POLÍTICA

El Buen Fin fue en pesos, pero la Navidad va en dólares

El hábito, el servicio, la variedad y las promociones hacen que los residentes de la frontera sigan comprando en dólares pese a que la paridad no es la ideal.

13/12/2016 11:51 AM CST | Actualizado 14/12/2016 1:47 PM CST
Corbis via Getty Images

El fin de semana pasado, en Nuevo Laredo, los cruces internacionales rumbo a Laredo se hallaban repletos de mexicanos buscando la mejor oferta para esta Navidad, el dólar no los espanto para nada.

Mientras esperaban cruzar la frontera, El Mañana recogió las siguientes impresiones: Osiris Villanueva, residente de Nuevo Laredo comentó "pues vamos de paseo más que todo y vamos a ver qué vemos de una vez a comprar los regalos para Navidad".

Buen Fin y buenos números en la frontera

Las ofertas que han ofrecido en la frontera tamaulipeca no han sido suficientes para competir con la variedad que ofrecen los comercios texanos, "casi casi es lo mismo en cuanto a precios, pero hay más variedad en Laredo, Texas, es la única diferencia también que no batalla uno para conseguir las cosas y aparte hay más ofertas" dijo Javier Solis residente de Nuevo Laredo.

Los compradores mexicanos tienen la posibilidad de comparar productos en ambos lados del Río Bravo y deciden, en este caso, en dólares "pues sí ya vamos por los regalos, a pesar del dólar caro nos sigue conviniendo, están las cosas mucho más baratas y hay muchas mejores cosas, la mera verdad" agregó Javier Solís.

El peso estornuda y los comercios fronterizos se resfrían

La afluencia fue tan elevada que las líneas para cruzar a Laredo, Texas, rebasaron la hora y media de espera por el Puente Internacional II "Juárez-Lincoln", donde también se hicieron notar vehículos visitantes de los estados vecinos, Coahuila y Nuevo León.

Los compradores mexicanos en Laredo, Texas, dejan una derrama de más de 450 millones de dólares anualmente, según estimaciones de la Cámara de Comercio local, además de ser la ciudad que más depende económicamente del visitante mexicano.

También te puede interesar:

- El gran negocio de los XV años