WELLNESS

7 diferencias entre una relación tóxica y una saludable

Porque tu pareja debería complementar tu vida, no completarla.

13/12/2016 9:11 AM CST | Actualizado 13/12/2016 11:34 AM CST

Getty Images

Te sientes en una mejor versión de ti mismo cuando estás en una relación sana y madura. Pero eso no significa que tu pareja te completa, sino que complementa tu vida de la mejor forma.

¿Cuáles son los signos de que estás en la relación adecuada? Abajo, expertos en matrimonios comparte siete piezas clave que separan a una relación saludable de una tóxica.

1. Eres libre de realizar tus hobbies y mantener a tus amistades

Nada de tu identidad debería cambiar drásticamente sólo por tu nuevo estatus amoroso. Una pareja madura reconocerá que perseguir tus intereses fuera de la relación es necesario y saludable para tomar algo de aire fuera de ella, dice Kari Caroll, terapeuta de parejas en Portland, Oregon.

"Cuando una pareja está tan pegada que no te permite disfrutar algo por tu cuenta, puede llevar a sacrificar tu identidad para apaciguar la relación", dice. "Si tu pareja tiene miedo de que hagas cosas por tu propia cuenta, podría convertirse en un problema, pues eventualmente podrías querer buscar más espacio".

2. No actúas diferente cuando estás a su alrededor

¿Has notado que actúas diferente con tus amigos cuando sólo estás con ellos, que cuando estás también acompañado de tu pareja? En una relación saludable, tu comportamiento, personalidad e interacciones generales son muy parecidas sin importar quién esté presente, dice Marie Land, psicóloga en Washington, D.C.

"Si actúas diferente cuando tu pareja está en el cuarto, es un mal signo", dice al Huffington Post. "No deberías sentir la necesidad de ajustar tu comportamiento basado en la presencia de tu pareja".

10 señales de que él será tu futuro exnovio

3. El poder es relativamente el mismo

En una relación saludable, el poder y las responsabilidades están muy bien distribuidos, dice Amy Kipp, terapeuta de parejas en San Antonio, Texas. Puedes contar en que tu pareja respetará las obligaciones de tu trabajo y te ayudará a limpiar antes de que algunos olores misteriosos comiencen a emanar de tu departamento. Es todo un parte del trato.

"Cada parte debería tener el mismo poder de decisión en cada parte de la relación", dice. "Las relaciones tóxicas generalmente se componen de una parte muy dominante o dos partes que buscan tomar poder la una de la otra".

4. Puedes seguir tus sueños

Tus sueños y metas para el futuro no tienen que ser los mismos, pero tu pareja debería apoyar tus grandes planes de la vida. Tal vez te vea raro si le hablas de abrir una tienda de queso artesanal algún día, pero ultimadamente sabes que te apoyará, dice Carroll.

"El compromiso debería aparecer siempre como efecto. Si tu pareja siempre dice que tus sueños son irreales o inconvenientes, podrías sentirte no tan apoyado o entendido", asegura. "Con el tiempo puede llevar a que desistas de tus sueños y la relación se sienta menos como un trabajo en equipo".

Compartir una vida ya es de por sí complicado, como para agregarle sueños rotos. Una alternativa para este problema, es hablar de tus planes para el futuro en etapas tempranas y seguido.

5. Las diferencias son celebradas

Tú creciste en la ciudad, pero la otra persona es del campo. A ti te gustan la carne y las papas, pero tu pareja es vegana. Sus diferencias podrían ser lo que los atrajeron en un principio, y así debería ser siempre.

"En relaciones tóxicas, las diferencias tienden a verse como amenazas para la relación", dice Kipp. "En relaciones sanas, las diferencias de opiniones e intereses no son sólo toleradas, también celebradas".

Obviamente, las diferencias sustanciales en los valores pueden ser un problema, pero también "las cosas que hacen a las personas únicas ayudan a mantener una relación interesante".

En temas de amor, somos una generación un tanto bipolar (parte 1)

6. Puedes desatender tu teléfono

En una relación sana, tendrías que sentirte libre de dejar tu teléfono desatendido y en cualquier parte de la casa. Existe la seguridad de que tu pareja no irá a ver con quién te mensajeas y aunque lo hiciera, no encontrará nada, dice Land.

"Todo mundo tiene derecho a la privacidad y no deberías sentir que es un gran tema dejar tu computadora prendida o tu celular por ahí", dice. "Debe haber confianza entre los dos".

7. Puedes decirle a tu pareja cuando te lastimó

No te preocupes si peleas con tu pareja, el conflicto es natural y una señal de que están abiertos a la comunicación, dice Carroll. Pero deberías sentirte preocupado si te sientes incómodo hablando de algo que te molesta.

"Hablar al respecto lleva a la pareja a sentirse valorada y escuchada", dice. "Si no sientes comodidad discutiendo un malentendido, puede llevar a resentimiento y distancia. Aprender a lidiar con las discusiones es incómodo, pero al final gratificante".

Este artículo fue publicado originalmente en el Huffington Post.

También te puede interesar:

- ¿Qué haces cuando eres testigo de un acto de violencia de género?

- Estas 13 parejas duermen separadas y son MUY felices. ¿Por?

- En el amor, ¿cuándo correr y cuándo quedarse?