ENTRETENIMIENTO

Moana, sin duda, la película más poderosa de Disney

Olvídate de la típica historia de amor.

05/12/2016 7:05 AM CST
WireImage

Luego del rotundo éxito de Frozen en 2013, Disney lanza una nueva película animada llamada Moana, la cual tienes que ver.

Este animado tiene todas las características del Disney con el que muchos crecimos: música pegajosa, animales que se convierten en amigos del protagonista y, por supuesto, el amor, pero no cualquier amor, aquí el único que importa es el propio.

Moana narra la historia de una maldición en la Polinesia. Maui, es el único semidiós capaz de revertir ese daño (esto puede deberse a que él mismo lo causó), pero antes de que él quiera, Moana tiene que ir a buscarlo y convencerlo de vencer el mal.

Muchas aventuras pasan en el camino para completar la misión, pero lo que realmente nos tiene impactados es el rol de Moana y cómo Disney retrata a esta princesa llena de vida, alegría y mucho ritmo.

Olvídense de Blancanieves, Ariel, Aurora, e, incluso, Mulán y Elsa, de Frozen, Moana es el claro ejemplo del empoderamiento de la mujer.

Esta joven princesa rompe con todos los esquemas que hemos visto en las anteriores películas de Disney. Aquí no existe un príncipe, tampoco la meta de encontrar un esposo y, mucho menos, una mujer que no puede hacer nada sin un caballero junto a ella.

En Frozen mostraron que, sobre cualquier hombre, está el amor a la hermana; aquí en Moana, es el amor propio y, no solo eso, la tolerancia y entender que nadie es "malo, malo" ni el personaje que tiene el alma y corazón tan noble que todos abusan de su bondad.

WireImage

Los personajes tienen contrastes muy interesantes, como el papá de Moana, Tui, quien tuvo que entender que había nacido para gobernar y por lo mismo, renunciar a sus sueños de explorar el mar y seguir el legado de las antiguas generaciones: navegar.

En esta película, no hay ningún galán para Moana, ni siquiera un pretendiente y eso es excelente, porque las nuevas generaciones pueden comprender que no tienen que ir tras el príncipe azul para ser felices y realizar sus sueños.

Antes de compartir su vida con otra persona, es importante cumplir los sueños personales y sí, aunque suene cursi, encontrar tu verdadero ser.

Tampoco podemos dejar a un lado el personaje de Maui, el compañero de travesía de Moana, un semidiós que se vio en la necesidad de alejarse de la sociedad por su avaricia y ganas de tener el poder del mundo.

Al principio, es un ser egoísta y egocéntrico, pero conforme se va relacionando con la princesa, recuerda su lado amable y de cooperación.

Sus tatuajes también son un gran tema de conversación. Si bien en esas regiones son algo natural y parte de la belleza de alguien, aquí en México seguimos viendo y padeciendo la discriminación sobre la gente que pintó su cuerpo.

Sobre este tema, Disney muestra que debemos ser tolerantes y entender que la percepción de belleza es subjetiva y no todo debe gustarnos, solo respetar.

Después de 114 minutos de película, sales del cine agradeciendo que la compañía de entretenimiento esté haciendo este tipo de películas para las nuevas generaciones, pues con tanta violencia contra la mujer, Moana es claro ejemplo de dos cosas: de una líder que toma en cuenta los deseos de los demás y de que tu autoestima es capaz de llevarte a donde quieras.