ENTRETENIMIENTO

Esta mamá le dio a los cuentos de Disney el empoderamiento femenino que necesitaban

"Una princesa es valiente: ¡Mi cuerpo! ¡Mi elección!".

13/12/2016 9:44 AM CST | Actualizado 07/03/2017 3:39 PM CST

Una muy creativa mamá le dio a su hija un libro con los cuentos de Disney con un toque especial: mensajes empoderadores.

Danielle Lindemann, asistente de profesora de la carrera de Sociología en la Universidad Lehigh y madre de una pequeña de tres años, tomó el libro What Is A Princess? que le regalaron a su hija, lo revisó y le pareció que contenía mensajes un poco superficiales. Por lo que le imprimió un toque de feminismo.

"Al igual que muchas cosas de "princesa" que uno ve ahí fuera, presentaba una gama muy limitada de opciones para la feminidad", le dijo Danielle a The Huffington Post.

"Pensé en integrarle un poco de jazz".

Danielle Lindemann

En frases como "Una princesa es amable", Lindemann incluyó intervenciones del tipo: "Una princesa es una especie de badass". También completó otras frases: "A una princesa le gusta vestirse" ... "en sus batas médicas cuando se dirige a trabajar como neurocirujano".

Lindemann dijo que ella solo quiere que su hija "vea que ella puede ser cualquier cosa que ella quiera".

Y agregó: "Ella puede ser amable y bonita. Y le encanta bailar y usar tutus brillantes. ¡Sus tutús brillantes son fabulosos! Ella también puede reflexionar y convertirse en un doctor o en una senadora si así lo quiere".

Después de que Lindemann hizo los cambios, pensó que su hija podría estar un poco confundida. Sin embargo, la pequeña lo captó de inmediato. "Quizá porque le di un sentido narrativo completo" conjeturó Lindemann.

"¿Por qué la Cenicienta no tendría zapatos brillantes y podría ser una neurocirujano?", se preguntó.

Danielle Lindemann

Lindemann no tenía la intención de que sus ediciones fueran vistas por más personas. Le dijo al HuffPost que hacía la mayoría de sus arreglos "como una especie de juego" y publicaba fotos en Facebook porque lo encontraba divertido. Fue después de que una amiga le sugirió que presentara su trabajo a Sociological Images que recibió atención viral.

Aunque no imaginó tener una audiencia tan amplia, Lindemann explicó lo genial que es el que sus ediciones diviertan o hagan reflexionar a más personas en torno a los estereotipos de género.

Si bien la retroalimentación ha sido abrumadoramente positiva, también ha recibido críticas de quienes perdieron completamente el punto (o a quienes simplemente no le gustó).

"Creo que es una especie de tergiversación la forma en la que algunas personas han asimilado estas ediciones ―como, por ejemplo, ¿por qué le sorprende tanto a la gente la idea de que Cenicienta fuera una neurocirujana?"―, dijo.

"Pero el hecho de que hayan reaccionado así, sin embargo, es sociológicamente interesante, y creo que habla de lo atrincherados que están algunos con los ideales de género".

Danielle Lindemann

Lindemann quiere ser clara con el hecho de que no tiene absolutamente nada de malo ser amable: "Deberíamos enseñarle a todas las niñas y a todos los niños lo importante que es ser amable", explicó. "Pero hay un montón de medios de comunicación que sólo enseñan a las niñas a ser amables, dulces, complacientes... Si bien no son cualidades negativas, creo que también es importante enseñarles otras".

Basándose en algunas respuestas negativas, Danielle dijo sentir la necesidad de aclarar la razón por la que utilizó la palabra "badass", no en un sentido "grosero" o para referir a alguien "malcriado", sino para explicar lo que significa "ser la jefa", como sólo una chica con confianza y autoestima puede serlo.

Además, Lindemann añadió: "No hay absolutamente nada de malo con las niñas (¡o los chicos!) que quieren ponerse algo brillante y sentirse bonitas. Tengo algunos vestidos muy bonitos. Pero cuando la idea dominante es que las niñas ―y las mujeres― son juzgadas principalmente por su apariencia física, de una forma en la que los niños y los hombres no lo son, es importante trabajar otros valores para formar a estas chicas".

Danielle Lindemann

Como madre, ella cree que es importante mostrarle a las chicas que su valor no radica únicamente en su apariencia física y que todas sus cualidades son igual de valiosas e importantes.

En conclusión, Lindemann cree que sus ediciones ofrecen otras opciones a las historias que los niños consumen: "Si hubiera una multiplicidad de libros para niños en los cuales las niñas aparecieran jugando con camiones y trenes o aprendiendo a ser ingenieras y cirujanas... Si hubiera libros en los que los niños se mostraran recibiendo recomendaciones para vestirse con ropa fabulosa... Bueno, éste sería un mundo diferente", explicó.

"Pero este no es ese mundo".

Más allá de proporcionar opciones para su hija, Danielle tiene una explicación aún más simple para este proyecto: "Es realmente sólo acerca de mí siendo infantil y divirtiéndome con el libro de mi hija, una noche en la que estaba descansando mientras usaba unos zapatos brillantes de Cenicienta."

Danielle Lindemann
Danielle Lindemann

Este artículo se publicó originalmente en The Huffington Post EU.

También te puede interesar:

- La Guadavulvana, el grabado de una mexicana para celebrar el 12 de diciembre

- El porqué de la erección matutina revelado

- 11 comerciales de Navidad que te tocarán el corazón