WELLNESS

Si te depilas mucho allá abajo, podrías contraer una ITS más fácil

Una buena excusa para no usar cera.

06/12/2016 5:03 PM CST | Actualizado 07/12/2016 7:32 AM CST

Nacivet

Las personas que se quitan el vello público con más frecuencia podrían tener más alto riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual (ITS), sugiere un nuevo estudio.

La asociación parece ser más fuerte en aquellos que se depilan intensivamente, una práctica llamada "grooming extremo", por los investigadores.

Se notó que el remover el vello se ha convertido en algo muy común entre hombres y mujeres alrededor del mundo debido al cambio de percepciones sobre el rol del vello corporal, su nivel de atractivo, limpieza y sensación de masculinidad/feminidad.

Para averiguar el impacto que esta tendencia está teniendo en el incremento de las infecciones de transmisión sexual, los investigadores hicieron una prueba en Estados Unidos sobre hábitos de grooming (aseo personal).

Entre una muestra de más de 14 mil personas entre los 18 y 65 años, más de 7 mil 500 (56% eran hombres) completaron la prueba, respondiendo a preguntas sobre la intensidad (rasurado o depilado completo) y frecuencia (diario a anual) sobre el grooming de su vello púbico, así como las herramientas que usan.

Los "groomers extremos" fueron calificados como aquellos que remueven su vello púbico más de 11 veces al año, y los de "frecuencia alta" los que lo rasuran diario o a la semana.

A los participantes también se les preguntó sobre su vida sexual. Más de 7 mil 400 dijeron que habían tenido por lo menos una pareja sexual.

Casi tres de cuatro (74%) respondieron que se depilaban antes del encuentro, siendo más el número de mujeres (84%) que hombres (66%).

Entre ellos, 17% fue calificado como "extremo" y 22% como de "frecuencia alta", con uno entre 10 cayendo en ambas categorías.

¡Porque los pezones también merecen ser tratados con igualdad!

Estas personas tendieron a ser más jóvenes y con vida sexual más activa, teniendo más de una pareja sexual al año en comparación con quienes dijeron no rasurarse o depilarse a su vello púbico.

El número de parejas sexuales fue más alto entre los "groomers extremos" que en cualquier otra categoría-

Una rasuradora eléctrica fue el aparato más usado entre los hombres (42%), mientras que un rastrillo fue más común entre las mujeres (61%). Uno entre cinco hombres y mujeres dijeron usar tijeras.

En total, 13% (943 personas) aseguraron tener o haber sufrido una de las siguientes infecciones de transmisión sexual: herpes, papiloma, sífilis, molusco contagioso, gonorrea, clamidia, VIH o ladillas.

Tras agregar factores de edad y el número de parejas sexuales, tanto "groomers extremos" como "frecuencia alta" tuvieron un 80% mayor riesgo de contraer una infección de transmisión sexual contra aquellos que aseguraron no hacer grooming a su vello púbico.

La intensidad y la frecuencia fue ligada a la magnitud de riesgo. Entre estas personas, el riesgo se elevo cuatro veces más, particularmente entre infecciones que se pasan por contacto de la piel, como herpes y papiloma.

En contraste, aquellos que se hacen poco grooming tiene doble posibilidad de contraer ladillas, sugiriendo que el grooming podría hacer difícil para éstas que se reproduzcan.

Los investigadores aseguraron que este estudio fue de observación, por lo que no se puede llegar a conclusiones de causa y efecto.

Para explicar sus conclusiones, sugieren que el grooming, aunado a los altos niveles de actividad sexual, puede estar asociado con riesgo de infección, debido a las pequeñas heridas por las que los virus y bacterias pueden entrar al organismo.

Al final, aseguraron que se necesitan hacer más investigaciones al respecto para confirmar estas posibilidades. La investigación completa fue publicada en el diario de Sexually Tansmitted Infections.

Este artículo se publicó originalmente en el Huffington Post UK.

También te puede interesar:

- Bomberos se quitan el uniforme por una buena causa

- Comencé a rasurarme con un rastrillo para hombres y aprendí esto

- El fitness trend que podría hacerte insensible (de allá abajo)