ESTILO DE VIDA

¿Naturales o de plástico? Estos son los pinos que contaminan menos

Para que tengas una verde Navidad... en todos los sentidos.

07/12/2016 9:40 AM CST | Actualizado 07/12/2016 11:12 AM CST

Gary Cameron / Reuters

El árbol de Navidad es importantísimo en estas fiestas. Pero no todos los que se fabrican están hechos de la misma manera, al menos no en cuanto a su relación con el planeta.

Así que, ¿cuál es mejor para el planeta?, ¿uno natural o uno de plástico?

La respuesta rápida y que podrá alarmar a más de una persona es un árbol natural.

Esto depende de varios factores, incluidos que tan lejos manejas para conseguir el árbol natural perfecto y cómo te deshaces de él al final de las fiestas. Con respecto al artificial, depende de cuántas veces planeas reutilizarlo.

Aquí unas recomendaciones para ser más amigable con el planeta en tu decisión:

1. Si eliges uno artificial, debes utilizarlo muchas veces

Un árbol artificial debe ser reutilizado por muchos años para que sea más amigable con el medio ambiente que uno natural. De acuerdo con los guardabosques, un árbol falso debe ser usado de ocho a nueve años. Aunque un estudio de 2009 llevado a cabo en Montreal concluyó que se debe usar por más de 20 años para que sea eco-friendly.

Los árboles naturales tienen "tres veces más impacto en el calentamiento global y el consumo de materiales que uno natural", dice un estudio llevado a cabo por la consultoría Ellipsos.

2. Muchos árboles artificiales son hechos de materiales tóxicos y no reciclables

La mayoría de los pinos de Navidad artificiales están hechos con policloruro de vinilo o PVC, un plástico no reciclable. El PVC ha sido ligado con problemas de salud e impacto medioambiental. Los árboles artificiales pueden estar hechos, además, con aditivos tóxicos.

Sin embargo, en el mercado también hay árboles que no están hechos con PVC, sino con polietileno, los cuales pueden ser una opción menos tóxica.

3. Si vas a comprar artificiales, compra local.

En Estados Unidos, más del 85% de los árboles en las tiendas son importados desde China, haciendo su huella de carbono significativamente más grande.

4. Si compras uno natural, también elige local

Minimiza el número de kilómetros que manejas para comprar tu árbol de Navidad. Algunos estudios muestran que manejar para comprarlo puede tener más impacto medioambiental que el árbol en sí mismo.

"Si vas a tener un árbol natural, cómpralo cerca de tu casa o aprovecha un viaje para comprarlo, así el impacto será casi nulo", dice Bert Cregg, un horticultor experto del Michigan State University.

Comprar local significa apoyar a tu comunidad, a los productores y a las empresas cercanas.

Bloomberg via Getty Images

5. Los árboles de Navidad son sembrados para eso

"No estás haciendo ningún daño al cortar un árbol de Navidad", dice Clint Springer, botánico y profesor de biología de Saint Joseph's University a The New York Times en una entrevista. "Muchas personas que los artificiales son mejores porque estás preservando la vida de un árbol. Pero en este caso, este árbol (el de Navidad) existe para ese propósito.

6. Las granjas de árboles de Navidad pueden ser hábitat de vida salvaje

En Estados Unidos, crecen cerca de 350 millones de árboles de Navidad, según la National Christmas Tree Association. Cerca de 30 millones son cosechados cada año.

Sin embargo, estas granjas también tienen costos medioambientales. "Si usas un árbol artificial por 10 años, necesitas 10 naturales, y esos son 70 años en valor de crecimiento de árboles", dijo Thomas Harman a Weather.com en 2013. "Tienes 70 años de consumo de agua y pesticidas".

Aunque los investigadores dicen que los pesticidas no son un gran problema en las granjas de árboles de Navidad.

Los árboles de Navidad, además, pueden servir como casa de aves, insectos y otro tipo de vida salvaje local.

7. Los naturales pueden ser reciclados o hechos composta

No sólo tires tu árbol de Navidad después de las fiestas, dale otro propósito o recíclalo. Muchos lugares tienen centros de reciclaje. Algunos hasta tienen programas para que puedas llevártelo en pedazos a tu jardín.

Hasta puedes convertir tu árbol en una manualidad. Crea portavasos u otras decoraciones con el tronco y las hojas. O haz popurrí con olor a Navidad.

En conclusión

Al final de cuentas, elegir un árbol natural parece ser mejor opción para el planeta y para tu familia. Pero dependiendo en la variedad de los factores, ambas opciones podrían ser buenas.

Si tienes un árbol artificial, reúsalo por al menos una década y considera comprar uno hecho de forma local y no de PVC. Si quieres uno natural, busca uno cerca de tu casa y recíclalo o reúsalo al final.

Este artículo fue publicado originalmente en el Huffington Post.

También te puede interesar:

- Wes Anderson, a todo color, dirige la campaña de H&M de Navidad

- Este restaurante musulmán tiene mucho espíritu navideño

- Las niñas ya no quieren muñecas, quieren tecnología