NEGOCIOS

Ford sólo es el inicio, Trump puede desatar una guerra comercial que no beneficiará a nadie

El presidente electo volvió a tuitear y esta vez fue para advertir que la cancelación de la planta en México sólo había sido el principio, China esta en la mira y dice que ‘aún hay más’.

04/01/2017 10:41 AM CST | Actualizado 04/01/2017 3:31 PM CST
andykatz

La cancelación de inversiones y el alza de impuestos y tarifas a los principales socios comerciales de Estado Unidos podría complicar las relaciones internacionales de ese país y ocasionar una pérdida masiva de empleos en zonas que aparentemente "no tienen nada que ver" con el comercio internacional.

Incluso podrían afectar el tejido social de estados enteros como Michigan, California, Massachusetts, Indiana, Wisconsin, Minnesota y Texas, estados que podrían perder entre el 4 y el 5% de los trabajos menos calificados, menos remunerados y más inclinados a la industria. Los mismos que se están tratando de proteger en este momento.

De acuerdo con el Instituto Peterson de Economía Internacional, industrias relacionadas con la fabricación de unidades de alta velocidad y manufactura en general, podrían llegar a perder hasta 311 mil empleos si las promesas de campaña del presidente electo, Donald Trump comienzan a hacerse realidad.

Y la cancelación de una inversión de Ford Motor Company en México de aproximadamente mil 600 millones de dólares pareció indicar el inicio.

"Millones de empleos estadounidenses que parecen no estar relacionados con el comercio internacional, desproporcionalmente menos calificados y empleos con salarios más bajos, estarían en riesgo", reveló el Instituto Peterson en su estudio, Assessing Trade Agendas in the US Presidential Campaign.

Las promesas de campaña de los candidatos por la presidencia de los Estados Unidos fueron usadas para construir escenarios, que durante diciembre y ahora, en los primeros días del 2017, se han ido confirmando. Primero, con el nombramiento de Peter Navarro como Consejero Nacional de Comercio, que ha demostrado ser un economista "anti-China" y después con la llegada de Wilbur Ross como secretario de Comercio, un magnate de la industria del acero conocido por su discurso proteccionista.

Ford cede a presiones de Trump, cancela planta e inversión de mil 600 mdd en México

Entre estas promesas están el establecer aproximadamente 17 tarifas comerciales y deportar a millones de migrantes.

El Instituto Peterson explica que entre las consecuencias de estas medidas desde el establecimiento de nuevos cobros que lastimen en flujo comercial en Estados Unidos hasta las "guerras comerciales" con México y China.

Entre las industrias que se verán más perjudicadas en Estados Unidos se encuentran el de la fabricación de unidades de alta velocidad, la manufactura, la construcción, la industria de los metales como el Hierro y la minería; la manufactura de equipos semiconductores, en general la industria de los metales con una pérdida potencial de 158 mil empleos.

También se verán afectados los sectores de manufactura de turbinas, plásticos, aluminio, transformación y de partes para tráiler y remolques pesados.

Y entre los estados más perjudicados de seguir una "guerra comercial" se encuentran Washington con el riesgo de perder hasta 127 mil 685 empleos, California con 640 mil 550 fuentes de empleo, Michigan con 166 mil 899 pérdidas y Massachusetts con 144 mil 354.

VIDEO: Un nuevo romance entre China y México

Una guerra contra México y China

Entre las consecuencias para México está la posibilidad de un retorno a los aranceles sobre las importaciones que sus principales socios comerciales dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte: Canadá y México; así como el aumento en solicitudes que pueda establecer junto con el Congreso.

En un escenario de guerra comercial, los Estados Unidos podrían imponer hasta una tarifa del 45% en importaciones no petroleras a China y de un 35% a México. China y México responderían de manera simétrica, con las mismas tarifas a las exportaciones de EUInstituto Peterson

El modelo empleado por el Instituto Peterson sólo contempla la demanda por exportación e importación y sus efectos en la producción de cada uno de estos sectores, sin embargo el traslado del país de origen a su destino también podría afectar a estados como California y Texas, que son puntos de tránsito de mercancías.

También te puede interesar:

-Gobierno mexicano responde a Ford y a Trump por cancelación de inversión

- Para que lo extrañe Trump: regresa Videgaray

- Así es como la IP y sus empresarios quieren salvar a México