al abrirse el TLC se fue yendo a la quiebra hasta, cinco años después, desaparecer.

Vanessa Mota.

Las piezas que Shimizu ha celado son exhibidas desde 2006 en un antiguo edificio de departamentos en la calle Dr. Olvera #15, a media cuadra del Eje Central.

El Museo del Juguete Antiguo México(Mujam) operó los últimos 4 años con fondos del rubro "Ampliaciones a Cultura" que son otorgados por la Cámara de Diputados. Este año no fue así.

"Nos daban un millón de pesos y estirábamos ese dinero como no te imaginas, metíamos a tres bandas a tocar, teatro, performance, exposiciones temporales, teníamos un programa de murales en toda la colonia, con ese millón hacíamos milagros", explica Roberto Shimizu, hijo del fundador del museo, en entrevista con el Huffington Post.

Este año, sólo 284 proyectos de los 5 mil 800 inscritos ante la Comisión de Cultura en el rubro de las asociaciones no gubernamentales recibieron apoyo.

Shimizu se dice extrañado por no haber obtenido este año el apoyo, pues en los cuatro años que sí lo lograron tuvieron "un currículo impecable" con los diputados y con Conaculta.

"Se nos hace muy raro, además este año curiosamente recortan recursos a Cultura, cuando al convertirse en una Secretaría, iba a ascender a una prioridad federal y terminó siendo el peor año para la cultura, 5 mil millones fueron recortados y casi el 90% se fue a la milicia.

"No creo que la violencia y la delincuencia se vayan a acabar con más policías en la calle, la única forma de hacer más conciencia es a través de la educación, la educación te da un sentido común, no vas a combatir balas con más balas, vas a combatir pistolas con libros, con cultura, con educación", refiere quien además funge como director del recinto.

Vanessa Mota.
Padre e hijo en un cuadro a la entrada del museo.

A fin de hacerse escuchar, todos quienes forman parte de la familia del Mujam acudieron todos los días durante un mes a San Lázaro, a fin de que algún diputado de la Comisión de Cultura los recibiera, sin embargo los únicos que los admitieron fueron los asistentes o secretarios.

"Es puro amiguismo, puros contactos, las asociaciones civiles como nosotros tienen que ir a cabildear, a tratar de convencer a un diputado para que te dé 15 minutos para presentarle tu proyecto, los únicos que nos atendieron fueron Cristina Gaytán (PRD) y Ángel Antonio Hernández de la Piedra (Morena).

"Es increíbles cuando ves que hay festivales, proyectos independientes o proyectos privados, como la orquesta de TV Azteca, a los que les asignan recursos".

Aunque, eso sí, Shimizu reconoce el interés de las panistas Adriana de Lourdes Hinojosa y Kenia López Rabadán , quienes siendo presidentas de las Comisión de Cultura, visitaron el museo y, tras ver las condiciones en que operaba, lo apoyaron.

Al no contar con el millón de pesos que le eran asignados, la operación del museo está en riesgo, pues ha tenido que recortar personal y cancelar los conciertos, ferias, talleres y fomento al arte urbano que realizaba en diversos puntos de la colonia Doctores.

"La colección no corre riesgo como tal, lo que hacemos es cerramos y guardamos todo, lo que está en riesgo es la operación del museo, por eso el museo puede desaparecer, la colección yo me la llevo, la meto en cajas, como la teníamos hace 10 años en mi casa", dice.

Shimizu narra que nadie de la Secretaría de Cultura de la Ciudad ni de la Delegación Cuauhtémoc se ha parado alguna vez por el Mujam.

"Yo busqué mucho tiempo a la Secretaría de Turismo de la Ciudad para que vinieran y me pusieran en las guías de viaje que te dan cuando llegas al aeropuerto, pero nunca me hicieron caso.

"Pero hace un año el New York Times Travel nos consideró dentro de los mejores lugares que puedes visitar en la Ciudad de México en 36 horas y un día después entonces sí me buscaron del Gobierno de la Ciudad de México."

Es el único museo del juguete, como tal, que existe en el mundo y el único que hay en la colonia Doctores.

Para reunir fondos, el Mujam inició una campaña de fondeo en Kickstarter, en la que si donas, por ejemplo, 10 mil pesos puedes bautizar una sala, pero si aportas 1 millón de pesos, puedes ponerle tu nombre al museo durante un año.

También se le puede apoyar a través de donativos, voluntariado – sin importar a lo que te dediques ni la edad que tengas-- y, claro, asistiendo.

El museo tiene un horario de lunes a domingo, actualmente exhibe de manera temporal una muestra de Barbie, de Kitty y una de Lego. Hoy se llevará a cabo el bazar-venta Kitty y sus amigos de 10 a 15 horas.

Te puede interesar:

Un museo al mes, ¿por qué hacerlo?

Una solución para el encarecimiento de los museos

La Bienal de Fotografía, una experiencia más multimediática que solo fotográfica