POLÍTICA

La estrategia de Monreal para unir a AMLO y Mancera rumbo a 2018

Las maniobras del jefe delegacional de Cuauhtémoc para acercar a Morena y al PRD le podrían amarrar la candidatura al gobierno de la CDMX.

18/12/2016 7:00 AM CST
Cuartoscuro

En cuestión de meses, Ricardo Monreal y Miguel Ángel Mancera pasaron de los reproches a los guiños rumbo a 2018. Esto, luego de que el jefe delegacional de la Cuauhtémoc buscara tender puentes entre Morena y el jefe de gobierno de la Ciudad de México rumbo a las próximas elecciones presidenciales.

Una situación que ha servido para que el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, haga un nuevo intento por sumar a Mancera en su proyecto electoral, aún cuando el mandatario capitalino no parece muy convencido de sumar fuerzas con el tabasqueño.

Luego de que en septiembre pasado Monreal y Mancera se reprocharan mutuamente su responsabilidad en la crisis de inseguridad que se desató en la Delegación Cuauhtémoc, el zacatecano asegura ahora que, a pesar de la polémica, no ha querido ahondar en la guerra de declaraciones para construir una alianza de las izquierdas.

La caja de zapatos que detonó el fuego cruzado entre PRD y Morena

"Mancera es un activo político que no puede desperdiciarse y que ayudaría mucho para que Andrés Manuel sea presidente de la República. Creo que una incorporación de él y de otros daría confianza a los ciudadanos", afirmó Monreal a principios de diciembre en entrevista con Excélsior.

Pero el acercamiento con Mancera no necesariamente significa una fractura entre Monreal y López Obrador, tal como ha intentado dejar en claro el zacatecano.

"Lo más importante para mí, de verdad se lo digo, es contribuir a que Andrés Manuel sea Presidente. Incluso más que mi posición personal de ser Jefe de Gobierno, por eso planteo un acuerdo con Mancera, aunque esté de por medio una posición personal mía", dijo Monreal en días recientes durante una entrevista concedida al periódico El Universal.

Una postura que, al parecer, es respaldada por el mismo López Obrador, quien luego de las declaraciones de Monreal abrió las puertas a Mancera y lo llamó a definir su postura de cara al proceso electoral de 2018 que comenzará formalmente a partir de septiembre de 2017.

"El que quiera ayudar a la transformación de México, las puertas de Morena están abiertas. Sólo nos reservamos el derecho de admisión cuando se trata de integrantes de la mafia del poder", dijo López Obrador durante una gira en el Estado de México durante los primeros días de diciembre, tras ser cuestionado sobre las declaraciones de Monreal.

"Yo pienso que son tiempos de definición que ya no se puede estar en la indefinición, a medias tintas, sólo hay dos caminos, sólo dos opciones: o se está con la mafia del poder o se está del lado del pueblo para lograr la transformación de México", agregó el líder de Morena.

Morena

De este modo, López Obrador aprovechó la coyuntura creada por Monreal para mandar un nuevo guiño a Mancera, a pesar de que en febrero pasado el tabasqueño aseguró tajante que Mancera pertenecía a la "mafia del poder". Un desencuentro que incluso se acentuó en junio, cuando López Obrador calificó a Mancera como un "títere y pelele de la mafia del poder", luego que el Jefe de Gobierno se negó a que el líder de Morena ocupara el Zócalo de la Ciudad de México durante una movilización a la que convocó en apoyo a profesores de la CNTE.

"Con esto sería la definición de que es un títere y un pelele de la mafia del poder y ya pintaríamos por completo nuestra raya", dijo el tabasqueño en aquella ocasión.

Morena define ruta para 2018 expulsando "traidores"

Pero Mancera sigue mostrándose renuente a una posible alianza con López Obrador, pues luego de que Monreal buscara tender puentes con el mandatario capitalino, éste señaló que no ve una posible alianza con Morena rumbo a 2018.

"Pues qué bueno que él (Monreal) esté a favor de que se unan las izquierdas. Estamos hablando de que se una la izquierda en un solo proyecto y que ese proyecto sea de amplia convocatoria. Ahora, ¿cómo lo estoy viendo yo? PRD, Movimiento Ciudadano, PT", dijo Mancera el pasado 14 de diciembre.

De este modo, la estrategia mediática que ha lanzado Monreal para tratar de convertirse en la bisagra capaz de unir a López Obrador con Mancera, también le podría ser redituable al zacatecano a la hora de amarrar la candidatura de Morena a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México para 2018. Una candidatura a la que también aspiran Martí Batres, dirigente de Morena en la capital del país, y Claudia Sheinbaum, delegada en Tlalpan.

"Hay un acuerdo previo entre todos, en el comité de Morena. Nadie desconoce la actitud de Andrés, pero es una encuesta que habremos de hacer a finales de año entre quienes decidan participar, será abierta. Ahorita se menciona desde hace varios meses a tres personas, a Claudia, a Martí y a mí. Entre esos tres sería la encuesta y quien resultara sería el candidato de Morena en la Ciudad de México", dijo Monreal en entrevista radiofónica con Óscar Mario Beteta.

"Es un hecho, es un acuerdo", remató Monreal.